30 abril 2012

Adiós a la feria de abril

La Feria ha sido un petardo; las cuatro orejas de Manzanares, la complicada y enrazada corrida de El Pilar, la machada de Juan José Padilla y, sobre todo, de David Fandila, bajo el diluvio: de tormenta a ciclones. Demasiados toros cuyos huesos ni siquiera la pericia del doctor Villamor podría arreglar. Y eso que los toros están demostrando más sensatez que el Borbón. 

Sobre lo demás, la firmeza pedernal y clásica de Iván Fandiño. A Manzanares la temporada se le ha puesto a güevo: nadie le va a discutir nada y todo será maravilloso. Así se las ponían a Fernando VII: hasta que aclaren lo de la guerrilla, José Tomás y Julian López no cuentan. Manzanares mata como el rayo y ha depurado su elegancia innata. También son innatas algunas trampas estéticas hereditarias. Por el libro de Lucas Pérez en La Esfera, le deseo que corte muchas orejas: a más orejas, más ventas. Y el libro lo merece. 
Cada Feria de Abril me trae recuerdos y noticias placenteras. No he podido ver a Salvador Távora, pero la amistad sigue intacta y algunos proyectos en común también. La vida literaria me obligará a volver a Sevilla, si el Cachorro, la Soledad y la Macarena lo permiten. Eva Díaz, biógrafa de Salvador, me ha regalado su libro esencial en la mitología urbana y política de Serva la Bari, la capital del Sur: Sevilla, un retrato literario. Bieeen. No he agotado mi cupo de manzanilla y de adobo, que en el Foro llamamos bienmesabe. 

Uno de los mejores fritos sigue siendo el de Isabel y Manolo, en la calle Pastor y Landero, camino del Arenal. Además Manolo canta fandangos como dios, dándole a dios mucho margen de confianza. Yo creo que la bellísima Isabel estuvo enamorada, inocente ella, de Mondeño. De flamenco al bellcanto. Paco Oliva, su hijo, ha abierto un teatro, lo cual en estos tiempos me parece heroico; Paco canta Ópera y ha compartido aplausos con todos los grandes: Plácido Domingo, Pavaroti, Carreras y con el que a mí, desde mi ignorancia operística, más me gusta: Alfredo Kraus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario