04 noviembre 2012

Los socialistos tienen su propia guerra civil

El primer paso lo dieron los catalanes pero la reacción de la beautiful fue fulminante: ruedas de Prensa del ministro Solchaga y del gobernador del Banco de España, apoyadas por González desde el interior del Gobierno, y por Boada y Botín desde los castillos bancarios del Hispano y el Santander. Sólo una concesión al «guerrismo» militante: la precisión de Rosa Conde sobre la desafortunada intervención de Mariano, Rubio.

El Sanctasantórum de Economía y Hacienda se está defendiendo con uñas y dientes. En la sede del PSOE, la guardia pretoriana ve mal y no cesa de criticar a la «gente guapa», pero aún ve peor a Narciso Serra y sus muchachos. La consigna es ésta: antes «beauti» que catalanes, que si por un lado preocupa la prepotencia del BBV, por otro levanta ampollas el recuerdo de Banca Catalana y el poderoso destino de la Caixa. Sin, duda «controla» más Solchaga al tándem Toledo- Asiaín que Serra a Vilarasau.

Si el actual ministro, de Economía y Hacienda se mantiene en su puesto y con él el titular de Industria, la cabeza a rodar será la del «submarino Mercader». El presidente del INI pagará su obediencia al titular de Defensa con la pérdida del cargo, que ni siquiera su gestión, puede salvarle, ya que las críticas a la misma son manera común en la Administración durante los últimos meses. Las quinielas, en los segundos niveles se multiplican.

Y si algunos ya barajan grandes cambios en Economía y Hacienda, con Borrel, Pérez y Gaitero en danza, otros hacen lo propio en el Instituto Nacional de industria, al frente del cual colocan varios nombres: Miguel Angel Feito, hombre que llegó de la mano de Croissier, José María García Hermoso, actualmente en la Comisión Nacional de Valores, Julián García Valverde, presidente de RENFE, o Miguel Aguiló, responsable de Astilleros Españoles, sin olvidar a Narciso Andreu y al titular de Sanidad, García Vargas. El «pago» de Carlos Solchaga y del propio González hacia el partido para mantener la política económica puede ser la sucesión del gobernador del Banco de España: Mariano Rubio tiene un mandato, que cubrir hasta 1993 pero, se le puede «obligar» a presentar la dimisión, tal y como sucedió con él mismo para que pudiera ocupar el puesto de subgobernador en 1977.

Con Fernández Ordóñez como ministro de Hacienda, José Luis Mora, que llevaba en el puesto seis meses fue obligado a dimitir y don Mariano se convirtió en el número dos del Banco de España y en su «hombre fuerte», ya que López de Letona y Alvarez Rendueles dejaron en sus manos y, en las de Luis Angel Rojo toda la crisis bancaria, que se extendió como una mancha de miles de millones por el sistema financiero español de hace una década. A José Luis Mora, Suárez y Fuentes Quintana le premiaron su «disciplina» con la dirección general del Banco Exterior. ¿Con qué se le podría premiar a Mariano.Rubio durante dos años, los necesarios antes de poder pasar a la escena privada?

Con victorias y con derrotas el CDS de Suárez ha conseguido revitalizar muchas de las propuestas electorales de los partidos, el mejor ejemplo sea tal vez el del servicio militar , Ahora, cinco de su militantes han dado un nuevo impulso a la discusión política desde la base. Otro ejemplo a saludar y a imitar por todos los que ven en las burocracias el mayor peligro para la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario