30 junio 2015

Cuando la princesa Estefanía de Mónaco era cantante

La princesa Estefanía de Mónaco contraerá matrimonio el próximo mes de junio en Montecarlo con el francés JeanYves Le Fur. El anuncio del compromiso oficial, confirmado ayer por el servicio de prensa del Palacio de Mónaco, se efectuó en la noche de ayer en una fiesta privada que ofreció la pareja en el restaurante parisino «Le Télégraphe». La princesa reservó para la ocasión un salón para recibir a una cincuentena de amigos. La noticia fue publicada ayer en el diario regional francés Nice-Matin. 

El servicio de prensa del Principado, que no ha publicado en esta ocasión ningún comunicado oficial, se negó a dar más detalles sobre los esponsales de la princesa. Al parecer, ha recibido la consigna de confirmar la noticia ante los numerosos periodistas franceses y extranjeros que llamaron ayer al palacio. 

No obstante, según fuentes oficiosas monegascas, la celebración de la boda podría tener lugar durante la tercera semana del próximo mes de junio en Montecarlo. Estefanía, de 25 años e hija menor del Príncipe Rainiero de Mónaco, conoció a JeanYves Le Fur, de 26, el pasado mes de septiembre. 

Tras romper con su último novio, el productor norteamericano Ron Bloom, Estefanía se dejó ver en compañía de JeanYves en diversos actos oficiales. El futuro marido de la «princesa rebelde» dirige una sociedad inmobiliaria en París y es hijo de un conocido arquitecto francés.

El anuncio del compromiso oficial de la pareja no hace sino confirmar los insistentes rumores que circulaban desde hace unas semanas en la prensa del corazón sobre la aceptación de Rainiero de Mónaco a Jean-Yves como futuro yerno. La presencia del novio de Estefanía junto a la familia Grimaldi en el VI Festival de Magia, celebrado recientemente en Montecarlo, se consideró como el reconocimiento oficial de sus relaciones. Le Fur, serio y prestigioso hombre de negocios, deportista y con una sólida posición social, ha gustado a Rainiero. 

Hasta ahora, el príncipe no había visto con buenos ojos ninguna de las numerosas relaciones que su hija menor ha mantenido hasta comprometerse con Le Fur. El rubio Mario Oliver, con quien Estefanía salió durante dos años, nunca fue recibido por el príncipe a pesar de los intentos de su hija y de los rumores de boda que circularon durante una buena temporada. Su oscuro pasado, su fama de noctámbulo empedernido y sus actividades empresariales al frente de una discoteca en Los Angeles (EEUU), no convencieron a un Rainiero que ya había sufrido bastante con las alocadas aventuras y el fracaso matrimonial de su hija mayor Carolina. La esperanza de Rainiero es que el matrimonio de Estefanía traiga la estabilidad y el equilibrio a la agitada vida de su hija. Estefanía de Mónaco ha resultado ser una princesa muy poco convencional. 

A sus 25 años ha revolucionado el Gotha (libro de la «sangre azul») viviendo su propia vida, ajena a protocolos e indiferente a los escándalos que ha provocado. «No tengo porqué justificarme. Mis elecciones y decisiones me pertenecen y asumo mis errores», ha declarado en varias entrevistas.

Después de haber lanzado una línea de bañadores, la «princesa rebelde» decidió grabar un disco y entró en la lista de «hit- parades» con la canción «Huracán». También ha creado un perfume que lleva su nombre, «Stephanie», y parece decidida a iniciar la carrera cinematográfica. Lejos de los «paparazzi» y de la expectación que causa su sola presencia en cualquier país europeo, Estefanía ha vivido en Estados Unidos como muchas jóvenes de su edad: coleccionando romances y sin importarle los escándalos. Las imágenes de la princesa tomando el sol en «topless» o en actitudes algo «ligeras» con sus novios se convirtieron en algo casi habitual en la prensa europea. En Mónaco, sin embargo, causaron más de un disgusto. La «princesa rebelde» parece, por fin, decidida a sentar la cabeza.

28 junio 2015

Cuando Sara Montiel vendía castañas

Castaña «gorrinera»: dícese de la castaña de sucio aspecto y mucho peor sabor, alimento ideal para los cochinos. O sea, la que nunca metería en un cucurucho Pepe Jaraíz Serrano, casado con Antonia, padre de ocho hijos. Medio siglo detrás de la «nafre» de hierro donde saltan alborotadas las castañas. Su puestecillo, en plena Gran Vía, es la discreta ventana que quisieran tener todos para saber qué se cuece en la calle. «Aquí compraba castañas Antonio Machín cuando trabajaba ahí, en Jacometrezo. 

También eran clientes Pemán, la Sara Montiel y el mismísimo Enrique Tierno». Pepe, madrileño hasta la médula, habla arrastrando las letras con ese deje castizo, medio «cheli»: «¡Al casssstañero, casssstañas! Que es como decir: A mí me la vas a dar tú, con todo lo que he visto». Doce horas en la calle, seis o siete días a la semana, cerca de cincuenta años... (Castaña «enterrá»: dícese de la castaña que se cae del árbol y se entierra para que se conserve. 

Todo un incordio eso de quitar la arena) De la mano de su madre, la castañera María, Pepe ha recorrido el centro de Madrid de esquina a esquina: «De la calle del Pozo a la de la Cruz, y de allí al callejón de Cádiz y al de Barcelona, que es donde se cocía el estraperlo». Y así hasta llegar a la calle José Antonio, justo al pie de los popularísimos billares Callao. Después de 30 años, él sigue en su sitio con bastantes canas más. A sus espaldas, Raúl Sender se autoproclama ahora «el rey de la Gran Vía» en los luminosos de Xenon Music-Hall.

«Fíjate, me acuerdo cuando estaban a peseta la docena. Era después de la guerra y había mucha hambre. También se vendían entonces las famosas "chuletas" de huerta... Ya sabes, las patatas asadas». «Ahora la gente se queja de lo caras que están. Aquí las vendemos a 125 pesetas la docena, pero vete por ahí y pregunta: los hay que las venden a 150».

(Castaña «injerta»: abombada, fresca, de cáscara resplandeciente y carne jugosa. La castaña ideal, la que siempre hará volver al cliente). Pepe, que vende hasta 50 kilos los sábados y domingos, sabe cómo no defraudar a los suyos. «Me las traen de Avila, bien gordas y bien caras también». Otro de sus secretos es el carbón de encina, que despide un calor hogareño, insustituible. «A mí me vinieron con el rollo del butano, pero yo me negué de plano. Les dije: "Si esto pega un «pedo», el primero que salta por los aires es un servidor. 

Y ya saben aquello de que salvándose el señor se salva su mejor amigo». «¡Chestnuts!, ¡Chestnuts!». Pepe está convencido de que el grito que por estas fechas invade las calles de Londres fue importado directamente desde Madrid. «Según tengo entendido, fueron los españoles que se fueron de aquí quienes lo pusieron de moda». A ratos perdidos, este artesano de la calle enseña también lo suyo a los japoneses y filipinos que acuden como abejas a su puesto. «Los extranjeros vienen y miran debajo de la nafre para ver de dónde sale el calor. Yo les digo que viene de la tierra, del metro. Je, je».(Castaña pilonga: dícese de la castaña seca, monda y lironda, dura como una piedra, sabrosona y dulce). «¡Que si me gustan a mí las pilongas! Mira, mira, por ellas me he quedado sin dientes». 

Pepe, en la Gran Vía; la Cari, en Tirso de Molina; la señora Amparo, en Cuatro Caminos... Nombres que son ya casi leyenda, como el de la señora Consuelo, sesenta años en Princesa, esquina Altamirano: «Ya me conocen hasta las piedras». «Sigue habiendo tantos puestos como antes, pero la mitad están cerrados. Se los dan a parados y luego no tienen ni tiempo... ¿Castañeras, castañeras? Debemos quedar cuatro o cinco?».

A Consuelo, 74 años y tres bisnietos, se le ha amoldado el cuerpo a las exiguas cuatro esquinas de su puesto. Ella es de las que decidieron abrir las puertas al gas butano: «El sabor no cambia, nada. Al revés, con el butano se mantiene siempre la misma temperatura. Además, no estaba yo como para andar agachándome cada dos por tres». Y lo dice con una sonrisa en la boca que la rejuvenece un puñado de años. 

Casi tantos como los que tiene Angel Machuca, asalariado de la castaña. A sus 46 años, sin ningún trabajo a la vista, Angel decidió pasar el otoño paleta en mano, ayudando en el puesto de un amigo. «Oiga, ¿me da dos duros de castañas?». La señora, con aire despitado, ya le ponía a Angel las diez pesetas en la mano cuando se encontró con la fatídica respuesta: «Lo mínimo son 20 duros, señora». «Así todos los días, se llevan cada chasco... Si nos las siguen vendiendo como el oro, el año que viene estarán a 150 la media docena. Así no hay quien compre». El puesto de Angel, en la plaza de España, está abierto entre diez y doce horas. 

Pero los fines de semana toca guardia: «Eso sí que es negocio. Salen de las salas de fiesta a las cuatro de la madrugada y les apetece algo calentito. Se ponen las botas».

La novedad de la temporada se llama «mogollón»: nada menos que 500 pesetas de castañas, un cucurucho gigante donde entran ni se sabe cuántas. «Lo compran sobre todo las pandillas de estudiantes o de noctámbulos, pero lo que sigue mandando es la docena. Yo tengo preparados ya los cucuruchos, bien colocaditos y sobre la lumbre». A Pepe Jaraíz, el castañero por excelencia, le parecen un camelo ésta y otras moderneces: «Que se cuenten las castañas una a una y que se vean todas, bien hermosotas». «Que no me vengan ahora con la gaita de un sindicato de castañeros o queriéndome quitar el puesto». 

«Que yo me me he ganado esto con muchos sudores y aquí me quedo, con mi "burra"». Y en su «burra» trabajan también su mujer y algún que otro hijo. Así, por lo menos, puede regalarse el lujo de dar un paseo de cuando en cuando. Aunque sea para acercarse al banco y dejar el dinero. Pepe se pierde en los túneles del metro de Callao mientras intenta recordar socarronamente aquel dicho que le escuchó alguna vez a su madre: «Lo que yo saco con castañas, mi marido lo pierde con el nabo. O algo así».

26 junio 2015

El rey Miguel de Rumanía y su cara de asesino

La última vez que ví al rey Miguel de Rumanía, hace cuatro años, aconteció una pequeña anécdota que en estos momentos torna para mí un especial significado. Su Majestad vive en un sencillo chalé, parecido al de tantos otros de sus vecinos, en la localidad suiza de Versoix, a una decena de kilómetros del aeropuerto de Ginebra. La conversación -privada- con la familia real se prolongó, y de repente reparé que iba a perder mi vuelo de regreso a Madrid. 

Como tenía que estar inexcusablemente al día siguiente en España, expuse que debía abandonar la reunión e intentar llegar al aeropuerto, para lo cual había que solicitar un taxi. 

«No se preocupe -me contestó el rey, al verme apurado- mi hija menor le acompañará. Y seguro que llega a tiempo. Ya ve que vivimos casi al lado del aeropuerto. Por si llega el caso...» Acabé, por cortesía, la frase: «Por si llega el caso de volver a Bucarest». Sonrió melancólicamente: «Sí. Por si llega ese caso». Pues el caso ya ha llegado. Leo en un periódico de Madrid -escribo el martes 26- que ayer, día de Navidad, el rey Miguel, acompañado de su esposa, Ana de Borbón, asistió a una función religiosa en la iglesia ortodoxa más cercana a su residencia. 

A mi modo de ver, hubiera tenido que asistir al oficio celebrado en la catedral de Bucarest. Hace cinco días, la reina Ana encabezó a un centenar de manifestantes que clamaron ante la embajada rumana en Berna por la libertad. Hace tres días, fue la princesa Margarita, la propia hija mayor del rey Miguel, quien encabezó otra manifestación.

En sus últimas declaraciones a la prensa, el mismo rey Miguel, pocas horas antes de la caída del clan Ceaucescu, subrayó que la situación no podía continuar y que él estaba dispuesto -como siempre lo había estado desde su forzada abdicación, en 1947- a servir a su país. No dijo a reinar, ni a ocupar un puesto cualquiera en el gobierno de una Rumanía libre. Dijo «a servir». Por eso me extraña que el rey Miguel no haya tomado un avión en el aeropuerto vecino para presentarse en su país. Quizás altas razones de Estado le obliguen a esperar. 

Quizás no pocos rumanos le hayan recomendado calma. Me he fijado que muchos de los integrantes del gobierno libertador pasan de la cincuentena. Ellos, o sus padres, recordarán sin duda que, si bien un retorno de la monarquía al país balcánico no es asunto prioritario, Miguel I -el más antiguo de los exiliados rumanos- representa, en estos momentos de ausencia de legitimidad política, un poder histórico que fue obligado, bajo presión de las bayonetas soviéticas -y esto es literalmente exacto- a alejarse de la Rumanía construida por su dinastía, con el pueblo, en menos de cien años. 

Porque Rumanía -pocos los recordarán- se emancipó del yugo turco con un príncipe de Hohenzollern-Sigmaringen, predecesor de Miguel, a su frente. Un príncipe alemán que el país balcánico eligió precisamente para que representase a una realeza de cuna indisputada ante las grandes familias autóctonas que se hubiesen despedazado entre sí en el caso de que cualquiera de ellas hubiese primado sobre las demás. 

Miguel I, que en el exilio ha mantenido siempre la más perfecta dignidad y corrección, tiene el mismo derecho que cualquier otro exiliado a regresar.

Quienes le admiramos y le queremos -aunque no caigamos en la cortesanía- confiamos en que su aparente duda en estos momentos críticos se deba a razones de Estado que se nos escapan (aunque resulta significativo que el nuevo país haya sido rebautizado simplemente Rumanía y no República de Rumanía). 

Mi amiga rumana Nicoleta Franck, una de las mejores periodistas de su país en el exilio, me comentó en cierta ocasión: «Ceaucescu ha intentado borrar hasta el recuerdo de nuestro rey. Han sido suprimidos en los libros de textos escolares las referencias a su reinado y los de sus antecesores, como si no hubiesen existido. Pero es dudoso que los rumanos hubiéramos conseguido la unificación si no hubiésemos contado con la conciencia que ellos nos dieron de la fuerza que significaba la unión de todas las provincias. 

Ceaucescu ignora que no se pueden borrar cien años sin que la historia se vengue». La historia se ha vengado. Y la historia exige ahora que Miguel cumpla con su deber, como rey o simple ciudadano. Le tocó reinar con los nazis y con los comunistas. Se deshizo hábilmente de los primeros -hecho que el elemento ultra, vencido en la guerra, jamás le ha perdonado- y tuvo que contemporizar con los segundos hasta que no pudo mantener la independencia de la corona. En su exilio, Miguel ha sido un testigo acusatorio de la dolorosa servidumbre a que su pueblo se vio reducido. 

Primo hermano de nuestra reina doña Sofía -como hijo de Elena de Grecia, hermana del rey Pablo-, el antiguo monarca rumano tiene ahora la obligación de cooperar, desde la propia Rumanía, como uno más entre sus compatriotas distinguidos, a la reconstrucción del país unificado antaño por sus antepasado y destruido por la tiranía. ¿O acaso será que el rey no se fía del nuevo gobierno porque teme que, como decía el protagonista de El gatopardo: «Algo ha de cambiar para que todo siga igual»?

24 junio 2015

Hohenlohe la vieja aristócrata glamourosa

Existe un apellido en Marbella que con sólo decirlo representa respeto, glamour y actitud emprendora. Ése es Hohenlohe. No en vano a esta vieja estirpe aristócrata se le adjudica el acierto de haber apostado por el pueblo costasoleño cuando éste era apenas un varadero de pescadores y no una red imantada de fortunas planetarias. El más conocido de sus miembros fue Alfonso de Hohenlohe, que catapultó la repercusión mediática de este destino turístico situándolo en el mapa mundial desde una base de operaciones llamada Marbella Club.

No fue este emplazamiento hotelero, por el que pasaron famosos de todo el mundo durante décadas, el único negocio certificado con el escudo de armas de la familia (veáse por ejemplo también el Sanlúcar Club de Campo) y que resultó felizmente exitoso con los años. En este caso se recuerda el de los vinos de Parchite (Ronda) del Cortijo de las Monjas, en los años ochenta, cuando el príncipe teutón se afanó por desarrollar tintos, en una tierra andaluza donde nunca antes habían triunfado este tipo de caldos. El tiempo le dio la razón y hoy día Ronda, por su especial orografía, tiene decenas de ‘chateaux’ que funcionan con gran predicamento comercial, sobre todo en el extranjero.

Este éxito promotor no ha eximido nunca a los Hohenlohe de una doble faceta descrita magistralmente por Óscar Wilde en su comedia La importancia de llamarse Ernesto, donde un mismo personaje, en este caso perteneciente a una misma saga familiar o del mismo apellido, interpretaría la honestidad, la discreción y el trabajo, y otro el faranduleo y la crapulamanía más irrredenta. Así llegados a esta segunda década del siglo XXI el apellido Hohenlohe ha perdido distancia con la promoción de esta tierra pero no descendientes que siguen llevando estas bipolaridades por bandera.

De hecho Sandro Gamazo, sobrino nieto de aquel Hohenlohe inquieto que revolucionó la Costa del Sol, quiere recoger ahora el testigo de su carácter emprendedor y en el pueblo limítrofe de Istán, donde conserva la finca de Los Llanos de Belvís, introducir el primer aceite ecológico del litoral, sacado de unos olivos de una variedad genuina y no catalogada que rodean su espectacular palacete. El nombre de esta marca vendría prestigiado de fábrica con referencia a su bisabuela ‘Piedita’, condesa de Belvís de las Navas y llevaría el nombre de Belvís de las Navas.

Conseguiría con ello consagrar un apellido con empresas ajenas a la promoción inmobiliaria o automovilística, y desmarcarse de primos tan habituales en las noticias de sociedad y de la frivolité como su primo Hubertus Hohenlohe que lo mismo se gana las portadas de todo el mundo por fotografiar a una modelo libanesa desnuda en los Juegos de Invierno de Sochi, que es cantante pop en Austria o único representante del esquí alpino de México.

22 junio 2015

Mejora tu sexo comiendo bien

Desde la fatídica manzana, el ser humano tiene claro que la comida puede ser el más tentador de los prolegómenos. Independientemente del valor afrodisíaco de algunos alimentos, una cuestión en la que entra también la fe, lo cierto es que el placer que se obtiene de un plato no solo es multisensorial (nos entra por los ojos, el olfato, el gusto...) sino que conecta de manera particular con el erotismo. 

Ambos, comida y sexo, se relacionan directamente con la supervivencia de la especie, aunque los hayamos reelaborado desde la cultura de maneras bien distintas: mientras que la comunicación del erotismo es complicada, disponemos de un amplio y sofisticado vocabulario relacionado con la gastronomía. A través de la comida hablamos (también) de sexo. Un buen plato puede abrir la puerta de la alcoba y facilitar una reconciliación o una conquista.

Decía el gastrónomo Néstor Luján que "la cocina es una de las formas más civilizadas de la sensualidad". El chef madrileño Andrés Madrigal ha sido uno de los pocos en profundizar en esta cuestión desde múltiples frentes: su libro Placeres de alcoba (ed. Punto de lectura) no solo recoge recetas para elevarnos en todos los sentidos, sino que las conecta con clásicos de la tradición literaria y poética universal (Shakespeare, Marguerite Duras, Ovidio, Casanova...), en la que erotismo y comida han ido muchas veces de la mano. 

"Come bien y amarás mejor", aconseja el chef. "Cocinar es arte, y todo lo que rodea al arte nos produce sensaciones de placer o de sentimiento. La comida nos puede ayudar a disfrutar del momento erótico con más delicadeza, aunque pienso que cocinar para la persona querida ya es un gran componente a nuestro favor." 

La chef mexicana Martha Ortiz también entiende la sensualidad "desde la preparación y la intención", pero va un paso más allá. La propietaria de Dulce patria se atreve a señalar la receta erótica por excelencia, comparable a un orgasmo. Se trata del mole negro: "Gracias a su profundidad, sientes que 50 ingredientes te revientan en la boca".

20 junio 2015

Haz el mejor test del verano

1. ‘El Litri’ ha sido elegido por la edición americana de la revista ‘Vanity Fair’ como uno de los 50 hombres más elegantes del mundo. ¿Qué familiar podría haber influido en esta elección?

A.- Carolina Herrera, su mujer, es bloguera de la publicación.

B.- Reinaldo Herrera, su suegro, es editor de moda en la revista

C.- Miguel Báez El Litri, su padre, le legó sus trajes de chaqueta.

2. Antonio Banderas vuelve a ser un hombre soltero pero ya se le ha atribuido un ‘affaire’. ¿Con qué actriz y por qué?

A.- Estuvo de copas con Helen Mirren.

B.- Bailó la lambada con Kim Basinger.

C.- Coincidió en Cannes con Sharon Stone.

3. ¿Dónde están pasando sus vacaciones los Duques de Cambridge?

A.- En Magaluf, para dar buen ejemplo a sus compatriotas.

B.- En Balmoral, haciendo compañía a la reina Isabel II.

C.- En el Caribe, para que Kate pueda hacer top-less.

4. Borja Thyssen se ha reconciliado (al fin) con su madre, pero tiene otro problema...

A.- Hacienda le investiga por no tributar en España.

B.- Le han retirado el carné de conducir por dar positivo en un control de alcoholemia.

C.- Ha descubierto que algunos de sus cuadros eran falsos.

5. Por cierto, ¿cómo se llama el yate (con obras de Gauguin a bordo) con el que la baronesa está cruzando el mediterráneo?

A.- ‘Heini Forever’

B.- ‘Mata Mua’.

C.- ‘Picassiana’.

6. Ibiza se ha convertido en el epicentro estival de las ‘celebrities’ internacionales. ¿Qué altercado ha ocurrido entre dos de ellas?

A.- Orlando Bloom le pegó un puñetazo a Justin Bieber.

B.- Leonardo DiCaprio discutió con Scorsese en su yate.

C.- Lindsay Lohan insultó (otra vez) a Paris Hilton.

7. Y ya puestos, ¿cuál ha sido el evento que ha reunido a más estrellas en la isla?

A.- Las fiestas patronales de Sant Antoni.

B.- El cumpleaños de Riccardo Tisci, director creativo de Givenchy.

C.- La fiesta benéfica organizada por Angelina Jolie.

8. Estos días Merkel puede lucir tipazo en la playa. ¿Cuántos kilos perdió con su dieta en tres meses?

A.- 10.

B.- 12.

C.- 5.

9. Vayamos con la Familia Real. Los Reyes siguen fieles a Mallorca. ¿Dónde han llevado de excursión a la Princesa Leonor y la Infanta Sofía?

A.- A Formentera.

B.- A la Sierra de la Tramontana.

C.- Al puerto de Sóller.

10. Doña Sofía no ha veraneado con el Rey en Marivent pero no le falta la compañía de...

A.- Pilar de Borbón, su cuñada.

B.- Pilar Eyre, su biógrafa.

C.- Irene de Grecia, su hermana.

11. Por su parte, Doña Elena prefiere hacer deporte con sus hijos en...

A.- La Granja.

B.- El Valle de Arán.

C.- La sierra madrileña.

12. La despedida de Don Juan Carlos fue analizada con lupa. ¿Qué encontró LOC en su despacho el día de la abdicación?

A.- Un frutero regalado por su amiga entrañable Corinna.

B.- Un busto de la reina Sofía.

C.- Un ejemplar de la Constitución.

13. Esta primavera hemos perdido a un soltero de oro. Felipe de Suecia se casará con...

A.- Marie Bjorn, una científica que lucha contra el cáncer.

B.- La condesa Oleskana Putiyenska.

C.- Sofía Hellqvist, una ex modelo erótica y concursante de realities.

14. La Infanta Margarita es la hermana más marchosa del Rey saliente. ¿A qué concierto fue en Madrid en junio?

A.- Al de Raphael.

B.- Al recital de Plácido Domingo.

C.- Al de los Rolling Stones.

15. ¿Qué reconciliación nos ha sorprendido hace unos días?

A.- Eva González y Cayetano Rivera.

B.- Isabel Gemio y Nilo Manrique.

C.- Isabel Pantoja y Julián Muñoz

16. La inefable Olvido Hormigos ha sido madre a los 43 de una niña llamada Valeria. ¿Quién es el padre?

A.- Jesús, su marido carpintero.

B.- Un ex concursante de Hombres, mujeres y viceversa.

C.- Un Guardia Civil.

17. LOC adelantó en exclusiva que el juez Elpidio Silva ha encontrado el amor con...

A.- Eliana Camps, compañera de partido.

B.- María Teresa Campos, pero le dejó por Bigote Arrocet.

C.- Mercedes Alaya, la otra jueza estrella.

18. Siguiendo con los jueces, ¿qué otro magistrado sale con la abogada veinteañera Carolina Moreno?

A.- Baltasar Garzón.

B.- Santiago Pedraz.

C.- Javier Gómez Bermúdez.

19. Su saludable piel anaranjada no lo aparenta, ¿cuántos años cumplió en julio Giorgio Armani?

A.- 75.

B.- 80.

C.- 90.

20. La muerte de Di Stéfano dejó hundida en la pena a su polémica novia costarricense llamada...

A.- Nina Gómez.

B.- Bienvenida Pérez.

C.- Gina González.

21. Antes de ir a ‘Hable con ellas’, Henar Ortiz, tía de Doña Letizia, fue entrevistada por LOC. ¿Con qué político simpatizaba?

A.- Pedro Sánchez.

B.- Mariano Rajoy.

C.- Pablo Iglesias.

22. El festival gay Circuit está revolucionando Barcelona. Por cierto, ¿qué famoso deportista salió del armario hace un mes?

A.- Magic Jhonson.

B.- Ian Thorpe.

C.- Guti.

23. Al hilo de esto, ¿quién encabezó este año la lista de los homosexuales más influyentes de LOC?

A.- Iñaki Oyarzábal.

B.- Fernando Grande-Marlaska.

C.- Pedro Almodóvar.

24. Este verano está siendo escaso en cuanto a ‘top-less’. ¿Qué famosa fue pillada pero no se vendieron las fotos?

A.- Elsa Pataky.

B.- Penélope Cruz.

C.- Mar Flores.

25. María Teresa Campos y ‘Bigote’ Arrocet son la pareja sorpresa del verano. ¿Cómo le gusta a ella que le llamen?

A.- Edmundo, no por el Conde de Montecristo, sino por ser su nombre de pila.

B.- Piticlin Piticlin, en honor a sus tiempos en el Un, dos, tres...,

C.- Mostacho Arrocet, porque bigote se queda corto para su apostura.

26. A los magnates les gusta España, ¿dónde ha pasado sus vacaciones el mexicano Carlos Slim?

A.- Luarca (Asturias).

B.- Avión (Ourense)

C.- Hellín (Albacete).

27. Usted podría pasar unas vacaciones de lujo si compra la casa que un casi ‘royal’ tiene en Ibiza. ¿Quién?

A.- El tío de Kate Middleton.

B.- El primo de Máxima de Holanda.

C.- El hermano de Mette Marit.

28. ¿Qué presidente del Barça alquila su barco para amortizarlo?

A.- Joan Gaspart.

B.- Joan Laporta.

C.- Sandro Rossell.

29. En verano también hay desamor. ¿Qué pareja ha roto?

A.- Bustamente y Paula Echeverría.

B.- Paris Hilton y River Viiperi.

C.- Elsa Pataky y Chris Hermsworth.

30. David de Gea no vendrá a jugar la próxima temporada en la Liga. ¿Qué novia le espera aquí?

A.- Anna Simón.

B.- Edurne.

C.- Cristina Pedroche.

31. Por cierto, ¿qué otro futbolista y su pareja nos han sorprendido con sus pasmosas dotes para el yoga?

A.- Carles Puyol y Vanesa Lorenzo.

B.- Piqué y Shakira.

C.- Iker Casillas y Sara Carbonero.

32. Los Franco este año han pasado las vacaciones juntos, ¿dónde?

A.- En el Pazo de Meirás.

B.- Sotogrande.

C.- Ibiza.

33. Fue portada de LOC: ¿Qué princesa se ha visto obligada a compartir piso por la crisis?

A.- María Gabriela de Saboya.

B.- María Zurita.

C.- Beatriz de Orleans.

34. LOC descubrió el idilio de Benzema con una reportera de La Sexta. No se les ha visto en la playa pero, ¿quién era ella?

A.- Marta Riesco.

B.- Cristina Pedroche.

C.- Mamen Mendizábal.

35. Leer siempre es un buen plan en verano, hablemos de literatura: ¿Con quién mantuvo una disputa amorosa Vargas Llosa?

A.- Golpeó a Gabriel García Márquez por flirtear con su mujer.

B.- Rivalizó con Cela por el amor de Marina Castaño.

C.- Discutió con Susan Sontag por Annie Leibovitz.

36. La Duquesa de Alba está convaleciente, pero cuenta con Alfonso Díez para cuidarla. ¿Cómo la apodó él cariñosamente?

A.- Nenita.

B.- Porcelanita.

C.- Platita.

37. Cara Delevingne ha celebrado su escandaloso cumpleaños en...

A.- Cannes

B.- Hollywood.

C.- Ibiza.

38. Los Hilton van a emparentar con otra acaudalada dinastía gracias al enlace de Nicky con un...

A.- Guggenheim

B.- Rothschild.

C.- Mitford.

39. También se casa, de nuevo, Norma Duval. El elegido es...

A.- Matthias Kühn.

B.- José Frade (otra vez).

C.- Marc Ostarcevic (otra vez).

40. Massiel ha vuelto a la fiesta esta semana. ¿Dónde?

A.- En la verbena de la Paloma.

B.- En la Flower Power de Ibiza.

C.- En el yate de un armador griego.

41. Hay gente que no tiene problemas para elegir destino turístico. ¿Quién ha sido la actriz de Hollywood mejor pagada este año?

A.- Angelina Jolie.

B.- Sandra Bullock.

C.- Jennifer Lawrence.

42. Su madre es la protagonista del verano, pero ¿qué pasa con Terelu? ¿Con quién sale ella?

A.- Con un boxeador.

B.- Con un reputado escritor.

C.- Con un presentador.

43. Prince Pelayo ya no está con David Delfín. ¿Qué otro diseñador podría ser su suplente veraniego?

A.- Stéphane Rolland.

B.- Jean Paul Gaultier.

C.- Nicolas Ghesquière.

44. El trasero XXL de Kim Kardashian es uno de los protagonistas del estío. Por cierto, ¿cuántas hermanas tiene la diva?

A.- Cuatro.

B.- Ninguna.

C.- Siete.

45. Pilar Rubio y Sergio Ramos han presumido de su bebé estas vacaciones. ¿Cómo le han llamado?

A.- Iker.

B.- Sergio.

C.- Florentino.

46. Andrés Velencoso está como un tren pero no hace anuncios de Renfe sino que es la nueva imagen de...

A.- Teléfonos móviles.

B.- Café.

C.- Platanos canarios.

47. Ella formó parte de la realeza y ahora se ha teñido el pelo de rosa... ¿quién es?

A.- Antonia Dell’Atte.

B.- Rosario Nadal.

C.- Gunilla Von Bismarck.

48. A pesar de los kilos, Caritina Goyanes no se esconde en verano. ¿Cuál es la última técnica para adelgazar que ha utilizado?

A.- La dieta Dukan.

B.- La hipnosis.

C.- La esencia de frambuesa.

49. Por cierto, ¿para que utilizó Chabelita el dinero que ganó anunciando una dieta?

A.- Para ponerse pechos.

B.- Para pagarse un máster.

C.- Para irse de vacaciones.

50. Y finalizamos con una clásica: Ana Obregón. ¿Por qué no ha posado en bikini este año?

A.- Porque nadie le ofreció dinero.

