01 marzo 2015

Marylyn Monroe no era tonta, pero se lo hacía


A Marilyn la encasillaron a pesar suyo en el papel de la rubia tonta, la secretaria que escribe a máquina con un dedo, la ingenua que sueña con el multimillonario que nunca llega. Por eso su imagen, antes de ser recreada por Hollywood, pertenecía al estereotipo de la dumb blonde habitual en el cómic y de la que el dibujo animado era también un fiel reflejo. 

En El sastrecillo valiente (1938) Mickey Mouse conoce a un «harpa cantante», una mujer fantástica mitad fémina, mitad instrumento musical, donde Disney se anticipaba ya a la imagen de la futura Marilyn. En cuanto al Hada azul de Pinocho (1940), es también un error el identificarla con la rubia actriz, que en aquella época sólo tenía 14 años y era prácticamente una desconocida. 

En este caso, la inspiración vino realmente de la actriz Evelyn Venable, aunque Disney estaba encantado años después con alimentar la leyenda de Marilyn diciendo a todos que «ella era su musa». Esta obsesión por el máximo símbolo del glamour en el cine, tiene mayor motivo de justificación en la voluble, vengativa, celosa y en el fondo inocentona hada Campanilla de Peter Pan (1953). 

Para crear al personaje, Disney utilizó a la actriz Margaret Kerry, pero en el diseño definitivo se encuentran algunos de los juveniles e incipientes ticks de Marilyn, que ya había popularizado para entonces su papel predilecto en pequeños cometidos de Amor en conserva, La jungla de asfalto y No estamos casados. Pero más lógico resulta el pensar que la verdadera fuente de inspiración para el mago del cine y los dibujantes de su factoría, fuese la pelirroja Evelyn Keyes, la hermana pequeña de Scarlett O'Hara en Lo que el viento se llevó, inolvidable y pícaro genio en Aladino y la lámpara maravillosa. 

En Evelyn, doblada en España con una peculiar voz chillona, se fundía toda la capacidad de Walt Disney para hacer animado cualquier sueño en technicolor.

TALLULAH BANKHEAD

Su voz ronca, su lengua viperina, su leyenda, hicieron de Tallulah Bankhead, la actriz de Redimida, El fraude, Entre la espada y la pared y Náufragos, un mito del cine, parodiado incluso por Jodie Foster en una de las canciones de Buggy Malone, nieto de Al Capone. Ella fue la malvada Cruella de Vd de Ciento y un dálmatas (1961) con sus pieles costosas y su mecha blanca en los cabellos, mientras que Dodie Smith servía como modelo del único personaje femenino del universo de Walt Disney que no por ser rematadamente malo, deja de ser divertido. Su energía de villana recuerda también en no pocas escenas a otra mala memorable, Viveca Lindfords.

EVA GABOR

La rubia Eva Gabor ha sido, al lado de Eddie Albert, la esposa de la serie de televisión Granjero último modelo durante muchos años. Pero en la pantalla grande, los papeles encomendados a las más pequeñas de las hermanas húngaras especialistas en matrimonios lucrativos, no ha tenido mucha relevancia. Walt Disney tenía debilidad por ella, debido según decía «a su acento tan europeo y a esos daaahling que prodiga y que son tan inimitables como los de su hermana Zsa Zsa». Por eso Disney le dio el papel de Duquesa, la melosa, ronroneante y sofisticada gatita de Los aristogatos (1970), y años después, fallecido Walt, sus Estudios le encargaron doblar otro personaje, la Mata Hari Bianca de Los Rescatadores, donde el papel de otra malvada memorable, Madame Medusa fue inspirado y doblado por una gran actriz trágica hoy desaparecida, Geraldina Page.

No hay comentarios:

Publicar un comentario