15 octubre 2014

Código descuento Wimdu

La cadena low cost Travelodge se jacta de los precios más baratos. Su hotel Valencia Aeropuerto ofrece habitaciones desde 20 €, (oferta que también tiene Wimdu), como el resto de establecimientos que poseen en España, Inglaterra, Escocia o Gales. Eso sí, que el hospedaje sea entre el 22 y el 30 de octubre, muy limitado.

Dos amigos insatisfechos con "los caros y fríos hoteles" fundaron esta página en 2011 en Berlín la página de Wimdu. Hoy, ofrece más de 300.000 alojamientos, lo que indica que la clientela está satisfecha.

HouseTrip, nació en el 2018 con el objetivo de simplificar los alquileres y ser una alternativa económica a los hoteles.

A través de su página web, los usuarios pueden alquilar pisos o habitaciones a particulares en otras ciudades para, por ejemplo, sus vacaciones. El precio, normalmente, es inferior al de los hoteles.

15 millones de huéspedes han encontrado alojamiento a través de Airbnb, según los datos ofrecidos por la propia compañía.

34.000 son las ciudades en las que un usuario puede encontrar alojamiento en el sitio wed de Airbnb. Por países, la cifra es de 190.

Una escapada para conocer los mejores balnearios de Karlovy Vary (que están en la República Checa) supone una inmersión en algunas de las mejores aguas medicinales de Europa, alojándose en palacios imperiales de postín. Desde 174 euros/ tres días.

Wimdu ofrece dormir en un castillo encantado o en el pueblo de Frankestein. ¡Muy terrorífico!. Además de tener para su clientela online código descuento Wimdu que te hacen un servicio.


La cadena Iberostar por otro lado ofrece programación de miedo el puente de Todos los Santos en varios de sus hoteles de Andalucía y Mallorca, desde 49 euros/noche, con media pensión.

13 octubre 2014

Código promocional Imaginarium

Las videocámaras sufren la presión cada vez mayor del móvil y las cámaras, pero modelos como esta Camileo S40 de Toshiba tienen recorrido. Graba en resolución Full HD con zoom de cinco aumentos y es extraplana. Puede llevarse en el bolsillo de una camisa y su pantalla de tres pulgadas es táctil.

Varios fabricantes han apostado recientemente por tabletas de ocho pulgadas, ligeramente más grandes que las minitabletas disponibles el pasado año, pero aun así fáciles de sostener con una sola mano. La Iconia A1 de Acer es una de las más potentes y económicas. Apuesta por una pantalla IPS de 7,9 pulgadas y formato 4:3 (similar en resolución al iPad Mini de Apple) y un procesador de cuádruple núcleo a un precio bastante ajustado. Viene con la última versión del sistema operativo Android.

Imaginarium, responsable del producto, lo pone a la venta este mes junto a tres aplicaciones pensadas para sacarle el máximo partido: Mis apuntes, Tap Writer y Movement. Además de las teclas, este accesorio incluye un lápiz compatible con pantallas capacitivas. PVP: 25 euros o 249 en un pack con la tableta.

La serie Sport de Sennheiser se renueva con modelos como estos PX 685i de diadema, pensados para los más activos. Tienen una increíble precisión acústica con un sonido potente y alto volumen. En negro o blanco.

Para amantes de las actividades al aire libre, los nuevos Oregon de Garmin son una combinación interesante. Mezclan la navegación satélite con una cámara de ocho megapíxeles. Cuentan con pantalla multitáctil de tres pulgadas y doble orientación, con una brújula de 3 ejes, acelerómetro y altímetro barométrico. Detecta la posición a través del sistema GPS y GLONASS y puede equiparse con varios tipos de mapas según la actividad.

Superpaquito es una tableta creada para los más pequeños de la casa, con aplicaciones y juegos pensados para estimular su desarrollo educativo y creatividad. Ahora tiene un teclado como accesorio. Este y otros juguetes educativos para niños es posible conseguirlos online con uno de los código promocional Imaginarium que ofrece a todos sus internautas.


El diseño del nuevo Aspire R7 de Acer es así de peculiar. El trackpad está situado sobre el teclado y la pantalla cuenta en el centro con una bisagra abatible. La combinación es una máquina increíblemente versátil que puede usarse en varias posiciones, como atril, como portátil convencional o como tableta. Tiene 15,6 pulgadas de tamaño y procesador Intel i5 o i7.

11 octubre 2014

Amaia Salamanca tiene mandíbula de hombre

"¡Define lencería!". El imperativo es de Amaia Salamanca a la estilista, que le está adelantando el contenido de sus maletas: noche, pieles y joyas; lencería y transparencias. Y a Amaia se le hiela el gesto: "¡Define lencería!": lleva la actriz a sus espaldas un pudor como adolescente, y no puede con él. Amaia Salamanca (Madrid, 1986) nunca soñó con ser actriz ni parecido, sino peluquera o mujer de la limpieza (sic), y su pasión primordial era el fútbol, el atletismo y los juegos de chicos. Nunca imaginó ser actriz y hoy lo es, una actriz hecha a sí misma y al revés. 

En sólo cinco años, su rostro es uno de los más populares del panorama actoral. Era una chica normal, muy guapa pero nada princesa ni por ello presumida; normal, que estudiaba dos carreras en la universidad pública por convicción, pero sin vocación alguna: Derecho y Administración de Empresas. 

Se apuntó a una agencia de modelos para ganar su dinero o su independencia, sin mayor pretensión. Pero hete aquí que la cámara le estaba esperando. De la foto y la publicidad pasó a la televisión (SMS, Sin tetas no hay paraíso, Los hombres de Paco…), de ahí, al teatro (La marquesa de O: exitazo) y fue princesa, lo nunca soñado, en el telefilme Felipe y Letizia. Resultó que era un animal dramático, y ella sin sospecharlo. 

Enseguida la ficharon para el cine (Fuga de cerebros, la película española más taquillera de 2009): su popularidad crecía y crecía, y Amaia sin pretenderlo, aún tímida, porque es la timidez lo que subyace en el buen actor por esencia. Por último decidió aprender lo que tanto éxito le reportaba: cinco años interpretando a base de intuición, esfuerzo y valor. Se marchó a Nueva York a vaciarse de la fama y apuntarse en una escuela internacional de interpretación. Está de vuelta: en Madrid, en la tele (su nuevo éxito, Gran Hotel) y en el cine (Paranormal Xperience 3D). Que sus dioses la protejan.

Pregunta. Se sentía intrusa en el universo de la interpretación (Fuga de cerebros, año 2009). ¿Ya pasó?

Respuesta. Sí, ha pasado con el tiempo. Me sentía intrusa por la forma en que entré en la interpretación, pero a base de trabajar y unir unos proyectos con otros, que es la mejor escuela, he logrado sentirme de otra manera.

P. Ese mismo año se subió a los escenarios de teatro sin haber tenido escuela, autodidacta, ¿ha sido un animal de escena?

R. Sí, he sido autodidacta, pero (se sonríe) no sé si era un animal de escena. Después del primer casting en el que me cogieron para interpretar, yo ya sabía que la suerte no lo era todo y que tenía que trabajar para suplir la falta de formación. Así que me fui poniendo retos, y éste del teatro fue uno más.

P. Hay que ser valiente para hacer teatro sin haberse formado, y encima le salió bien...

R. Me salió bien, sí, porque estuve muy arropada por Magüi Mira, la directora, que confió mucho en mí, me eligió y me dijo: "Tienes que hacerme caso en todo". Y también los actores se portaron genial conmigo, y fui aprendiendo día a día.

P. El pasado año lo deja todo y se va a Nueva York. ¿Se fue huyendo del pressing del mal llamado periodismo del corazón?

R. No, para nada huí. Llevaba cinco años trabajando mucho y me apetecía irme y respirar, y volver a Estados Unidos, donde ya había estudiado un curso, y vivir len a ciudad de Nueva York. Tampoco fui a buscar trabajo: fue un momento de relax.

P. En Nueva York sí estudió interpretación. ¿Con qué escuela? ¿No es difícil aprender de nuevo a interpretar cuando uno tiene ya su propio método, cuando ha sido autodidacta?

R. Estudié en el HB Studio, que es muy internacional. Y no es difícil, se trata de sumar lo que a ti te ha servido aunque nadie te haya enseñado, con una enseñanza nueva. Empezábamos por la mímica para terminar delante de una cámara, cuando esto era algo que yo ya había hecho; pero me faltaba lo primero, la base.

P. ¿Se podría decir que ha hecho la carrera al revés?

R. Sí, empecé por tele, luego cine y teatro, y terminé en clases elementales de interpretación.

P. Y ahora, de vuelta en Madrid y de vuelta en la tele, ¿cómo va a soportar el peso de la fama?

R. No me agobia, he aprendido a llevarlo, a estar en el punto de mira y soportar que hablen de mi vida privada. Te resta privacidad, pero es el precio que hay que pagar por aparecer en una serie semanal que funciona. Que la gente te reconozca es como un premio al trabajo bien hecho.

P. Amaia, el enunciado de la pregunta es una ordinariez pero espero se lo tome con humor: ¿qué le debe a las tetas del paraíso, o sea a sus propios atributos…?

R. (Sonríe) Le debo muchísimo a esta serie, fue mi trampolín y la recuerdo con muchísimo cariño, por el personaje, el equipo y las amistades que me llevé.

P. Y ¿qué supuso interpretar a la princesa Letizia?, ¿tuvo alguna reacción por parte de ella?

R. No, ni antes ni después. El guión se envió a la Casa Real, y se supone que gustó porque lo aceptaron. Cuando me lo propusieron, en principio, a mí me pareció una locura, pero era de nuevo un reto. Y me tiré de cabeza. La vio muchísima gente, pero no tuve ninguna reacción de ella, lo que me pareció una pena.

P. La verdad es que se parece bastante a la princesa, incluso más al natural que en la serie.

R. ¿Sí? (se ríe). Ahora ya estoy tranquila, pero cuando estaba dentro del personaje no paraba de gesticular como ella, moviendo las manos todo el rato. Realmente tenía a Letizia dentro, hasta que por fin me la pude sacar.

P. Pues qué agobio, dormir con una princesa dentro. Ha dicho que reconocía haber llegado hasta aquí gracias a su físico, ¿tan poco valora su capacidad dramática?

R. Sé que el físico tuvo que ver, pero no lo fue todo. Es verdad que a mis 20 años yo era una niña rubita, de ojos azules y demás, que daba muy bien el look que estaban buscando, pero no por ser una chica despampanante ni parecido, sino porque coincidía con los requisitos del personaje. Yo no había hecho nada más que un par de videoclips, pero como te he dicho antes, la suerte llega una vez y luego hay que trabajarla, que es lo que he hecho desde entonces: soy muy trabajadora y muy perfeccionista, en todo.

P. ¿Cuánto le gustaría que le dieran un papel de fea, tipo la Virginia Woolf de Nicole Kidman, escondida su belleza tras una nariz postiza?

R. Es como si una estuviera obligada hacer ese papel de fea para que la tomen en serio, es algo que no entiendo. Siempre pongo el ejemplo de Charlize Theron en Monster: tuvo que ponerse horrible y gorda para que le dieran el Oscar que nunca le habían dado. Yo creo que lo importante es ir haciendo papeles diferentes, pero no lo vas a hacer mejor porque el personaje sea feo.

P. ¿Va siempre en busca de géneros distintos, de ahí que ahora la veamos en una de miedo?

R. Sí, intento hacer géneros distintos. Nunca había hecho nada de terror, pero no soy yo la que da miedo, soy una de las víctimas. Es de terror y algo gore.

P. ¿Pasó miedo rodando?

R. Bueno, mientras ruedas tienes que llegar a un estado emocional de terror que es bastante chungo, la verdad.

P. También es verdad que siempre le dan papeles de mujer dramática e intensa. ¿Qué tiene esto que ver con su físico?, ¿por qué cree que caracteriza tan bien este tipo de mujer?

R. Creo que no tiene que ver con mi físico, pero sí es cierto que son mujeres sufridoras y luchadoras, y este punto dramático se me da mejor que lo cómico, aunque tampoco lo he probado mucho. Sí, tengo facilidad para llorar y emocionarme.

P. ¿Y con su vida, qué tiene que ver?

R. Intento darle un poco de Amaia a cada personaje; no me considero sufridora pero sí muy luchadora por lo que creo. Me encanta luchar por las causas perdidas: si uno se queda con lo fácil no llega a nada más.

P. ¿Cómo diría que ha sido hasta ahora su vida?

R. No podría destacar nada malo sino todo lo contrario: he sido una mujer muy afortunada en todo, tanto en lo personal y familiar como en lo profesional, todo todo todo me ha ido muy bien. Me da hasta un poco de miedo, porque pienso que la vida es como una montaña rusa y en algún momento tendrán que venir los malos momentos. Éstas son las dudas que rondan mi cabeza.

P. No pensó ser actriz, ¿ni siquiera fue un sueño infantil?

R. No, nunca lo pensé; mi vida siempre ha estado más relacionada con el deporte, con el fútbol, con los juegos de chicos. Fui muy poco chica de muñecas, de pinturitas. De hecho terminé estudiando Administración de Empresas y Derecho.

P. ¿Cuál era ese sueño?, ¿cómo se veía de mayor?

R. Pues iba por etapas, hubo un tiempo en que quería ser señora de la limpieza, eso le decía a mi madre, y tuve también mi momento peluquera. Pero nunca supe realmente qué quería ser, y me matriculé en estas carreras sin vocación.

P. Era una niña guapa, ¿consciente o no de serlo?

R. (Se ríe fuerte) Nunca me he considerado ni guapa ni fea, como mucho atractiva, pero por mi forma de ser y expresarme con mis compañeros y amigos, porque con el resto soy bastante tímida. Si pienso que me quieren poner lencería y trasparencias me da una vergüenza…

P. Una niña guapa que jugaba al fútbol y a todo tipo de juegos machotes, ¿tiene muy pronunciado el lado masculino?

R. Sin duda tengo un lado masculino mucho más pronunciado, tal vez por lo que he vivido todo con mi hermano, siete años mayor: él me ha inculcado sus valores y hasta me gustaba usar su ropa. O tal vez sea una cuestión genética. Sigo jugando al fútbol siempre que puedo, y veo muchísimo deporte, y también he hecho mucho atletismo, pero ahora no tengo tiempo para entrenar a diario.

P. ¿Le tienen miedo los hombres? A los hombres no suele gustarles las mujeres fuertes.

R. Siempre he tenido muchas más amistades masculinas que femeninas, me llevo mejor con los hombres. Pero es verdad que a la larga este tipo de mujer segura asusta un poco a los hombres, porque siempre quieren ser el hombre de la relación.

P. Alguna vez ha reconocido que sufre grabando escenas de sexo, ¿esto también se ha curado?

R. No, soy muy pudorosa, me sigue costando.

P. ¿Qué siente al saber que aquella escena de Fuga de cerebros (el polvo sobre la mesa de la cocina) ya ha sido visitado más de 320.000 veces en la net?

R. Estas escenas me imponen en el momento de grabar, o si tengo que verlas con alguien; pero cuando ya está hecho y no tengo que compartirlo con nadie, se acabó, ya no es mío.

P. Volvamos a sus comienzos: no se le había ocurrido esto del cine pero le llega a través de su trabajo como modelo. ¿Trabajaba para costearse sus estudios?

R. No, lo hacía por sacarme un dinerillo, mis padres siempre me han dado la mejor educación. Estudié en un colegio privado y me matriculé en la universidad pública porque yo lo decidí.

P. ¿A qué se dedican sus padres?

R. Son ópticos. Mi madre se quedó embarazada de mí y la echaron del trabajo, y mi padre decidió montar una óptica. Así que siempre dicen que yo nací con una óptica debajo del brazo.

P. ¿Le gustaría volver a los estudios donde los dejó?

R. Sí, para estudiar nunca es tarde, pero se necesita tiempo.

P. He leído que tiene un lema de vida que me parece como poco sabio: 'disfrutar trabajando'. ¿Es éste su verdadero lujo?

R. Tengo otros lujos, pero es verdad que disfruto trabajando y aprendiendo el porqué de todo.

P. ¿De qué otros lujos disfruta o le gustaría disfrutar?

R. Los básicos: la familia y los amigos. No necesito grandes lujos, sino pocas cosas y buenas.

P. Suele decir que no le gusta la moda ¿cómo se siente haciendo producciones como ésta?

R. No me disgusta, a todos nos gusta que nos pongan guapos. Pero es verdad que me cuesta más posar que interpretar. Soy muy práctica para vestirme: unos vaqueros o similar, algo fácil, rápido y cómodo.

P. Tengo entendido que aún le queda un gran sueño por cumplir, que sería una película de acción en plan Angelina Jolie...

R. Tengo ganas de hacer un papel de acción, conduciendo motos, peleando o similar, pero hay muy poco cine de acción en este país y menos aún con una mujer como protagonista.

09 octubre 2014

Whitney Houston no cantaba gritaba

Aretha Franklin. (Madrina de Whitney Houston). «No puedo ni hablar en estos momentos. Es tan impactante e increíble... No podía creer lo que estaba leyendo en la pantalla del televisor. Mi corazón está con Cissy, su hija Bobby Cristina, su familia y Bobby Brown».

Simon Cowell. (Magnate de la música) «Muchas personas que han sido premiadas en los Grammy le deben a Whitney gran parte de su éxito. Creo que, como pionera, se merece que la recordemos afectuosamente».

Lady Gaga. «Cuando escribí la canción 'Born this way' imaginaba cómo la cantaría Whitney porque yo no tenía la confianza suficiente para ser una estrella».

Mariah Carey. «Tengo el corazón roto por la noticia de la impactante muerte de mi amiga, la incomparable Whitney Houston. Siempre será recordada como una de las más grandes voces que se ha escuchado en la Tierra».

Larry King. (Periodista) «Cuando Whitney Houston cantaba no sólo cantaba, también sentía la canción. Cuando la conocí por primera vez, vino para una entrevista a mi programa y simplemente pensé: 'Guau. Tiene talento, belleza y gracia'. Es irreal cuando las personas mueren tan jóvenes».

Barbra Streisand. «Whitney Houston lo tenía todo: belleza y una magnífica voz. Qué pena que sus dones no le trajeran tanta felicidad a ella como nos trajo a nosotros».

Berry Gordy. (Fundador de Motown). «No sólo era una artista asombrosa, si no también una bellísima persona. Era muy inteligente y su conocimiento del arte musical era increíble».

Christina Aguilera. «Hemos perdido a una leyenda. Envío mis condolencias a su familia».

Clive Davis. (Productor y descubridor de Whitney Houston). «Estoy devastado por la pérdida de alguien que ha significado tanto para mí durante tantos años. Whitney estaba llena de vida... Ella estaba deseando actuar aquí esta noche [Davis preparaba una fiesta previa a los Grammy en los que Houston iba a actuar]. Amaba la música y le encantaba que esta noche se celebrase la fiesta de la música. Whitney era una persona maravillosa y un talento incomparable. Engrandecía el escenario con su presencia y ofreció muchas memorables actuaciones a lo largo de toda su vida. Whitney habría querido que la música continuara y su familia nos ha pedido que continuemos».

Tony Bennett. «La muerte de Whitney Houston es una tragedia. Era la cantante más grande que jamás he oído. La vamos a echar mucho de menos».

Sean John Combs. (Puff Daddy) «Whitney Houston tenía la voz más grande del mundo. Ella tenía un don divino. Escucharla cantar era una experiencia mágica, pero si no hubiera sido por Clive Davis, el mundo nunca habría conocido su milagrosa voz».

Rihanna. «No tengo palabras, sólo lágrimas».

Neil Portnow. (Presidente de la Recording Academy, organizadora de los Premios Grammy). «Era una de las más grandes cantantes pop de todos los tiempos. Deja un robusto legado musical a lo largo de tres décadas. Una luz se ha apagado en nuestra comunidad y por ello presentamos nuestro pésame sincero a su familia, a sus amigos, a sus seguidores y a todos los que han sido tocados por su voz».

Jermaine Jackson. (Hermano de Michael Jackson.) «Mis pensamientos están con la madre de Whitney, la cantante de gospel Emily 'Cissy' Houston. Imagino por lo que debe estar pasando porque nosotros hemos pasado por esto junto a mi madre y es muy duro sobrevivir a un hijo».

Quincy Jones. (Productor musical). «Su talento original era incomparable. La echaremos de menos muchísimo. Tengo el corazón roto por la noticia. Siempre lamentaré no haber tenido la ocasión de trabajar con ella».

Justin Bieber. «Acabo de enterarme de la noticia. Es una locura. Una con las voces más grandes acaba de morir».

Katy Perry. «Siempre te amaremos, Whitney. Descansa en paz».

Barry Manilow. «No puedo creer que Whitney se haya ido. Pasamos más de 20 grandes años juntos en Arista Records con nuestro amigo y mentor Clive Davis. Mi corazón está con su familia, con Clive y con todo el que conociera y amase a esta increíblemente talentosa y bella artista. Siempre la querré».

Smokey Robinson. «Conocía a Whitney desde que era sólo una niña y la quería. Ella era como de la familia para mí. Espero que la gente se acuerde de cosas positivas de ella, y no sólo de sus problemas. Todo el mundo tiene problemas. Whitney tenía una de las voces más bellas de la historia de la música».

Boy George. «Whitney ha muerto. Oh, Dios mío. Eras increíble. Espero que encuentres la paz».

Gloria Estefan. «Whitney fue siempre muy dulce conmigo. Tenía la esperanza de que pudiera superar sus problemas y vivir una vida feliz y tranquila. Estoy triste».

07 octubre 2014

A Elvis Presley lo querían las hijas y las madres

Tupé, guitarra en mano y con los zapatos de punta cargados de respeto y nostalgia hasta los topes. No hay duda de que hay idealismo en su discurso y que ya no quedan viejos rockeros como él, con título de rockabilly de los pies a la cabeza. Al menos ahora. Escuchándole hablar, recuerda y mucho al espíritu de los músicos de carretera americana, castigados por el sol, adeptos al whisky solo en vaso corto y a los pequeños escenarios de madera donde echaron a andar muchas décadas atrás.

Chris Isaak (Stockton, California, 1956) lleva más o menos 30 años de carrera, reconocimientos y pasión por lo suyo; el rock & roll, representante en vida de viejas glorias como Jerry Lee Lewis, Roy Orbison, Carl Perkins, Johnny Cash o «el más grande, Elvis Presley».

Por eso acaba de publicar su último disco, cargado de sonidos de antaño, de las grabaciones que pasaron por el inolvidable Sun Studio de Memphis, aquel que fundó Sam Phillips el 3 de enero de 1950 y que años después, tras el constante desfile de grandes estrellas de la canción, se acabaría convirtiendo en el lugar de nacimiento del rock & roll.

Beyond the Sun acaba de salir a la venta en España con un libreto de 20 páginas y 28 temas para no olvidar.

Pregunta.- Usted es un convencido, ¿pero cree que es cierto eso de que el rock & roll sigue vivo?

Respuesta.- Está más vivo que nunca. Es un género emocionante.

P.- ¿Por qué este momento en particular para este homenaje?

R.- Cuando empecé dejé claro que no quería imitar las canciones de Elvis sino hacer mi propia música, pero en este punto de mi carrera creo que he hecho lo suficiente como para sacar un homenaje así. Y si vienes a mi casa y me ves sentado con la guitarra, no me verás tocando Wicked game sino esta clase de canciones de los grandes maestros. Cuando empecé mi propia banda hace 30 años hice una lista de temas con los me imaginé saliendo al escenario. Y creo que son éstos más o menos.

P.- ¿Su intención era imitar a los clásicos o impregnar el disco con su propio estilo?

R.- Espero que me haya salido más con mi propio estilo. En mi mundo ideal quería que sonaran como fueron grabadas. Cuando acabé, le mandé una copia a Scotty Moore, el guitarrista que tocó con Elvis muchas de esas canciones, y me escribió de vuelta diciéndome que le había gustado. Menudo halago.

P.- Describa la sensación de grabar en los estudios Sun en Memphis. Debe ser imponente.

R.- Para mí fue muy extraño, porque llevo escuchando los discos de ese estudio desde que era un niño. Mi padre tenía 30 discos de Sun que escuchábamos sin parar. Después estaba boxeando en Japón, con 20 años, y escuché un disco del estudio de nuevo. Eso me cambió la vida. Cuando volví, sólo quería tener el estilo de Elvis y tocar esa música.

P.- ¿Hasta ese punto le marcó?

R.- Sam Philipps era mi ídolo, el tipo que conseguía el mejor sonido posible. Tenía pendiente hablar con él pero falleció antes de vernos. Después supe que, casi al final de su carrera, acabó diciendo en una entrevista que escuchaba mi música. Ya con eso, me puedo morir tranquilo.

P.- ¿Se siente parte de la historia de ese lugar?

R.- Espero que sí, aunque estoy seguro de que esos tipos serán siempre mucho mejor de lo que yo seré jamás. El nivel musical de Elvis es inalcanzable, de Jerry Lee Lewis, Roy Orbison, Johny Cash... quiero decir que la lista de gente que entró en esa pequeña habitación, sencilla, pero cargada de historia, es impresionante. Cuando entras, sientes la obligación de hacerlo lo mejor posible. En cuanto tocas unas pocas notas, el sonido te impresiona.

P.- Y de ellos, ¿se queda con Elvis?

R.- Hay una razón por la que le llamaban el rey. Era el de mejor apariencia física, el que mejor cantaba. Pero debo decir que si Elvis hubiera entrado en otro edificio, en otro estudio, no creo que hubiera funcionado. Le hubieran hecho cantar como Dean Martin, un tipo sureño de los 50 que hoy nadie recordaría. Hoy sería un desconocido y seguramente hasta estaría vivo.

P.- ¿Y de lo que suena ahora, fenómenos como Lady Gaga, qué opina?

R.- ¡Dios bendiga a Lady Gaga, es un genio! Dijo: me voy a poner un vestido cubierto de carne y la gente me va a fotografiar. Y lo entiendo, porque cuando me subo a un escenario me pongo trajes realmente estrambóticos, con espejos para que la gente alucine. Es parte del espectáculo. Su música es diferente de lo que hago, y me alegro, porque seguro que los que la siguen odiarían mi estilo. Creo que hay sitio para todos. Hasta Justin Bieber cabe, el niño lindo que las niñas adoran.

P.- ¿No ve una conexión entre Bieber y Elvis en lo del efecto instantáneo en las mujeres?

R.- (Risas) La diferencia entre Bieber y Elvis es que a él le adoraban las niñas, pero también sus madres, sus abuelas y los maridos también. Era un fenómeno que apelaba a todo el mundo.

P.- ¿Hasta dónde piensa llevar este disco?

R.- Es un plan muy simple, el de siempre, hacer todos los conciertos que pueda y tocar en bares, clubes de carretera, salas de conciertos. Me fascina actuar en directo. Es mi vida.

05 octubre 2014

Jennifer López la culona divorciada

Existen pocas cabeceras que combinen tan bien glamour y poder como Vanity Fair. La revista, fundada en 1913 y resucitada en 1983 por el grupo editor Condé Nast, lleva décadas citando en sus páginas de papel satinado a la crème de la política, la alta sociedad, la moda y la realeza de Hollywood.

Las puertas que normalmente permanecen cerradas a cal y canto se abren para recibir a Vanity Fair: Tom Cruise y Katie Holmes recibieron en su casa a la revista al estrenarse como padres y las dos Jennifers más famosas de Estados Unidos (Lopez y Aniston) compartieron su nuevo estatus de divorcées con la cabecera norteamericana. La revista que probablemente ostenta el récord de páginas dedicadas al clan de los Kennedy (uno de sus temas favoritos) adoptó al gran Christopher Hitchens y a su afilada pluma cuando éste se mudó a Estados Unidos y hace unos años reveló la identidad de Garganta Profunda, una de las fuentes del escándalo Watergate. La lista de méritos es larga. 

La edición española, capitaneada por Lourdes Garzón, desembarcó en 2008 con las mismas intenciones: sacar brillo y glamourizar a las celebridades nacionales y publicar reportajes de investigación. Tamara Falcó ocupa la portada de febrero de la edición española, mientras que George Clooney, Daniel Craig y Matt Damon comparten la americana.

Pero la leyenda de Vanity Fair no sólo se sustenta en sus artículos y relucientes exclusivas. Las imágenes creadas para la revista por algunos de los mejores fotógrafos del mundo forman por sí mismas un universo propio y único. Desde los albores de la revista, en los que Edward Steichen (el primer fotógrafo que firmó un contrato con Condé Nast) inmortalizó el glamour de Hollywood de los años 20 y 30 con una maestría y un misterio que todavía hoy quitan el hipo, hasta la actualidad: la revista ha encumbrado al olimpo del estrellato a fotógrafos como Annie Leibovitz y Norman Jean Roy, dos de sus más fieles colaboradores.

Una pequeña muestra de lo que esconden los archivos fotográficos de la revista puede verse hasta el próximo 2 de febrero en el barcelonés paseo de Gràcia, dentro de la exposición Hall of Fame. La muestra reúne un buen puñado de retratos que suman lo mejor de las dos épocas doradas de la revista: la que va de 1913 a 1935 -aquí, el protagonista es el blanco y negro de los locos años 20 y también de la Gran Depresión- y la que arrancó en 1985 -con Rob Lowe en su máximo esplendor- y termina en la actualidad, con los inevitables Justin Bieber y Lady Gaga posando ante el objetivo. 

Las baldosas octogonales de paseo de Gràcia tienen desde ayer como inquilinos provisionales a una jovencísima Drew Barrymore (etapa post- E.T) posando para George Hurrell en 1986 y a Scarlett Johansson y Javier Bardem recreando la escena inicial de La ventana indiscreta para Norman Jean Roy. Hay imágenes-icono, como los retratos de Colette, Charles Chaplin y Gloria Swanson de Steichen. 

Otras son más recientes, frescas y familiares para la retina española, protagonizadas por Luis Tosar, Tamara Rojo y parejas que no necesitan apellidos, como Pe y Pedro o Antonio y Melanie. «Mi intención era crear un equilibrio entre las dos épocas, entre el poder y el glamour», resume la comisaria, Debra Smith. «Creo que si observas a los retratistas, entre los que hay figuras como Bruce Weber, Edward Steichen, Nan Goldin, Man Ray o Patrick Dermachelier, es fácil llegar a la conclusión de que Vanity Fair elige a los talentos de cada época».

03 octubre 2014

Los Jonas Brothers y sus fans enloquecidas

A los 17 años no puedes beber alcohol, pero puedes formar un grupo musical, alquilar una sala de ensayos, grabar un disco, ir de gira (si tus padres te dejan) y dar conciertos... en los que no se puede servir más que agua y refrescos, eso sí. También puedes escribir canciones que firmarían una legión de adolescentes, emocionar a la chiquillería, tocar como si te fuera el alma en ello y alentar a una cada vez más nutrida troupe de fans dispuestas a todo (que se lo digan a los Jonas Brothers). Y de todo eso ya han empezado a darse cuenta Álex, Keko, Marcos y Guille. O, lo que es lo mismo, Bromas Aparte.

Tienen esa estética de pantalones caídos, calzoncillos de fantasía a la vista y Converse All Star que abunda en los institutos. Tienen la edad de las primeras novias, los primeros afeitados y de empezar a marcar musculatura en esos torsos de hombre todavía a medio hacer. Tienen pinta de consumirse en sus primeras dudas trascendentales y de pasarse el día entre la Play y el teléfono móvil, pero estos cuatro chavales lo que están haciendo ahora mismo es soñar con llenar la sala Orange Arena y «acabar sudando» en el concierto con el que presentan mañana en Madrid su primer disco: Perdiendo el norte.

Aunque Keko Díaz parece que lleva la voz cantante (al fin y al cabo es el vocalista del grupo además de tocar la guitarra), es el bajista, Guillermo Sanz, quien tiene que vencer esa perezosa vergüenza adolescente para explicar que la idea de formar un grupo nació hace unos años en el garaje de Keko, «cuando nos juntamos a finales de un verano y empezamos a tocar con otros dos amigos canciones de los grupos que nos gustaban. Fuimos componiendo nuestros temas... y Marcos llegó después de grabar nuestra primera maqueta. Antes de grabar la segunda llegó Álex».

Las letras de sus canciones, esas que dicen «y quiero contarte que anhelo tu boca, que te necesito, que no puedo a solas, que no soy tan grande como te decía», «las escribo casi todas yo», dice Sanz, «llevo casi cuatro años escribiéndolas. Las saco de cosas que me pasan y que quiero contar». En realidad, casi todos los miembros de Bromas Aparte sienten esa necesidad de poner por escrito sus desgarradas experiencias juveniles, como Álex, que es autor de Al despertar y El final, y Marcos, que puso letra a Volvernos a encontrar. «Las músicas las componemos entre todos, pero yo también quiero ponerme a escribir alguna letra... pronto», comenta Keko, que está deseando probar sus alas también ante los versos.

De entrada no se les ha dado nada mal ponerle nombre al grupo (que fue bautizado así en honor a un entrenador de fútbol bastante bromista que tuvieron Guille y Keko) y al disco y diseñar la portada, que fue cosa del ocurrente Álex.

«Ya teníamos título y buscábamos una idea un poco loca, así es que se me ocurrió que podíamos posar desnudos... así, perdiendo el norte o, al menos, la ropa», comenta el único integrante del grupo (guitarra y coros) que ya es mayor de edad. Pero que no cunda el pánico, que no se les ve nada que no hayan enseñado antes en una piscina: «Al final decidimos salir tapados con un celo», explica Keko.

01 octubre 2014

Mario Vaquerizo es marica y no lo niega

ALASKA. Este ha sido un año muy especial para los dos, pero particularmente para ti. Las actividades a las que te vienes dedicando desde que te conozco han cobrado otra dimensión desde el 'reality' para MTV.

MARIO VAQUERIZO. Siempre digo que nuestro programa para MTV ha supuesto un paso cuantitativo, que no cualitativo, a todo lo que vengo haciendo desde hace más de 10 años. Y yo encantado y feliz. Aun así he de reconocer que el mayor cambio que noto es la percepción que se tiene de mi persona una vez emitido el programa. Muchos no habían reparado en mí, otros me consideraban un borde y otros, directamente, tonto y oportunista (siguen pensándolo, aunque son minoría). Eso sí, estoy tan convencido de lo que soy y cómo soy que, aunque el efecto no hubiera sido tan positivo, yo seguiría igual de contento con la experiencia. Me he mostrado tal y como soy, con mis defectos y mis virtudes; mi incultura y mis gracias. Soy tal y como se me ha visto. Jamás he interpretado un personaje, ya que no soy actor... ¡¡¡de momento!!!

De todas las parcelas que abarcas ('manager', agente de prensa, periodista, colaborador televisivo y radiofónico, 'dj', 'rock star'), ¿qué es lo que más satisfacciones te da?

Todas. No quiero ser reiterativo, pero siempre manifiesto que tengo la suerte de vivir de mis aficiones; estas se han convertido en mi medio de vida y es lo mejor que le puede pasar a cualquier ser humano. Claro que existe un peligro: como no tienes la sensación de estar trabajando, acabas convirtiéndote en una working girl. Me temo que a ti te pasa lo mismo. Pero de veras que disfruto planificando lanzamientos de discos, discutiendo los contratos con las discográficas, escribiendo artículos (como muy bien sabes, el año que entra publicaré una colección de artículos). Los fines de semana soy feliz acudiendo a la Cope, donde colaboro desde hace más de tres años, y ya ni te digo cuando voy por los pueblos y ciudades de España a pinchar (eso sí, reconozco que tengo que currarme más las sesiones y aprender de una vez por todas a mezclar perfectamente). Con respecto a Nancys Rubias, sí es cierto que lo siento como el proyecto más personal y del que soy más dueño. Y con mi punto exhibicionista, que sabes muy bien que lo tengo. El grupo es la excusa perfecta para dar más rienda suelta. Las Nancys son fundamentales en mi vida y no podría pasar sin ellas; además, son tan obedientes… Aunque a veces ni siquiera pisen el estudio de grabación…

Teniendo en cuenta que eres hijo filosófico de Warhol, doy por hecho que la fama no te causa conflicto. Ahora que para ti se ha desbordado, ¿sigues encontrándola ventajosa?

La fama es ventajosa siempre, y como decía mi dios Warhol, efímera, como el pop. Es algo que tengo clarísimo. Ahora me siento como un Justin Bieber, pero con 37 años (que creo que es más sano, ya que la edad te permite contemplar las cosas con una serenidad que en la adolescencia no se tiene), pero soy consciente de que se puede acabar, y no me preocupa, porque la fama la siento y la vivo como un extra, un añadido que me encanta. Pero tengo tan establecida mi base laboral que el día que llegue uno más guapo y más joven que yo y se olviden de mí, no pasará nada. Mientras tanto, sigo a rajatabla el sentido de la profesionalidad que conlleva la fama…

Como 'manager' de Fangoria, estás acostumbrado al trato que damos a nuestros fans y me consta que, como agente de prensa, siempre procuras que tus representados queden en buen lugar. Al mismo tiempo, eres un 'fan-fatal' que no duda en pedirle una foto a sus ídolos. Entenderás que te observe atentamente para que te comportes bien.

Claro, es lo que me refería en la anterior pregunta y, sobre todo, que he aprendido de ti. Ser famoso significa ser un profesional y hay que tener paciencia para atender a todo el mundo, a firmar autógrafos y hacerse todas las fotos del mundo en un trayecto de menos de 10 m cuando paseo por la Gran Vía. No entiendo a esos famosos que dicen que no les gusta la fama. Pues que se dediquen a profesiones anónimas y ya verás como nadie les molesta… Uf, me ponen enfermo. Aunque a la vez también reconozco que yo me encuentro en un nivel mediático intermedio que lo hace más llevadero todo. Y en cuanto a los fans, te diré que hay que tratarlos bien, recibirlos y atenderlos, pero tampoco darle muchas alas, porque se vuelven locos. Claro que yo me muero por un autógrafo de Deborah Harry, pero si me recibe una vez en su camerino ya soy consiente de que no puedo quedarme allá más de cinco minutos… El fan a veces puede ser peligroso y tú lo sabes por experiencia. En el término medio está la virtud, como decía Aristóteles. Tanto en el fan, como en el famoso…

Háblame de tu sentido de la amistad. No conozco a nadie para quien sean más importantes sus amigos. Cuando nos casamos, dijiste algo así como «me caso con todos vosotros». He tenido que aprender a 'compartirte'.

No puedo pasar sin mis amigos. Soy muy de piña y sobre todo muy protector y a veces celoso con respecto a mis amigos. No te voy a decir que tengo millones de amigos (eso lo dejo para los locos de los Facebook y Twitter, por cierto aprovecho para decir que no tenemos redes sociales y que pasamos total de ellas), pero sí más de 10 o 12 personas que son vitales en mi vida y que procuro mimarlos y cultivarles… Tú eres más solitaria que yo, aunque creo que es algo que tú crees y en el fondo también eres amiguera, pero para llegar a mi nivel es algo difícil… La suerte que hemos tenido tú y yo es que compartimos los mismo amigos, así que te ha resultado más fácil tener que compartirme, ¿no crees? De todas formas procuro, aunque no lo creas, mantener un equilibrio entre nuestra relación y la de los amigos… Por eso nos escapamos a veces solitos a Londres, París o Ávila. ¿Te acuerdas de un documental que vimos de la relación entre Elvis y Priscila? La pobre decía que tenía que aguantar a todos los amigos de él en casa… Siempre bromeamos con eso, aunque cada día que pasa estoy feliz porque advierto que tampoco te importa tanto, ya que tus amigos son mis amigos…

Uno de los rasgos de tu carácter es el pragmatismo, siempre que algún amigo tiene mal de amores le recuerdas que nadie se muere porque le partan el corazón. ¿Te has planteado la vida sin mí?

