21 julio 2015

The Young Gods han pasado por España sin pena ni gloria

The Young Gods han pasado por España tan precipitadamente como es su música. El concierto del pasado viernes en Madrid tuvo, incluso, los aires intrigantes que destilan sus canciones. 

Atascados en el asfalto de la ciudad llegaron tarde. No pudieron probar y terminaron por confabularse todos los problemas imaginables en estos casos. Son un grupo suizo residente en París. Su propuesta dista mucho de los tópicos del rock convencional. Tampoco han caído en las garras de los sonidos electrónicos para bailar que tanto han triunfado entre los grupos centroeuropeos últimamente. Usan la electrónica para crear ambientes ásperos y barrocos. El teclista utiliza líneas de sampleado con lo que se puede oír en la calle. Cantan en francés e inglés. Hacen lo que será el folklore del próximo siglo. 

En Madrid tocaron escasamente media hora. El volumen sonoro no correspondía con la disponibilidad de decibelios de la hora. Su actuación sirvió para presentar algunas de las canciones de su último álbum L'eau Rouge. Su música alcanza esa percepción donde la magia se convierte en esfuerzo y, para algunos, irritación. Industria y urbanismo toman posiciones en las canciones de un grupo que no olvida que estamos al borde del siglo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario