23 mayo 2016

Como golosinas a diario

No es ningún secreto: el caramelo con azúcar provoca caries y facilita el sobrepeso. 

Sin embargo, no hay boca que permanezca cerrada ante este edulcorado enemigo. Según datos de la Federación Española de Asociaciones del Dulce (FEAD), en nuestro país se consumen cerca de tres kilos de golosinas por persona y año. 

La industria patria de la chuchería localizada principalmente en Murcia, Valencia y Cataluña goza de buena salud y mueve cifras con varios dígitos. El sector genera 5.700 empleos directos (sin incluir a odontólogos y endocrinos) y produce más de 200.000 toneladas anuales de género, lo que coloca a España en el cuarto lugar del ranking europeo.

Respecto al consumo nacional, un estudio de la OCU revela que las mujeres son más golosas que los varones. En cualquier caso, la parroquia incondicional del caramelo, independientemente de su sexo, se sitúa entre los 10 y 14 años. Los niños son los grandes clientes de este negocio donde no sólo cuenta el sabor. 

Lo reconoce Diana Roig, secretaria de la FEAD: "El envoltorio juega un papel fundamental en las golosinas, porque es lo que el consumidor ve a primera vista, y por lo tanto lo que le incita a elegir el producto". Otros ganchos que funcionan para los más pequeños son los formatos divertidos, las texturas masticables y, sobre todo, la publicidad en televisión que asocie la chuchería con personajes de la pequeña pantalla. 

"El público infantil busca la novedad y quiere dulces que contengan ciertas dosis de creatividad y de imaginación en sus formas y colores. Si además incorpora juguetes, cromos o pegatinas con algún superhéroe se venderá mejor", dice Roig, quien enumera entre las preferencias infantiles a las gominolas, nubes, piruletas de palo, chicle hinchable y regaliz. 

Productos que aunque presenten una apariencia diferente comparten a grandes rasgos una composición parecida: sacarosa, colorantes y aromas. En el caramelo tipo, estos ingredientes se desglosan del siguiente modo: 52% de azúcar, 44% de jarabe de glucosa, 3% de acidulante (ácido cítrico), 0,2% de aromas y un tanto por ciento mínimo de colorante.

La OCU precisa que cada 100 gramos de golosinas aportan unas 350 kilocalorías y añade que conviene controlar su consumo para no desequilibrar la dieta de los niños. ¿Cantidades recomendables? Desde el punto de vista odontológico cuanto menos mejor, sobre todo en lo que concierne a los caramelos masticables que tanto cuesta despegar de las muelas. El especialista en endocrinología Charro Salgado se muestra menos radical: 

"Una golosina de vez en cuando, excepto en los casos de diabetes, no tiene por qué ser perjudicial, en definitiva es básicamente azúcar; el peligro es que se convierta en un hábito alimenticio cotidiano". Para la hora en que apetezca algo dulce, el doctor Salgado recomienda una sana y nutritiva pieza de fruta. Y no sólo para los niños, porque las estadísticas de la OCU señalan que los adultos entre los 35 y 55 años son también grandes consumidores de chucherías. Este tipo de público se decanta por chicles (mayoritariamente sin azúcar), toffes y caramelos mentolados.

Cantimplora ¿Para apagar o crear la sed? 15 céntimos.

Melón Con chicle. 75 céntimos los 100 gramos.

Chupa Chups Kojac Con chicle. 15 céntimos.

Chupa Chups Un clásico. 15 céntimos.

Loli Pop Toffe blando con palo. 15 céntimos.

Pez Caramelos comprimidos. 20 céntimos.

Fresquito Con forma de dedo y burbujas. 25 céntimos.

Palote Caramelo masticable. 10 céntimos.

Piruleta En forma de corazón. 15 céntimos.

Mora Roja o negra. 75 céntimos los 100 gramos.

Volcán Sin lava. 75 céntimos los 100 gramos.

Fresón Espumoso. 75 céntimos los 100 gramos.

Fresita De fresa y nata. 75 céntimos los 100 gramos.

Fresa El sabor tradicional. 75 céntimos los 100 gramos.

Helado Y no se derrite. 75 céntimos los 100 gramos.

Sandía Rodaja de fruta. 75 céntimos los 100 gramos.

Nube O esponja. 75 céntimos los 100 gramos.

Ladrillo Construcción de azúcar. 75 céntimos los 100 gramos.

Osito De todos los colores. 75 céntimos los 100 g.

Corazón Bicolor. 75 céntimos los 100 gramos.

Huevo frito Para mojar. 75 céntimos los 100 gramos.

Manzana Verde. 75 céntimos los 100 gramos.

Rana Como si croara. 75 céntimos los 100 gramos.

Hamburguesa Para los más hambrientos. 1,37 euros.

Yogur Un "postre" de pica pica. 6 céntimos.

Regaliz con pica pica 75 céntimos los 100 gramos.

Regaliz negro Enrollado. 75 céntimos los 100 gramos.

Chicle Para hacer globos. 6 céntimos.

Sugus De toda la vida. 75 céntimos los 100 gramos.

Gummy Caramelo y gominola. 75 céntimos los 100 g.

Caramelo Con caras de colores. 65 céntimos los 100 g.

Plátano De Canarias. 75 céntimos los 100 gramos.

Gusano Sin escrúpulos. 75 céntimos los 100 gramos.

Coca Cola Refrescante. 75 céntimos los 100 gramos.

Piolín 30 céntimos el dibujo animado pequeño.

El caramelo adulto. El caramelo dietético gana adeptos día a día entre la parroquia de los adultos. En Caramelos Paco, una de las tiendas de dulces decanas en Madrid, confirman que en los últimos años "este tipo de producto ocupa casi el 60% de consumo entre el público mayor de edad". Y sigue creciendo; caries, diabetes y obesidad son tres factores de peso que han inclinado la balanza hacia la chuchería sin azúcar. Pero la moda de lo saludable va más allá de los edulcorantes sustitutivos. Cada vez son más las golosinas que ofrecen un valor añadido para la salud: vitaminas, ginseng o chicles con agentes blanqueadores.

Sin azúcar: los caramelos Dietorelle, a 1,8 euros los 100 gramos; los Solano, 1,56 euros. Vitaminados: Golia, con vitamina C, y los Nimm 2 con varias vitaminas, 1,32 euros los 100 gramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario