Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Me llamo Ana y he abierto un quiosco

El quiosco de Ana, que está en el Ensanche, es parada y fonda de hemerómanos, transeúntes varios, madres de familia que acaban de depositar a sus hijos en el autobús colegial, y asiduos por tradición, todos en trance de adquirir su diaria ración de papel impreso.
Ana y sus hijos son, antes que nada, cuatro amigos fieles de sus parroquianos. El pequeño quiosco, que lo es por mandamiento urbano y oficial, ejerce también de consigna. No habrá cliente que alguna vez no haya dejado un paquete por tal o cual causa, alguna de ellas puramente instrumental. Guárdame esto, Ana, que luego vuelvo. Lo recogerá mi mujer, sobre las dos, más o menos.
(Bernard Green, que acaba de aparecer en el obituario, fue conocido como «el rey de los quioscos», era de aquellos que gritaban la mercancía en su quiosco de Park Avenue, como ya no se hace. Lo último, lo último, paren y lean el cierre de la bolsa y sepan si mañana va a llover. En el caso que nos ocupa a los bilbainos, con Alejandro Cabrera, lotero tamb…

Como golosinas a diario

No es ningún secreto: el caramelo con azúcar provoca caries y facilita el sobrepeso. 
Sin embargo, no hay boca que permanezca cerrada ante este edulcorado enemigo. Según datos de la Federación Española de Asociaciones del Dulce (FEAD), en nuestro país se consumen cerca de tres kilos de golosinas por persona y año. 
La industria patria de la chuchería localizada principalmente en Murcia, Valencia y Cataluña goza de buena salud y mueve cifras con varios dígitos. El sector genera 5.700 empleos directos (sin incluir a odontólogos y endocrinos) y produce más de 200.000 toneladas anuales de género, lo que coloca a España en el cuarto lugar del ranking europeo.
Respecto al consumo nacional, un estudio de la OCU revela que las mujeres son más golosas que los varones. En cualquier caso, la parroquia incondicional del caramelo, independientemente de su sexo, se sitúa entre los 10 y 14 años. Los niños son los grandes clientes de este negocio donde no sólo cuenta el sabor. 
Lo reconoce Diana Roi…

Las gominolas asesinas

¡Oh, mundo inmundo y cruel! No sé dónde vamos a ir a parar, que diría Doña Rogelia. Ya no te puedes fiar ni de las gominolas.Según un reciente estudio estas polimórficas y polícromas golosinas infantiles, además de obesidad y caries, pueden provocar alergias, erupciones cutáneas, reacciones respiratorias y hasta la muerte por atragantamiento. 
El informe revela que cinco de cada siete colorantes identificados en las muestras contienen dinamita pura bajo apariencia inofensiva. La inocencia es lo más fácil de perder, lo primero que se pierde. No es por hacerme la lista ni la interesante, pero yo sospechaba algo parecido hace tiempo. Desde que me percaté de su existencia en los quioscos las gominolas me inspiraron una instintiva desazón y repugnancia. 
Dentaduras postizas comestibles, tiburones pegajosos, nubes rosadas, platanitos, moras, corazones, botellas de cola cubiertas de escarcha azucarada y un sinfín de figuritas que parecen diseñadas por una mente demente, perversa y maligna, …

Si Bruce Springsteen no hubiera salido enano

Fue en el Estadio Municipal de Cleveland, Ohio, durante la inauguración del Rock and Roll Hall of Fame en septiembre de 1995. Ahí estaban los Chuck Berry, John Fogerty, Jerry Lee Lewis, Bob Dylan...y Bruce Springsteen, que volvía a hacer soñar a sus fieles cuando para la ocasión rescataba, después de siete años de «separación amistosa», a la inigualable, mítica y legendaria E Street Band.
La reunión no fue determinante, ya que Springsteen se iba a enfrascar en solitario meses después en el laureado The Ghost of Tom Joad, pero la noche nos dejó algunos momentos memorables. Tal vez el que más, cuando Dylan hizo subir al escenario a Springsteen y juntos interpretaron una emotiva y desigual versión de Forever Young. Como diría un buen amigo «¡Qué momentazo!».
Por fin podíamos ver el dueto soñado entre el de Minneapolis y ese chico de New Jersey al que algún crítico había bautizado en sus orígenes como «el nuevo Dylan». Pues bien, ya han pasado ocho años de aquello y ese Forever Young bie…

A Luis Cernuda le gustaban los hombres

El Cernuda esquivo, difícil, apasionado, el poeta raro y comprometido, el amigo difícil, el artista huraño y rebelde. 
Era la joya bibliográfica que faltaba para culminar el prolífico centenario de Cernuda, la publicación del epistolario completo del poeta sevillano con un total de 1.103 cartas -384 inéditas- de las cuales 978 fueron escritas por el escritor y 125 dirigidas a él.
La Residencia de Estudiantes presentó ayer en la ciudad natal del poeta el voluminoso estudio preparado por James Valender en el que se incluyen sobrias y certeras cartas enviadas por todos los personajes que formaron parte de su vida, desde los años sevillanos a su estancia en Madrid y más tarde en las ciudades del exilio.
El poeta sevillano y especialista en la figura de Cernuda, Jacobo Cortines, desentrañó algunas de las claves de este ambicioso estudio que, además, se incluye en el proyecto de investigación Epístola, que pretende publicar un corpus documental de la literatura epistolar de la Edad de Plat…