Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

Préstamos inmediatos

Existía una época en la que era muy normal encontrarse anuncios en televisión de OkMoney, yendo de un canal a otro entre los anuncios de los programas mañaneros o incluso a altas horas de la madrugada.

Esa época era anterior a la crisis actual. 
Y el público de estos anuncios, estaba entre la audiencia de dichos programas. 
Pero desde hace unos años, se ha notado que vuelven a estar más más visibles en los medios de comunicación, pero de otra manera. Se ven más en el ámbito del deporte como patrocinadores. No en vano, OkMoney es una de las entidades financieras de préstamo rápido que ha sobrevivido a la crisis.


Fue una de las primeras compañías especializadas en los créditos rápidos de consumo que llegó a España en 1.990.  Aunque la financiera comenzó en un principio su actividad en Francia. 
A día de hoy, han surgido multitud de empresas de créditos rápidos y de concesión inmediata en línea, que están compitiendo con compañías más clásicas del crédito al consumo como sería el caso d…

El ocaso de Nueva York

El escritor norteamericano Jay Mac Inerney se encuentra en Barcelona para asistir mañana miércoles, a una conferencia en el Instituto de Estudios Norteamericanos dentro del ciclo «Narrativa Actual Norteamericana» que se celebra desde el pasado abril. Mac Inerney pasará a la historia como uno de los escritores más representativos de la narrativa de la década de los años 80 norteamericanos. Aunque, tal vez, utilizar la palabra norteamericana sea demasiado aventurado a la hora de valorar la realidad sociológica que aparece en sus libros, ambientados en Nueva York, o en el caso de Ransom, desde el punto de vista neoyorkino. La magia y la energía de esta ciudad norteamericana, para muchos capital del mundo, son las que el autor utiliza para escribir sus novelas. 
«Nueva York es el escenario. En esta ciudad conviven una emocionante prosperidad y una curiosa avaricia. Todo ello lo hace apasionante. Dudo, que en la actualidad, exista una ciudad con tanta enegía», afirma. Pero esa energía se …

Quien no recuerda a la rana Gustavo

Unos 235 millones de niños y adultos de todo el mundo conocen a la rana Gustavo, el «reportero dicharachero» de Barrio sésamo. Su voz y el brazo que lo manipulaba han desaparecido con Jim Henson, «el rey del trapo», fallecido el miércoles en Nueva York a consecuencia de una infección bacteriana crónica. 
El nombre de Henson está asociado al de las marionetas desde hace 29 años, cuando con un abrigo de su madre fabricó un muñeco manejable con la mano. Sin embargo, según él mismo reconocía, al principio no le interesaban las marionetas. Sólo pretendía trabajar en televisión. En 1978 realizó su primer largometraje, The Muppet Movie. Fue entonces cuando se dio cuenta de que las marionetas iban a ser prácticamente su vida. Su dedicación a ellas no fue en vano: la rana Gustavo, la cerdita Peggy, el oso Fuzzie, Gonzo... todos ellos han hecho las delicias de niños y mayores a través de Barrio sésamo, El Show de los Teleñecos, Los Fraguel o Los Pequeñecos. El Show de los Teleñecos es quizá el…

The Young Gods han pasado por España sin pena ni gloria

The Young Gods han pasado por España tan precipitadamente como es su música. El concierto del pasado viernes en Madrid tuvo, incluso, los aires intrigantes que destilan sus canciones. 
Atascados en el asfalto de la ciudad llegaron tarde. No pudieron probar y terminaron por confabularse todos los problemas imaginables en estos casos. Son un grupo suizo residente en París. Su propuesta dista mucho de los tópicos del rock convencional. Tampoco han caído en las garras de los sonidos electrónicos para bailar que tanto han triunfado entre los grupos centroeuropeos últimamente. Usan la electrónica para crear ambientes ásperos y barrocos. El teclista utiliza líneas de sampleado con lo que se puede oír en la calle. Cantan en francés e inglés. Hacen lo que será el folklore del próximo siglo. 
En Madrid tocaron escasamente media hora. El volumen sonoro no correspondía con la disponibilidad de decibelios de la hora. Su actuación sirvió para presentar algunas de las canciones de su último álbum L…

La magia de Francia

Hay quienes en España empieza a barajar la posibilidad de una amnistía «a la francesa» para los casos Guerra y Naseiro. «A la francesa» porque en Francia acaban de enterrar los casos chocantes de abusos en la financiación de los partidos políticos con una amnistía de los implicados, encabezados por el ex ministro socialista Christian Nucci. Que vayan pensándose otra solución, si la reacción de la opinión pública española puede parecerse en algo a la de la francesa. 
«¿Por qué alquimia de la opinión una Francia, tan complaciente desde hace lustros con los abusos del poder y con los "entierros" sucesivos de los asuntos en los que el Gobierno estaba metido (Greenpeace, Luchaire, Pechiney, etc.), por qué magia esta Francia de vuelta de todo se siente hasta tal punto escandalizada por la autoamnistía de los políticos?» La pregunta es de Claude Imbert en Le Point, que esta semana examina a fondo el maloliente asunto de la amnistía y sus efectos fulminantes en la opinión. François…

La tortura por un maillot amarillo

Para cualquiera familiarizado con las supersticiones surgidas en el mundo del teatro no sólo resulta sorprendente, sino incluso espeluznante que cientos de personas se atrevan a correr tres mil kilómetros suspirando, jadeando, maldiciendo y hasta desmayándose por un maillot de color amarillo. Tiene el color un macabro simbolismo, más allá de su muy discutible atractivo cromático, que siglos, o tal vez la intervención de dioses tan irónicos como traviesos, se han encargado de conformar. 
Desde la clásica muerte en escena de Molière, enfundado de la cabeza a los pies en amarillos ropajes, hasta las estrellas con que los nazis distinguían en sus años de esplendor, en campos de concentración y exterminio, a sus invitados hebreos (amarillas, frente a las rojas de los presos políticos y las rosadas que discriminaban a los hornosexuales). Otras experiencias de infausta memoria confirmarían la magia que rodea tan luminoso color. 
Si se considera que los casi doscientos ciclistas arrancan de …

Las doce de la mañana taurinas

Las doce de la mañana no son, evidentemente, las cinco de la tarde, esa hora mítica en la que, según dictamen inapelable de don Federico García Lorca la muerte pone huevos en la herida, la plaza se cubre de yodo, y suenan los clarines de todas las plazas del mundo. Al escuchar el toque, a esa hora mágica y redonda, las moscas en perfecta formación se aprestan al banquete sanguinolento del desolladero. Las doce de la mañana son, por el contrario, una hora sin brillo y sin literatura.
En Sevilla, y en ferias, es además, o lo parece, hora de madrugada inconclusa con reflejos pálidos de farolillos. Por las aguas del Guadalquivir se escapan, río abajo, las últimas nostalgias de la noche, más o menos líricas, más o menos envinadas y dulces. 
No puede violarse así, ni siquiera en ferias, y ni siquiera con el antiguo y noble arte del toreo ecuestre, esa sacramentación bíblica de los amaneceres sevillanos con el sello apócrifo de las doce de la mañana taurinas. Yo insistiendo que no, que aque…

La princesa durmiente todo un éxito

A estas alturas, asombra todavía ala libertad, la absoluta libertad con la que se mueve Gonzalo Torrente Ballester por la literatura. La ficción noiene secretos para él, nada se le resiste, no queda sombrío rincón sin escudriñar. Sin duda su obra mayor ya está hecha, pero su pluma sigue brujuleando, marcando el norte de su literatura. 
En la impresionante scuadra de este marino ferrolano que hubiera gustado de tocar la gloria en la batalla de Trafalgar, hay varios buques insignias, pero también hay obras menores, de menor calado, hechas con diferente intención, con distinta ambición, pero no por ello hay que tenerlas en dique seco. 
Torrente tiene tanto oficio, el escribir en él es algo tan consustancial con su persona, que ningún género se le planta, con todo puede. La princesa durmiente va a la escuela es un pastiche, una suerte de cuento de hadas escrito hace cuarenta años, cuando no hacerlo era pecado. La rosa de los vientos es una inteligente opereta bufa, con ribetes zarzuelero…

Carolina y Estefania de jóvenes fueron unas marranas

Las campanas de la catedral de Montecarlo repicarán el próximo mes de jimio por Estefanía de Monaco y su «príncipe azul», el hombre de negocios francés, JeanYves Le Fur. Por fin se casa la princesa. Su corazón rebelde ha sido conquistado por el más «serio» de sus innumerables pretendientes.
Al contrario del resto de los cachorros de la realeza europea, Estefanía de Monaco, benjamina de la casa de los Grimaldi, nunca ha hecho mucho caso del viejo dicho «noblesse oblige». Pareciera que a ella, el hecho de ser hija del Príncipe Rainero y de la ya mítica Grace Kelly, no la obligaba a otra cosa que no fuera rebelarse, divertirse, y en general, hacer lo que le viniera en gana. 
En su país, un pequeño principado que vive principalmente de sus casinos y de la imagen de su primera familia, nunca se le ha alabado por su tacto, dignidad, discreción y demás cualidades que se suponen esenciales en toda gran dama. A Estefanía se la ha crititicado, más bien, por los disgustos que ha causado a su an…

El secreto de El Quijote

Encierra el Quijote un secreto? ¿Están escondidas en sus páginas terribles claves para la comprensión heterodoxa de la historia de España? El propio Cervantes habló en alguna ocasión del «ancho secreto del Quijote» y lo que aún nos maravilla es que a tantos años de su aparición y siendo la bibliografía sobre tan impar libro casi abrumadora, esté todavía por descubrir ese tan ancho secreto. Muchos, sin embargo, han sido los investigadores empeñados en descubrirlo. Pocos, preciso es decirlo, sus logros. Pero, a pesar de ello, la idea del secreto ha perdurado en todos los que se dedican a estudiar tan singular creación y muchos también han sido los que han dejado juventud y vida, y hasta la razón misma, tal y como le pasó al héroe de sus sueños, en intentarlo. 
Porque es lo cierto que cuando se ha releído varias veces esa prodigiosa historia, a uno le queda la lejana reminiscencia de que tras esos ingeniosos renglones un secreto, un profundo, un terrible secreto se enconde. Como en los …