B.- Porque está mayor.

C.- Porque es muy pudorosa.

18 junio 2015

Los sandinistas hostigados por la Iglesia

La revolución sandinista, que derrocó a un sátrapa odiado y odioso como Somoza, fue la última revolución aureolada en origen por lo más noble y romántico del mito revolucionario. Su comportamiento, franqueando desde el poder el camino a unas elecciones libres, la había «santificado» todavía más. Su caída, precisamente bajo el veredicto de las urnas, causa conmoción y, sin duda, sume en la melancolía y en la perplejidad a cuantos conservan el legado de una cultura política de izquierdas. La aplastante victoria de Violeta Chamorro y de la Unión Nacional Opositora (UNO) en las elecciones nicaraguenses supone un vuelco radical a todas las previsiones. A las previsiones, a partir de los sondeos, sobre el resultado de las elecciones. 

A las previsiones sobre el futuro del país, en buena parte fundadas en un triunfo del Frente Sandinista. A las previsiones, por cierto, de Felipe González, cuyos vaticinios favorables a Ortega han quedado desairados. ¿Pero por qué han fallado los pronósticos? Los sondeos que daban el triunfo a los sandinistas eran mayoritarios respecto a los que sentenciaban la victoria de la UNO. Los encuestados, probablemente, manifestaron su intención de voto bajo el miedo. 

Los sandinistas -hostigados por la cruz de la Iglesia oficial y por la espada de la contra- tenían su principal sostén en un sentimiento nacionalista que no ha resistido frente a la oposición del campesinado y al apabullante peso de la penuria económica, sin que la asfixia propiciada por los Estados Unidos o el deterioro provocado por el clima de guerra civil les hayan servido como eximentes. El derrumbe del comunismo en el Este habrá tenido influencia en los votantes más ilustrados, del mismo modo que la derrota sandinista va a poner cerco al numantinismo de Fidel Castro. Ortega ha asegurado que acata el resultado y que cede el paso a Violeta Chamorro, que, a su vez, se ha referido al momento de la reconciliación. 

Todo suena bien, pero las sombras amenazantes abundan por doquier. Chamorro verá cómo Bush derrama sobre Nicaragua los frutos del cuerno de la abundancia, pero la UNO es una coalición de fuerzas diversas sometida a tensiones internas. Idénticas tensiones surgirán entre los sectores, duros y blandos, del sandinismo, especialmente en el ejército que no aceptará fácilmente que la contra, aún con la cabeza visible de un civil, ocupe su lugar. Una cierta cooperación de gobierno entre la UNO y los sandinistas parece una solución utópica, dadas las enormes brechas, incluídas las personales, que se abren entre unos y otros. 

Violeta Chamorro, mujer de enrgía y coraje, quizá no tenga la dimensión de un gran gobernante capaz de navegar por mar tan proceloso, y bien pudiera haber focos sandinistas dispuestos a «echarse al monte», formando una guerrilla comunista, copia en negativo de la contra. Los sandinistas, además, no tienen que ceder un gobierno, sino que desalojar todo un aparato de Estado y desactivar su omnipresencia en el último rincón. Aquí reside la principal dificultad del tránsito.

11 junio 2015

El rey Juan Carlos y sus amigos italianos

El Rey Juan Carlos, amigo personal de Pertini, fue el primer jefe de Estado en enviar un telegrama de pésame a la viuda del fallecido, Carla Voltalina. El texto del telegrama enviado por el monarca español es el siguiente: «Al enterarme del fallecimiento de su querido esposo, al que me unía una entrañable amistad, quiero manifestarle el pesar de la Reina y el mío. Recordaré siempre, con enorme cariño, los momentos que tuve ocasión de vivir junto a él. Lamentamos profundamente la pérdida de un gran italiano y de un gran amigo personal y de España». 

Afectuosamente, Juan Carlos. El Rey don Juan Carlos mantuvo una estrecha relación de amistad con el veterano politico italiano, quien en diversas ocasiones mostró públicamente su apoyo a la figura del monarca español y tambien su respaldo a la plena integración en Europa de la España democrática. El ministro español de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, afirmó ayer que Pertini era un hombre muy popular, «en el mejor sentido de la palabra». 

«El ex presidente Pertini era muy amigo de los Reyes, con quienes recorrió las zonas más típicas y populares de Roma y de Madrid. Era un hombre muy querido por todos, y muy amigo de España», señaló. Según el ministro, la figura del ex presidente italiano fue de una «dimensión humana más profunda que la propiamente política». Fernández Ordóñez calificó al político fallecido de «modesto, inteligente, y con un gran sentido del honor».

04 junio 2015

El hormigón también tiene sensibilidad

«No habrá nunca una puerta. Estás adentro y el alcázar abarca el universo. Y no tiene ni anverso ni reverso. Ni externo muro ni secreto centro». J. L. Borges Nunca he conocido a nadie que haya concebido el hormigón con la sensibilidad estética, con la originalidad técnica y con la esencial naturalidad con que lo hace Eduardo Chillida. Durante muchos años he convivido con ese curioso conglomerado artificial, utilizado desde la antigüedad, que llamamos hormigón. 

Después de la guerra, desde niño, mi padre -que era un gran ingeniero- me llevaba a sus obras y a sus fábricas de hormigón. Me extrañaba entonces como Pablo, aquel, más que obrero, artesano del hormigón, colaborador de mi padre desde finales de los años 20 en que acabó su carrera de ingeniero de caminos, hablaba de aquella masa informe y ambigua. «Don Francisco -decía- este hormigón tiene demasiada calentura»... «este encofrado no lo abriga bien»... «este hormigón está arrebatado», como si de un ser querido se tratase. Fui aprendiendo poco a poco que el hormigón es un material vivo, desde el momento de su gestación hasta pasados varios siglos. Más tarde, he conocido y tratado personalmente, como alumno y como amigo, a Eugene Freyssinet y a Eduardo Torroja, los más grandes ingenieros del siglo en la técnica y creación de obras de hormigón. 

Durante 50 años, pues, me he relacionado con el hormigón, tanto en su fabricación directa, como en el proyecto de obras públicas, y en su estudio teórico y práctico. Si digo todo esto no es porque piense que al lector pueda interesarle mi experiencia, que no tiene demasiada importancia, sino para alabar, en la medida que puedo, la afirmación con que iniciaba estas líneas: nunca he conocido a nadie que haya concebido el hormigón con la sensibilidad estética, la originalidad técnica y la esencial naturalidad de Chillida.

A partir de su primera escultura, que fue hormigonada en 1972, y que colgamos bajo el puente de la Castellana, si no recuerdo mal, son doce las esculturas de hormigón que ha realizado Chillida. En todas ellas, desde aquella primigenia, para mí inolvidable, tanto por su belleza que se agiganta con el tiempo, como por su enorme valor simbólico, colaboré estrechamente con él, intenté ayudarle a alcanzar los misteriosos objetivos que anhelaba. Para ello hemos realizado a la largo de estos últimos 18 años, ciento de probetas, ensayos e investigaciones, acerca del hormigón, a través del camino soprendente que Eduardo me señalaba, confiado en su intuición y en el arcano de su arte. 

Decir que estas esculturas son de hormigón es decir bien poco. Aún considerando la armadura de acero como una constante, para relizar estas esculturas contamos, como mínimo, con seis conjuntos de elementos necesarios (cementos, áridos, cremas, dosificaciones, encofrados y tratamientos) con cuatro variables; al menos, cada uno de ellos. Combinadas estas posibilidades, obtenemos 4.096 tipos de hormigón. 

Entre estos miles, están los hormigones de las esculturas de Chillida. Sus características son extrañas, produciéndose un fenómeno parecido al que puede comprobarse con la mayoría de las esculturas de alabastro o acero-Corten que ha realizado. Este hormigón adquiere otra naturaleza, tiene una densidad que no viene en los prontuarios: así como una mala escultura puede transformar el bronce en un material blando, o en algunas esculturas griegas, el carbonato de cálcio desaparece para dar paso a una piedra oculta, transparente, musical, eterna. Este hormigón tiene una masa sujeta a leyes de gravedad todavía desconocidas, una resistencia que no se mide en Kg/cm2 sino más bien parecida a la de los grandes encajadores de la historia del boxeo. 

(Revista de Occidente. Enero 1976). Desde el formidable hormigón romano, son innumerables la variantes técnicas y estéticas del hormigón. A mi entender, no es ninguna exageración afirmar que Chillida es el exponenete máximo en cuanto a la creacción de un hormigón nuevo, con expresión estética propia, partiendo siempre de encofrados, áridos, arenas, dosificaciones, aditivos y tratamientos naturales. En cuanto a su escultura a Gijón, ¿qué podría añadir?, ¿cómo podría expresar lo que siento? Creo que es una de sus mejores esculturas, si no la mejor. La primera versión que me envió Chillida me dejó perplejo: bajo una elegante sencillez se ocultaba una misteriosa complejidad estética. 

Tuve a mi lado algún tiempo el pequeño original definitivo de hierro, y lo estudié detenidamente, como había hecho con sus anteriores modelos. Sin duda era una muy hermosa escultura, como cualquiera de las suyas, pero en esta había algo enigmático, como un vacilante espacio cerrado y abierto al mismo tiempo, desde lo profundo hasta lo más alto, pero cuya esencia no adivinaba. Ya oculta en su encofrado, antes de hormigonarse, en aquella hermosa colina de Santa Catalina, sentí la inminencia de una revelación. Una vez desvestida de su maravillosa envoltura de madera, se me apareció como un milagro.

A pesar de tantos años trabajando con Eduardo, a pesar de conocer aquella escultura, como todas las suyas de hormigón, desde las sutiles medidas hasta sus tripas de acero, había sido incapaz de percibirla hasta que la vi en su verdadera dimensión, en aquel lugar sagrado, y me introduje en ella. Con su pureza, con su intemporalidad, con su verdad al margen de toda novedad, con su potencia religiosa, como una gran «taula», esta escultura es un templo enfrentado a la vasta mar. De vuelta a Madrid, lo comenté con Antonio Lopéz, conocedor y admirador de la obra de Chillida. Inquieto por mi testimonio, a los pocos días fue Antonio a Gijón y de inmediato subió a la colina amurallada. Allí la vió, en silencio, en la noche. Volvió emocionado: al menos esta vez, no había exagerado en mis palabras. También para él, esta es la mejor escultura de hormigón de Eduardo. 

El mes siguiente visitamos juntos, los tres, la exposición de Velázquez en el Prado. En la escultura de Gijón no hay nada de espectacular o teatral, sino algo mágico y misterioso, y a la vez, una elegante y natural complejidad. En toda esta experiencia de Gijón, como en tantas otras esculturas suyas de hormigón, lo extraordinario para mí es que en Chillida, además de un maestro, encuentras siempre un camarada, un amigo verdadero.