28 junio 2017

La seducción de Shakira

Un gigante discográfico quiere ver la luz. Llevará, probablemente, el nombre de Sony BMG y contará con progenitores del calibre de la actual multinacional japonesa Sony y de la división musical de la alemana Bertelsmann.

Estos dos consorcios se instalarían de esta forma a escasa distancia de Universal -que acapara el 25,9% del mercado mundial- en la cumbre del disputadísimo y maltrecho negocio discográfico ya que juntos suman el 25,2% de las ventas internacionales.

Bertelsmann dio a conocer ayer, en su sede alemana de Gütersloh, la firma de la «carta de intenciones», un acuerdo de fusión a partes iguales. Pero, para que Sony BMG pueda venir al mundo, tendrá que recibir el beneplácito de las autoridades antimonopolio tanto en Washington como en Bruselas. Y tendrá que ganar la carrera de las fusiones a Time Warner y el grupo EMI, las otras dos empresas discográficas que negocian igualmente un acuerdo de cooperación.

Según los expertos del sector, es muy probable que las autoridades reguladoras aprueben tan sólo una de las dos fusiones. Así que el primero que llegue a la línea de meta lleva las de ganar.
Sony Music y BMG están entre los cinco sellos musicales más importantes del mundo, junto a los citados Universal, Warner y EMI. Entre todos, se reparten el 75% del pastel musical (sólo el 25% restante queda para las independientes).

Hasta ahora, estos gigantes no tenían que pensar en fusiones ni alianzas, únicamente en cómo ganarse a las estrellas más jugosas del espectáculo. Pero la piratería, las descargas gratuitas a través de Internet y la debilidad coyuntural se han traducido en un constante retroceso de los beneficios para las discográficas, en caída libre en los últimos meses.
De hecho, BMG perdió 180 millones de euros en el primer semestre de este año y Sony, 45 millones. De ahí la búsqueda de salidas alternativas, que, en el caso de la nueva Sony BMG, podrían marcar un cambio de tendencia en el mundo discográfico.

Según explicó ayer un portavoz de Bertelsmann, no tardarán más de dos meses en firmar un acuerdo de fusión definitivo. Aunque no se dieron a conocer condiciones financieras de la unión, sí se informó de que la junta directiva del nuevo gigante tendrá igual número de integrantes de ambas empresas y estará presidida por el director gerente de BMG, Rolf Schmidt-Holz. El director gerente será Andrew Lack, presidente de Sony Music Entertainment.

Con Sony BMG, terminaría un largo y duro maratón de negociaciones.La filial musical del consorcio mediático Bertelsmann llevaba tiempo buscando novia. Después de fracasar en su intento de acercamiento a Time Warner Music, el presidente de Bertelsmann, Günter Tielen, proclamó hace dos meses que había entablado conversaciones con Sony, con quien parece que tuvo más suerte.
El fruto del acuerdo combinará los todopoderosos sellos musicales de Sony y BMG, pero no sus ramas de distribución, manufactura o publicación, aunque de aquí a que se firme el tratado definitivo de fusión todavía quedan diversos capítulos por escribir.

...Y LA SEDUCCION DE SHAKIRA. Por su parte, Sony aporta al nuevo consorcio a grupos y cantantes como Shakira, Beyoncé, Céline Dion, Jennifer Lopez, Michael Jackson, Bruce Springsteen, Aerosmith, Ricky Martin, Chayanne, Primal Scream y Suede.

LAS ARMAS DE BRITNEY... La fusión de BMG y Sony creará una constelación de estrellas en la misma compañía. La división musical de Bertelsmann tiene a nombres tan vendedores como Britney Spears, Christina Aguilera, Avril Lavigne, Santana o Justin Timberlake.

No hay comentarios:

Publicar un comentario