22 julio 2015

Quien no recuerda a la rana Gustavo

Unos 235 millones de niños y adultos de todo el mundo conocen a la rana Gustavo, el «reportero dicharachero» de Barrio sésamo. Su voz y el brazo que lo manipulaba han desaparecido con Jim Henson, «el rey del trapo», fallecido el miércoles en Nueva York a consecuencia de una infección bacteriana crónica. 

El nombre de Henson está asociado al de las marionetas desde hace 29 años, cuando con un abrigo de su madre fabricó un muñeco manejable con la mano. Sin embargo, según él mismo reconocía, al principio no le interesaban las marionetas. Sólo pretendía trabajar en televisión. En 1978 realizó su primer largometraje, The Muppet Movie. Fue entonces cuando se dio cuenta de que las marionetas iban a ser prácticamente su vida. Su dedicación a ellas no fue en vano: la rana Gustavo, la cerdita Peggy, el oso Fuzzie, Gonzo... todos ellos han hecho las delicias de niños y mayores a través de Barrio sésamo, El Show de los Teleñecos, Los Fraguel o Los Pequeñecos. El Show de los Teleñecos es quizá el más popular.

Antes de que Henson y su equipo proyectaran Los Teleñecos, ya habían realizado Barrio Sésamo. Esta no tenía final, «siempre hay nueva audiencia y nuevos niños», decía Henson. El show de los Teleñecos nació con una previsión de vida corta. Contaba con una duración de cinco años porque Henson consideraba que no debían repetirse, que debía buscar frescura y diversión con otro tipo de programas, quería hacer otras cosas. Para no romper la magia de las historias de ficción, los muñecos tuvieron final feliz. Aunque en España no ha podido verse -hace tiempo que TVE dejó de emitirlo- Gustavo y Peggy se casaron en la última película. El show dejó de hacerse en 1981, pero los niños siguen enriqueciéndose con la imaginación de Jim Henson. Hoy, Barrio sésamo sigue enseñando a leer, a contar, a sumar, a restar... igual que cuando nació, hace 18 años. Son además personajes moralizadores, diseñados así para «poder ayudar». 

Todas las marionetas de Henson tienen este carácter. Los Fraguel Rock, emitidos recientemente por TVE, son los más filosóficos. Fueron concebidos para ser vistos en el mundo entero y para mostrar las diferentes maneras de ser y de pensar de las distintas culturas. El objetivo, con todos ellos, era enseñar a los niños «que hay personas con opiniones distintas a las que están acostumbrados». La audiencia, infantil y adulta, ya estaba captada cuando en 1982 Henson dirigió Cristal oscuro, su primer largometraje, rodado sólo con muñecos, que supuso una revolución en el mundo de los efectos especiales.

Después vino Dentro del laberinto, fantasía, suspense y humor con David Bowie como protagonista. Su último trabajo ha sido el diseño del vestuario de la película Teenage Mutant Ninja Turtles, basada en una serie de comics de aventuras, que ha recibido el Pergamino de Oro que concede la Academia de Cine de Cienciaficción. A los 24 días de su estreno en EEUU, la película ha batido records de taquilla. Incluso ha conseguido recaudar más de 90 millones de dólares. Pero Jim Henson no estará para verlo. En el mundo de la fantasía, Gustavo, Peggy, Gonzo y Fuzzie no deben estar muy contentos: se han quedado sin padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario