Ir al contenido principal

Miley Cyrus es muy pudorosa

Si hay algo que todo el mundo sabe, es que el amor joven no suele ser duradero. Sobre todo si uno es famoso, rico y guapo, muy guapo. Que Miley Cyrus copara portadas por mostrarse impudorosamente cariñosa con otra joven entraba dentro de los límites de lo verosímil, teniendo en cuenta su edad. Que desmienta cualquier relación un par de meses más tarde, también. Después de todo, como decía en una de sus últimas entrevistas: "Tengo 22 años. Salgo y tengo citas. Pero estoy cambiando mi estilo cada dos semanas, así que imagínate con qué frecuencia cambio de pareja".

Stella Maxwell (24), la otra protagonista del que ha sido uno de los romances veraniegos más comentados entre los tabloides estadounidenses, parece haber comenzado a seguir a pies juntillas esa premisa. Tras la declaración de Miley, que está en un punto intermedio entre el "no hubo nunca nada" y el "hemos roto", la modelo ha aprovechado su estancia en París para hacer lo que un veinteañero sabe hacer mejor: divertirse. Y ligar.

Como pasó durante las semanas en las que estuvo de farra con Miley, en las que la única prueba de la existencia de una posible relación entre ellas era toda una variedad de selfies provocativos, el perfil de Instagram de Maxwell da buena cuenta de la huella que la top model ha dejado tras su paso por la Ciudad de la Luz: que si sale posando, pícara, junto a tal bellezón, que si intima con este otro, que si aparece lanzando una mirada felina a su compañera, que si no tiene ningún problema en abrazar a aquella maniquí... Con amigas del tipo de Bella Hadid, Lily-Rose Depp o Barbara Palvin, queda claro que, entre los muchos talentos que Stella pueda tener, está, desde luego, el de saberse rodear por las mujeres más hermosas.


¿Qué pensará Miley Cyrus de todo ello? No es que su llamativo noviazgo hubiese sido formalizado por ninguna de las dos. Excepto alguna broma que otra relacionada sobre cómo podrían haberse conocido por Grindr (la aplicación móvil destinada a poner en contactos a gays, lesbianas y bisexuales), ninguna de las dos había hablado hasta ahora sobre el hecho de que entre ellas pudiera haber algo más que una bonita amistad.

Pero, a raíz de sus últimas apariciones en las redes sociales, uno podría deducir que la autora de Wrecking Ball no tiene vida social más allá de la obligada para promocionar su Miley Cyrus & Her Dead Petz y, si hay que juzgar a partir de su última aparición como anfitriona de los Premios MTV a los Mejores Vídeos Musicales, donde tuvo un enconado enfrentamiento con Nicki Minaj, es obvio que no es que se lleve muy bien con sus compañeros de profesión. Mientras ella se queda aburrida en casa, Stella no deja de ampliar su larga lista de contactos, así que se abre un amplio margen para que celos y envidias varias tomen relevancia.

Comentarios

Entradas populares:

La maestra de yoga más joven del mundo

El honor es lo primero

Ya no quedan pobres decentes

La madre de Brooke Shields prostituía a su hija

Cupón descuento Fnac

Salen a la venta los coches sin conductor

Código promocional Coinc

Monsieur Semprún se relaja haciendo puñetas

A Michael Jackson lo mataron los illuminati