26 julio 2014

Los vestidos de novia de Lucía Botella

La moda nupcial alicantina presente de la mano de Pepe Botella en la cita más importante de la industria del Sí quiero, la Barcelona Bridal Week. La diseñadora Lucía Botella presenta una colección rompedora con una novia muy elegante pero vanguardista.

Escoger el vestido es una de las tareas más importantes de las novias. Porque si hay una verdad que no pierde fuelle cuando te enfrentas a uno de los eventos más estresantes de tu vida es que si eres mujer, y no tienes de dama a la Carbonero, serás la protagonista de ese día. El novio, pieza clave, sin pena ni gloria pasa de soslayo. En mayo, uno de los meses preferidos para darse el sí quiero, la industria nupcial ahueca alas y se concentra en Barcelona. Este fin de semana se ha celebrado la Barcelona Bridal Week en la ciudad condal. Allí se han presentado las últimas tendencias de las firmas más importantes, entre ellas, la alicantina Pepe Botella.

Probablemente, muy atenta habrá estado Angelina Jolie, que después de unos cuantos años e hijos con Brad Pitt, la pareja se dará el sí quiero, próximamente. Es muy fácil que la Lara Croft de Tomb Raider lleve ese día un vestido made in Spain. Y es que, según los datos de Fira Barcelona, presentados con motivo de la Barcelona Bridal Week, una de cada diez novias del mundo se casa con un traje diseñado y fabricado en España. Para la diseñadora Lucía Botella, que está al frente de la firma, que fundó su padre hace 50 años, junto a su hermana Carmina, las claves son básicamente la calidad y el diseño: "las diferencias entre las novias españolas y el resto son importantes. Son vestidos más cargados, con repujados. Nuestros diseños gustan mucho a nivel internacional y cada vez se demandan más, por algo será…". Además, añade que "el mercado nacional se está sesgando y hay que abrir fronteras. Estamos trabajando mucho sobre el mercado internacional, de hecho próximamente nos introduciremos en el estadounidense".

Pepe Botella está presenté en Sudamérica, toda Europa, en Rusia, donde tienen mucha aceptación, de ahí que entre las nuevas incorporaciones, presentadas en Barcelona, estén las estolas de visón en blanco y verde empolvado fruto de una colaboración con Miguel Marinero. Y Japón, también, es un mercado importante para la firma, donde el inconveniente salvable con el que se encuentran, según la diseñadora, son las medidas, allí inferiores a la media.

En cuanto a las tendencias de la nueva colección White & Pure Apple de Pepe Botella destacan los volúmenes en las faldas, las espaldas desnudas con escotes bajísimos pero, sobretodo los vestidos transformables: colas y faldas de quita y pon para lucir un vestido diferente en la fiesta (como el que luce en la fotografía la modelo Anastasiya Ruzhystska, de la agencia Studio 04). Además, las nuevas líneas muestran una novia más vanguardista: con bolsillos, camisas combinadas con faldas voluminosas o estolas. Y la palabra de honor, el escote que veía siendo más elegido por las novias, queda en segundo plano . En cuanto a tejidos, destacan los encajes, chantilly, mikados de seda, tules y gasas.

El tipo de boda, civil o religiosa, según Lucía Botella debe determinar el vestido ya que asegura que "la novia de Iglesia debe ir más sobria, más puesta y la civil se puede permitir innovar más. Pero, esto va en el estilo de cada novia".

En cuanto a la elección del vestido, la decisión más importante de la novia, puede llegar a ser muy complicado. Lucía cuenta que ha visto novias que "cuando se han probado el vestido han sabido que era el suyo y se han puesto a llorar. Pero, hay otras que se prueban y prueban y les cuesta mucho porque no saben realmente lo que quieren". Tanto que la diseñadora recuerda el caso de una joven que llegó a probarse 120 vestidos. Esto es excesivo y roza la locura. Pero, sin duda, la elección es emocionante y uno de los mayores placeres de la carrera hacia el altar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario