Salen a la venta los coches sin conductor

Los recientes accidentes de un coche autónomo en pruebas de Uber y el siniestro de un Tesla Model X que circulaba en modo autopilotado (nivel 2 de conducción autónoma que exige atención por parte del conductor) han abierto un debate sobre el estado del desarrollo del vehículo autónomo. 
«Cuando ocurre un accidente es un suceso terrible, como ha sido el caso de Uber. Pero hay que ver qué oportunidades nos ofrece a todos nosotros la conducción autónoma. Porque en materia de seguridad, el 95% de los accidentes que se producen lo hacen por culpa de una distracción humana. Un robot comete muchos menos errores que un ser humano». 

En las discusiones públicas se está hablando de la tecnología pero no de lo que el cliente espera del vehículo autónomo ni de cómo va a aceptarlo. Lo dice Peter Schwarzenbauer, que entre otros cargos, es el responsable de BMW Group para Innovación y Negocios Digitales. 

El ejecutivo cree que hay que educar a los clientes en el coche autónomo. «Si mañana ofreces movilidad bajo demanda con robot-taxis, la aceptación del público será nula». 


Schwarzenbauer cree que la estrategia de BMW Group en este campo «y en esta tecnología en la que confío» es la correcta. «Hay que ir paso a paso» porque, aunque ya se podría eliminar al conductor, hay muchos factores exógenos: las personas y su aversión al cambio y el entorno que rodea al vehículo. 

«Si tú conduces uno de nuestros vehículos de Nivel 3 de autonomía durante un par de años [hay 5 niveles siendo el quinto aquel en el que ya no es necesaria la presencia del conductor] vas a coger confianza en el coche y verás con mejor predisposición que más adelante te lleve un vehículo autónomo sin conductor e incluso sin volante o pedales». 
He aquí el problema. «¿Cuánto tiempo habrá de pasar para que el ser humano acepte la convivencia con el vehículo autónomo? Nadie puede precisar cuándo las personas lo asimilarán». No se trata de un tema de regulación, «necesaria y que hace falta» sino de cambio de mentalidad. Schwarzenbauer hace la siguiente reflexión. «Hoy se habla mucho de los aviones autopilotados. ¿Nos gustaría volar en uno de estos aviones sin piloto? No lo sé» 

INTELIGENCIA ARTIFICIAL 
A favor del coche autonómo estará su rapidez de aprendizaje con respecto al ser humano gracias a la Inteligencia Artificial.«Los humanos aprendemos a conducir con 18 años, vamos a la autoescula, aprobamos el examen y luego ya podemos conducitr. Más tarde, con los años, cogemos experiencia ante las diferentes situaciones. Estas diferentes circunstancias se las podemos implementar desde el principio al robot». 

El directivo de BMW cree que en los próximos años se va a producir una aceleración en la implementación de los sistemas y de las infraestructuras. «Veremos radares, sensores y cámaras que tomarán millones de fotos y las máquinas tendrán un software que procesará infinidad de datos y ejecutarán acciones en milisegundos, muchísimo más rápido que los humanos».

Ahora bien, las infraestructuras no mejorarán en todas las regiones por igual. El vehículo autónomo necesita la tecnología 5G. En España hay zonas donde no llega el 4G y existen puntos sin ningún tipo de cobertura. «La conducción autónoma comenzaría en áreas restringidas y delimitadas de las ciudades desarrolladas. Allí seguirá el aprendizaje y de ahí se irá ampliando el radio de actuación». 
Falta saber también cuánto durará «el período de transición en el que convivan los coches inteligentes y los coches estúpidos en las calles. Tenemos que pensar en cómo resolver esta situación entre todos los agentes implicados de la sociedad».

Comentarios