Nadie se muere por nadie, eso lo tengo clarísimo. Pero en los últimos años, y más desde que siento que nuestra relación está más que establecida, sí me he descubierto que si rompiéramos lo pasaría mal. A día de hoy no me planteo una relación con alguien que no seas tú. Ojalá duremos toda nuestra vida el uno al lado del otro. Pero eso no está en uno. Una pareja es cosa de dos y, por mucho que se quiera, no se puede mandar en los sentimientos del otro. Es decir, que si te enamoras de otro chico, yo lucharía por ti, pero al final la decisión es tuya y yo, por más que quisiera, no podría hacer otra cosa. Ahí es donde sale mi lado pragmático: si alguien ya no te quiere, ¿qué te queda por hacer? Fastidiarte, llorar todo lo que quieras y empezar de nuevo solito… Aunque si esto me pasara sería la primera vez que me ocurriera, ya que, como muy bien sabes, tú eres mi primera novia formal en el sentido más clásico del término, siempre fui más de ligues, y tampoco mucho... Prefería emborracharme con mis amigos que estar por ahí de flor en flor, aunque eso sería porque no había encontrado a ninguna que me atrajera lo suficiente… Hasta que llegaste tú. Y ya sabes que hasta que no te conseguí, no paré… Querer es poder…

Una vez, la madre de un amigo con las bodas de oro cumplidas me dijo que el matrimonio debería ser un contrato que se revisa cada cinco años. Tú que estás tan acostumbrado a redactar contratos, ¿qué cláusulas nos pondrías en este momento?

Creo que el contrato tipo lo cumplimos a la perfección, por ambas partes. En ese aspecto no pondría ninguna cláusula. En estos momentos sólo diría que me gustaría incluir un nuevo anexo en el que se recogiera que volviéramos a recuperar los momentos de éxtasis de fin de semana que tuvimos al inicio, en el año 99, aunque ya han pasado más de 11 años y la edad pesa, y el querer comportarte como un eterno teeneager no sé si se puede mantener… Ah, y también un poquito de improvisación, pero eso es algo que no admitirías en ningún contrato…

Define un día perfecto.

Levantarme a las 6 o 7 de la mañana, hacer mis búsquedas en eBay.com y todocoleccion.net. Desayunar, sólo un café, ir al gimnasio durante un hora; trabajar, comer (poquito), finalizar la jornada laboral y salir a tomar una cerveza, si es verano, y si hace frío quedar en casa con amigos, y ya ponerme a cenar contigo solitos y ver nuestras series de televisión favoritas… También planificar nuestras jornadas laborales y en estos momentos empezar con la obra de nuestra nueva casa; redecorar, aunque sea mentalmente, y por fin inaugurar la biblioteca inglesa decorada por los cuadros que hemos adquirido del genio Juan Gatti. Si es fin de semana, salir el viernes noche, acostarme el sábado por la mañana, despertarnos por la tarde y pasar la noche tumbaditos en el sofá sin hacer nada. El domingo, ir al rastro, después picotear por ahí y hacernos un burger party mientras vemos Aída. Claro que al día siguiente nos arrepentimos por los kilos que hemos cogido. Aun así, te digo que a día de hoy siento que todo está en su sitio y está perfectísimo, a pasar de nuestras discusiones, que las tenemos, y nuestras peleas, aunque, si las comparo con las de otras parejas, son más bien pocas. Es que me cuesta mucho trabajo enfadarme, pero cuando me enfado ya sabes cómo me pongo.

Tú y yo somos muy especiales y nunca aceptamos que nos presten ropa para una fiesta o unas fotos. ¿Cómo ha sido para ti esta experiencia excepcional como modelo en un editorial de moda?

Lo llevo mejor que tú… Sí es cierto que esta sesión es excepcional, ya que nunca aceptamos estilismos, pero no nos podíamos negar… Me divierte mucho el hacer fotos de este tipo, y de lo que más contento estoy es de que, a pesar de algunas licencias, hemos aparecido muy naturales. Me explico: todos salimos posando porque es lo que hacemos cuando estamos entre amigos. Todos los amigos que aparecen en estas fotos hablan nuestro mismo idioma y tienen el mismo concepto que nosotros de lo que es ser natural: posar por encima de todo. Lo pasé realmente bien a pesar de la pelea que tuve contigo al negarte a posar al lado mío con un abrigo de piel. Después, en casa, te expliqué lo que pensaba y accediste (eres muy generosa) y posamos con el genio Fabio McNamara, aunque tu pose demuestra tu repulsa al uso de pieles, pero me veo tan guapo... Además, tenemos nuestro retrato oficial con Fabio. Un sueño más cumplido.

Como agente de prensa acostumbrado a trabajar con los medios darás la importancia que tiene a salir en la portada de esta publicación, donde los hombres aparecen de forma muy especial.

Para mí es un regalazo. Tú ya tienes con esta tres portadas YO DONA; para mí es la primera. Además, sólo se concede a un hombre una vez al año; la anterior se lo dieron a Dani Martín, uno de mis chicos favoritos, así que ya puedo presumir de estar a la altura de uno de lo chicos más deseados de este país. Lo que me gusta en este caso , es que se la den a un hombre como yo, que para nada es estándar ni en lo físico ni en la forma de mostrase al público. Así que, no puedo dejar de agradecerlo. Además, mi madre ya no se preocupará tanto por mí y dirá: «Pues tampoco lo está haciendo tan mal el niño». Ya sabes que ella sufre mucho por el qué dirán y este tipo de cosas ella lo vive como un reconocimiento social.

¿Qué les dirías a día de hoy a todos aquellos que no daban un duro por nuestra relación?

Que me parto y que me mondo (como dice el Luisma de Aída, uno de nuestro personajes favoritos de la televisión). Jamás entendí ese ensañamiento con el que, hasta en círculos cercanos a nosotros, mostraron nada más conocer nuestra relación. Tampoco me importaba mucho, ya sabes que paso total de las envidiosas y tontas. A día de hoy creo que jamás me han perdonado que robe el corazón a una de las chicas más totales de este país, con todo lo bueno y todo lo malo… Ya en serio, el sentimiento de autorreafirmación constante es lo que más está en mi vida en los últimos años y comentarios dañinos, e incluso invenciones o especulaciones, más que ofenderme, me reafirman. Debemos de ser muy importantes, cariño, para que pierdan el tiempo escribiendo acerca de nosotros, ¿no crees?