12 marzo 2012

Curso de mecanica y motociclismo

«Es la única escuela especializada de competición de motos», explica Roberto Fuentecilla, un alumno sevillano de 22 años. Hizo la prueba de acceso en la que tuvo que demostrar sus conocimientos deportivos, técnicos y de inglés. Además, pasó un test psicotécnico y una prueba práctica. Aprobó y acude a clase de lunes a viernes cuatro horas por las tardes, aunque también existe el turno de mañana. 

«Mis padres me apoyaban: a él [por su progenitor] le gustaban las motos y no puso muchas pegas», explica. Dejó su ciudad natal y se trasladó a Barcelona. A través de Monlau Competición, se gestionó un piso de alquiler para vivir en la Ciudad Condal como hacen la mayoría de sus compañeros que proceden de otros lugares de España.



«Las prácticas las hacemos en la sede y a partir de te buscan equipos», explica. Él está en ese punto y le ha tocado seguir su formación con la división deportiva de Monlau: «Los alumnos somos segundos mecánicos de los oficiales». Cada profesional trabaja con una moto y con un piloto y en su caso, asiste al que está con el italiano Francesco Bagnaia, de 15 años, que correrá el Campeonato de España de Velocidad (CEV) junto a Álex Márquez, María Herrera y Marco Baldassarri. 

«Si no funciona el mecánico, no funciona el piloto», explica. Sus favoritos son Jorge Lorenzo, Marc Márquez y Valentino Rossi. A veces, reciben clases magistrales de los profesionales y consejos como los del director de la escuela, Emilio Alzamora. 

Roberto ha logrado más de un ocho de nota media y no hay ninguna asignatura teórica que le disguste. Sus favoritas son Motores y Electricidad y tiene claro su objetivo: «Me gustaría quedarme en el equipo Monlau», afirma. De momento, tiene garantizadas las prácticas para toda la temporada que dura el CEV aunque pone la vista un poco más arriba. «Hay compañeros que estuvieron en 2o y ahora trabajan en Moto2». 

En cambio, Juan Vicente Pérez tiene 20 años y aspira a trabajar como profesional en el área de automovilismo. Procede de Alicante y está en la escuela desde 2009, cuando se matriculó en el curso de Iniciación después de acabar el Bachillerato científico.

«Busqué mecánica de competición en internet y encontré a Monlau», recuerda. Ahora, está en el segundo curso y le cuesta unos 6.000 euros al año que se dividen por mensualidades: «Me lo pagan mis padres y me exigen que saque buenas notas». 

Una de sus materias favoritas es Electricidad y la que menos le gusta es Inglés: «Soy muy malo en lenguas». Ya le han concedido las prácticas y le ha tocado con el equipo Epic Racing, que corre en la Fórmula Renault 2.0. Por la mañana también cursa el grado superior de Automoción en el Centro de Estudios Monlau para tener otro título oficial. 
«Intentamos no tener mucho tiempo libre y aprender lo máximo», explica. Cuando finalice su formación en Monlau, buscará trabajo, si puede ser en competición, y quizá estudie una Ingeniería Técnica Industrial, especializada en Mecánica. «Siempre he tenido muy claro que quería dedicarme a esto», concluye. 

Alumnos de la Escuela Mecánica de Moto, durante sus prácticas en las instalaciones.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

yo tambien lo arias si ubiese tenido la oportunida y la fasilidad de traslarme de un estado a otro para otener lo kekiero.att victor peña carmna de republica dominicana..

Anónimo dijo...

soy mecanico

Anónimo dijo...

juan jose deLL ERBA

Anónimo dijo...

me en canta mecanica pero por ser mujer mis padres kieren k estudie arquitectura sien tok lo ye bo en las venasss amo los carross