02 julio 2014

Jane Fonda se ha pasado la vida buscando millonarios

Jane Fonda ha encontrado en Ted Turner, un magnate americano, el hombre con el que casarse, después de haber superado sus dos fracasos anteriores. A sus 55 años, Jane respira tranquila. Ha encontrado a un hombre maduro, de buen porte, encantador y tierno, que pasea con ella por la playa de Santa Mónica. Jane, después del desamor, vuelve a vivir un cuento de hadas, mientras mira su mano, en la que luce un soberbio ópalo rodeado de diamantes. 

La actriz, con una fortuna de más de cien millones de dólares, quería elegir una nueva existencia, pero no dejando que algún «mal encarado» se aprovechara de su apellido o dinero... Además, a diferencia de otras compañeras de profesión, ella ya había probado las sensaciones de tener como pareja a un chico joven, algo así como Lorenzo, un jugador de fútbol italiano. Ni con Roger Vadim, su primer marido -tuvieron una hija-, ni con Tom Hayden, el segundo, estuvo tan feliz, serena y equilibrada. 

«Estoy en pleno otoño y me siento más joven que cuando tema 25 años». Ted y Jane han sido novios secretos durante algunos meses y ya se ha empezado a hablar de fechas de boda. Richard Gere ha guardado celosamente su vida privada hasta que el mundo entero se ha enterado de que él es el afortunado novio de la fantástica Cindy Crawford. Una versión moderna de Marilyn Monroe, calificada como la imagen de los noventa. El actor ha tenido suerte: por un lado, tras varios años de fracasos cinematográficos, vuelve a lanzarse con dos películas de gran éxito en cartel... 

Por otro, tiene por novia a la modelo más sexy de Nueva York. Quizá a Cindy le gusten sus cuarenta años, sus gafas, su pelo canoso y sus tejanos deslucidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario