09 marzo 2012

Reconversión en el sector del automóvil

«El sector del automóvil en Europa está en peligro y en la Comisión Europea (CE) no son conscientes de ello» anunció Sergio Marchionne, más en su papel de presidente de la Asociación de Constructores Europeos (ACEA) que en el de consejero delegado de Fiat-Chrysler. 

Señaló que en Europa hay un excedente de capacidad de producción del 20% que está drenando a los fabricantes. Y dada la importancia del sector en empleo e inversión, sería necesario que la CE se pusiera al frente de la reconversión. «Tendría que hacer lo mismo que con el sector del acero hace 20 años. Si lo deja en manos de los gobiernos, no se avanzará», dijo. Y recordó que Fiat ha cerrado una fábrica en Sicilia. 

También criticó al órgano de gobierno europeo porque no existe una política industrial referida al automóvil pero sí una gran cantidad de normas que afectan al sector en seguridad, emisiones, etcétera. Señaló que tampoco ha sido capaz de lograr un mercado único en su territorio, lo que complica la actividad comercial. 
Marchionne considera equivocada la política sobre las emisiones de C02. Como máximo directivo de Fiat-Chrysler, aseguró que no tienen dinero «para salir a jugar a cosas inciertas». 

Estima que los coches electrificados -aunque hay un 500 eléctrico a punto- van a seguir siendo marginales mucho tiempo porque las energías alternativas son caras y la gente no los compra. En cambio, indicó que el aumento del precio del petróleo no parece afectar a las ventas, ni tan siquiera la de los grandes pick up en EEUU. 
Sobre sus marcas, dijo que Fiat debe concentrarse en los coches pequeños y medios dejando la demanda de los más grandes para Lancia y Alfa Romeo. Por tanto, no habrá sucesor para el Croma, al que definió como «un coche excelente sin éxito». Cree que es un tipo de modelo que el público europeo no espera de Fiat, pero que puede valer en América Latina o en China.

Por ejemplo, el nuevo Dodge Dart se va a producir en China para ser vendido como Fiat porque «allí la gente no nos considera un fabricante de coches compactos». En Ginebra, la marca ha presentado el 500L, un pequeño monovolumen fabricado en Serbia. 

Volvió a insistir en que busca con urgencia un nuevo socio, algo que en su opinión deberían hacer todos los demás fabricantes. 

«Es necesario compartir gastos y preservar nuestro dinero. Carece de importancia para un fabricante generalista si se comparten plataformas, motores o cajas de cambio. Evidentemente, no es el caso de BMW, que necesita preservar su carácter con motores suyos, de la misma forma que nosotros garantizanos una especificidad a Ferrari y Maserati que ahora queremos ampliar a Alfa Romeo». Respecto a que esta marca pueda vender 400.000 unidades, indicó que dependerá de que exista una gama suficiente. Con la actual, es imposible. 

Sobre la alianza que tiene Fiat con Tata en la India, Marchionne aseguró que va a ser redimensionada, dadas las nuevas circunstancias en lo que a producción y motores se refiere. 

Respecto a la de General Motors con PSA Peugeot-Citroën, al que había señalado como un posible socio de Fiat-Chrysler, aseguró no estar envidioso del presidente de GM. Anunció que este año espera vender cuatro millones de unidades en todo el mundo, con lo que Chrysler habrá retornado a su nivel normal en EEUU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario