20 julio 2015

La magia de Francia

Hay quienes en España empieza a barajar la posibilidad de una amnistía «a la francesa» para los casos Guerra y Naseiro. «A la francesa» porque en Francia acaban de enterrar los casos chocantes de abusos en la financiación de los partidos políticos con una amnistía de los implicados, encabezados por el ex ministro socialista Christian Nucci. Que vayan pensándose otra solución, si la reacción de la opinión pública española puede parecerse en algo a la de la francesa. 

«¿Por qué alquimia de la opinión una Francia, tan complaciente desde hace lustros con los abusos del poder y con los "entierros" sucesivos de los asuntos en los que el Gobierno estaba metido (Greenpeace, Luchaire, Pechiney, etc.), por qué magia esta Francia de vuelta de todo se siente hasta tal punto escandalizada por la autoamnistía de los políticos?» La pregunta es de Claude Imbert en Le Point, que esta semana examina a fondo el maloliente asunto de la amnistía y sus efectos fulminantes en la opinión. François Mitterrand ha caído muy abajo en las encuestas de opinión, y todo por esta amnistía. Primera explicación que ofrece Imbert: lo de la amnistía no es sino una manera de precisar la difusa hartazón de la opinión francesa con todo lo político. 

Segunda explicación, la de «un movimiento de opinión de más amplia envergadura: viene de más hondo, del reciente nacimiento de un consenso en la sociedad francesa, de la extinción del mito revolucionario». Y agrega: «Desde el momento en que Francia ya no se entusiasma por la utopía (condenada) de una sociedad igualitarista, redescubre, por una especie de transferencia, el apetito de un Derecho fuerte y exigente». De ahí nace en Francia una nueva exigencia: el renacimiento de una justicia fuerte e independiente. Bastante familiar, todo esto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario