27 junio 2017

Beyoncé se desvive por ayudar a los demás

En un continente plagado de guerras, el ser humano continúa perdiendo la batalla, numéricamente, más importante. El sida sigue asolando Africa y las estrellas internacionales del pop, aunque sea sólo por un día, se bajaron ayer de sus limusinas para pelear contra la enfermedad. Una cita contra «un problema político que devasta países enteros», como atinó a decir Bob Geldof sobre el escenario.

Bono, los miembros vivos de Queen, Peter Gabriel, Eurythmics, Beyoncé Knowles, Yusuf Islam -nombre musulmán de Cat Stevens-, Youssou N'Dour, Jimmy Cliff, Anastacia, The Corrs y otros intérpretes cantaron y bailaron ayer durante varias horas para recordar al mundo una epidemia que ya ha infectado a más de 40 millones de personas, tres cuartas partes de ellas en el Africa subsahariana.

Las estrellas respondieron a la llamada del ex presidente sudafricano Nelson Mandela con un objeto declarado: dar un toque de atención a la opinión pública mundial sobre el avance de la enfermedad.Ello, sin perjuicio de que iniciativas de este tipo generan una nada desdeñable publicidad para los artistas.

El concierto fue organizado en asociación con la campaña Staying alive (Manteniéndote vivo) de la cadena MTV y tuvo lugar en un estadio de fútbol de Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Se estima que más de 2.000 millones de personas en todo el mundo pudieron disfrutarlo vía satélite o por Internet. Las 40,000 entradas se agotaron hace más de un mes y MTV ofrecerá el concierto en su programación de mañana, Día Mundial del Sida. «Es un placer estar rodeado de tantas estrellas famosas», dijo Nelson Mandela en los prolegómenos, en la cárcel de Robben Island. El ex mandatario mostró a los participantes la celda donde pasó 18 de sus 27 años encarcelado durante el apartheid.
«Estos artistas son especiales, no sólo porque tienen mucho talento, sino porque, a pesar de su dinero, su éxito y su fama, no han dejado de preocuparse por otros seres humanos», puntualizó Mandela.

Más allá de los música, el humanismo fue el protagonista de la noche. Peter Gabriel, visiblemente emocionado, entonó su célebre tema Biko y cantó a dúo con Cat Stevens Wild world. Bono, otro de los habitualmente concienciados, gritó palabras de elogio en escena para el muñidor de la iniciativa: «Mandela no sólo ha sido un presidente para Sudáfrica: ha sido, sobre todo, un líder para quienes aman la libertad».

El concierto forma parte de una iniciativa llamada 46664. La curiosa cifra se refiere al número de presidiario que tuvo Mandela durante sus años en la cárcel. El número sirve de enlace para hacer donaciones a la página web de la fundación.

«Gracias por su llamada. Su minuto al teléfono ayudará a librar al mundo del sida», dice una grabación en inglés de Mandela, que agradece el interés en la cruzada y explica que el importe de la llamada será donado para la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario