27 mayo 2014

El pelo liso hace furor

Sin mezclas. Esa es la filosofía de Color.id, de Wella: evitar que los tonos se confundan cuando se persiguen mechas, o efectos creativos y tonos únicos. La firma alemana ha tardado cinco años en dar con la fórmula, como detallan en el Estudio Wella. 

"Funciona con la tecnología InvisiDivider, que reacciona con la parte hidrofóbica (repele el agua) y la separa de la parte hidrofílica (afín al agua), que contiene los pigmentos, de modo que no se mezclan", explica María Castán, experta en Comunicación Científica de Wella Professionals.

Su nombre deja adivinar la nobleza de su fórmula: Crème Fine a L’Huile Sublimatrice, de Kérastase. Comparte el ADN de sus predecesores, los aceites capilares de lujo, pero elige la textura de crema, y deja un similar efecto de tacto de seda. Se aplica sobre cabello húmedo y no necesita aclarado. Estará disponible en el mes de octubre.

Hasta ahora, había que elegir entre uno y otro, fuerzas opuestas en el planeta del styling capilar. Por un lado, la textura solo se crea cuando la superficie es áspera, pero esta no refleja la luz, sino que la dispersa. Por otro, las fórmulas para brillo incorporan polímeros que dan peso al cabello, por lo que la textura se diluye. Por esta razón, Sebastian Professional ha desarrollado dos productos –Texture Maker y Shine Shaker–, que pueden actuar juntos, sin neutralizarse. Estarán a la venta en septiembre en salones de peluquería.

El 33% de españolas se preocupa porque tiene el pelo fino. Pero incluso este tipo de cabello podrá presumir de más volumen gracias a la gama Volumetry, lanzada por L’Oréal Professionnel. Su fórmula combina el Intra-Cylane y el Hydralight, moléculas reforzadoras de la cutícula e hidratantes, respectivamente, con el ácido salicílico, de efecto purificante.

¿El resultado? Hasta 72 horas de volumen aéreo.

Dormir 30 minutos más...

¿Imagina estar peinada durante seis semanas? El tratamiento Easy Brush, firmado por Redken, promete facilitar este deseo que, aunque suena sencillo, para muchas sería un sueño hecho realidad...

Un polímero termo-activo logra el efecto al forjar una barrera antihumedad alrededor del pelo, de manera que elimina el encrespamiento y la electricidad estática, y la melena se relaja y brilla. Lo aplican en el salón Carol Bruguera y Op Zon y cuesta, aproximadamante, 70 €. Después, hay que mantener en casa con los productos de la línea Smooth Lock.

No hay comentarios:

Publicar un comentario