04 septiembre 2014

Frente a la comida cada persona es un mundo

No hay dos personas iguales frente a la comida, debido a que cada genética y psique son un mundo", asegura Teresa Muñoz del Toro, experta en psiconutrición. Por eso, cuando se trata de perder peso y, sobre todo, de no volver a ganarlo, las soluciones estándar no funcionan. Pensemos: ¿cuántos de los que el año pasado se apuntaron a la Dukan han recuperado ya todos los kilos perdidos? 

Son mayoría, ¿verdad? Da igual el nombre de la dieta de moda en cuestión (alcachofa, Montignac, alcalina, Zona...), en un porcentaje altísimo, estos planes de adelgazamiento acaban fracasando porque se basan en pautas generales, supuestamente adaptables a cualquiera. Y la realidad es que todos somos diferentes: tenemos necesidades dispares y lo que funciona en un organismo puede resultar perjudicial en otro.

La clave, según la doctora Paula Rosso, de la Clínica M+C, radica en "individualizar: que sea la dieta la que se adapte a los condicionantes físicos y psíquicos de cada persona, y no a la inversa". No es la única en pensar así: cada vez son más los expertos convencidos de que sin personalización no hay victoria. De ahí que, frente al aluvión de regímenes prêt-à-porter que aterrizan cada temporada para, por lo general, no ser seguidos más allá de una operación biquini, los sistemas de adelgazamiento punteros (y también los que comienzan a mostrar un mayor índice de eficacia a largo plazo) apuestan por la Alta Costura. 

Se trata de diseñar soluciones capaces de acoplarse como un guante a nuestros personalísimos e intransferibles condicionantes dietéticos que, a juicio de los especialistas, son fundamentalmente de dos clases: genéticos y psicológicos. A continuación desgranamos tres modelos –la psiconutrición, el coaching nutricional y la nutrigenómica– con un punto en común: defienden que lo primero es poner cara a los enemigos particulares, es decir, a esos factores que a cada cual le dificultan la tarea de alcanzar y perdurar en unos estándares de peso saludables.

El régimen es el que tiene que adaptarse a los condicionantes físicos y psíquicos de cada persona, y no a la inversa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario