Ir al contenido principal

Me aburre la moda

En el Hotel Barceló Torre de Madrid no cabía un alfiler. El lobby, un espacio diáfano y luminoso decorado por Jaime Hayón, como el resto de salas y habitaciones, colgó el cartel imaginario de completo. No faltó nadie a la gran fiesta, como ya es habitual, para inaugurar la semana de la moda madrileña. Un homenaje a los diseñadores españoles que los días siguientes mostraron sus nuevas colecciones en la 65 edición de Mercedes Benz Fashion Week Madrid.

El asturiano Marcos Luengo, que saltó a las páginas de sociedad hace unos meses por vestir a la Reina Letizia, debutaba en la pasarela de Ifema. A la alfombra roja llegó acompañado por su mujer, Verónica Blanco, que posó con un chaleco con cuello de zorro firmado por él. Otra de las grandes agujas españolas que asistió a la fiesta fue Juan Duyos, que ha celebrado dos décadas de desfiles en Cibeles y que asistió con Blanca Zurita, su responsable de prensa, quien lucía un esmoquin con vestido negro de plumeti firmado por el modista. Teresa Helbig adelantó su llegada a la capital, procedente de Barcelona, para sumarse al encuentro con sus compañeros, entre los que figuraban Álvaro Castejón y Arnaud Maillard (Alvarno), unos de los más premiados en la historia de la pasarela.

Además de los creadores made in Spain, la directora, Marta Michel, dio la bienvenida a una numerosa representación de las actrices, cantantes e influencers más destacadas del panorama nacional, que llegaron a la fiesta en las cómodas berlinas que Mercedes-Benz había dispuesto para el evento. Estrenaba cargo Charo Izquierdo, directora de MBFWM, acompañada por la presidenta del Comité de Moda de MBFWM, Leonor Pérez-Pita, y el director de comunicación de Ifema, Raúl Díez.

A pesar de que eran momentos de estrés para los creadores españoles (quedaban muy pocas horas para que comenzasen los desfiles), acudieron a la llamada Ana Locking, Menchén Tomàs (debutante de esta edición), Teresa Helbig, Miguel Marinero y Ulises Mérida, entre otros. Jorge Acuña tampoco faltó, mucho más tranquilo ya que acababa de presentar su colección de costura de la mano de Bvlgari.

El espacio estaba decorado con marcos gigantes que reproducían en tamaño XXL la pantalla del Samsung S7 Edge, nuevo terminal de la marca patrocinadora oficial de la Gran Fiesta de la Moda Española.

La impresionante escultura de un oso con rayas blancas y negras que preside uno de los espacios del lobby se convirtió en convidado de piedra mientras los invitados disfrutaban de Ginger 43, un nuevo cóctel ideado ex profeso para la ocasión por Licor 43, los aplaudidos vinos de Marqués de Cáceres y los combinados con la ginebra premium Martin’s Miller. Hubo música, diversión y mucho ambiente de celebración; la llegada inminente del made in Spain en formato desfile estaba al caer. ¡Que comience el show!

Comentarios

Entradas populares:

Carlota Corredera es muy cansina

Ideas para trabajar a tiempo parcial

Las mujeres piden un trabajo remunerado

Carrefour la nueva tienda de barrio

Consejos para ser contratado por la empresa de sus sueños

Como escribir un buen LinkedIn

Calcule lo que vale su tiempo

Leer ayuda a olvidarse del dolor crónico

Akenatón era hermafrodita

El crecimiento económico de enero 2017