Todos los políticos son estúpidos

La vida de los grandes partidos languidece para muchos de sus militantes, mientras se pudre para otros, y ya, para los eufemísticos llamados «simpatizantes», es que dejó de existir como una supernova absorbida por un agujero negro como si fuera un espagueti en las fauces de un «gourmand». Andan los políticos con mando en plaza, o con sueldo en la oposición, tan creídos de que ellos son la verdad y la vida, que no entienden por qué los pagadores de cuotas, entiéndase de su propio bolsillo, no de los fondos de reptiles y «cajas b» de las tesorerías con siglas, empiezan a negarse al abono anual, pasan de asambleas y ya no atienden a los toques de corneta. Alguien debería preguntarse por qué en el socialismo valenciano hay ya más carnets impagados, entre el 60 por cien de Valencia, 50 Alicante, y 40 Castellón.


O quién está afiliando gente al PP mediante «pago en sede» con el objeto de ganar congresillos locales, pero no militantes con voz. Y ya no digamos el desmiembre de IU, cuyos últimos y novísimos Edipo y Electra se han puesto el nombre de Izquierda Anticapitalista y no están dispuestos a seguir tirando del carro del fracaso.Lo del Bloc, ahora balvero y querindongo de Artur Más, mejor ni lo comentamos. La crisis les está dando en las narices a los vástagos dilapidadores de la Constitución. El otro día me contaba el presidente de una caja de ahorros que las declaraciones de Cristobal Montoro, coordinador económico del PP, sobre la Caja Castilla Mancha han hecho más daño en la fuga de cartillas de pequeños impositores, que la desastrosa dirección de una entidad desangrada por el tocomocho de aeropuertos ciudadrealeños, poceros varios y espabilados parientes de políticos muy nombrados.

Como me contaba un político socialista que, con la que está cayendo de curritos al paro y quiebras, no se podían consentir los actuales sueldazos de Pajín, que desvelábamos, sino y también los del Secretario del PSPV, Alarte hoy versus Leire, o los de la secretaria de organización, Elena Martín por no seguir con más «dígitos digitales». Y para rematar el sonido y la furia con las empresas constructoras de infraestructuras, uno de sus más serios como discretos representantes, me contaba que con la excepción de Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante, y alguna/o más en esta provincia, la mayoría de regidores/as han dado el gran montante del Fondo Zapatero a una misma empresa, agraviando no sólo a las nacionales, sino a los pequeños empresarios de sus pueblos. Decía Arthur Schnitzler que «Cuesta mucho distinguir a los estúpidos que se hacen pasar por canallas de los canallas que se hacen pasar por estúpidos. Por eso siempre será difícil juzgar bien a los políticos». Juzguen ustedes.

Comentarios

Entradas populares