08 julio 2014

Entre la vida y el sueño

Un año de transición. Un año de espera, pero de espera terrorífica.

Si el festival de cine de Sitges tiene algo claro es que su apuesta por el fantástico tiene que ser cada vez más decidida; también, que su carácter de festival internacional ha de ser cada vez mayor. 

Pero hasta que estas voluntades se concreten en 2005, a la espera de recuperar sus fechas tradicionales, esta noche el Festival Internacional de Cinema de Catalunya abrirá las puertas de una nueva edición que, si bien no contará con demasiadas estrellas -más allá de las que acompañarán al Fantasma de la ópera-, sí propondrá unos cuantos títulos interesantes. 

Entre ellos, Sky captain and the world of tomorrow, filme que inaugurará el certamen con una propuesta que combina la animación con los personajes de carne y hueso: ahí estarán, sin ir más lejos, Gwyneth Paltrow y Jude Law.

Pero no será ésta la única atracción del certamen que ya ha vendido 12.000 entradas y que, como siempre, tiene en la escudería del cine oriental uno de sus puntales: Angel Sala, director de Sitges, sonríe al anunciar que, precisamente, son dos títulos orientales -Howl's moving castle, de Hayao Miyazaki, triunfadora en Venecia; y Old boy, de Park Chan-Wook- los que más interés han despertado entre el público.

Pero si japoneses y coreanos pisarán fuerte, Hollywood contará con unos cuantos títulos de interés: ahí estará Birth, nueva interpretación -y con polémica- de Nicole Kidman; también la revisión de Johny Deep del padre de Alicia en el país de las maravillas, Finding neverland; o The final cut, con Mira Sorvino y Robin Williams. Más críticas, pero también norteamericanas, son Team America, September tapes y Confederates States of America.

El cine europeo -que al terminar Sitges entregará sus premios en Barcelona- también estará ampliamente representado con cintas como Code 46, de Michael Winterbottom o las francesas Arsène Lupin y Les revenants.

Entre las novedades de este Sitges destaca también la apertura de una Sales Office en la que productoras y distribuidoras catalanas podrán presentar sus productos a los compradores internacionales.Y es que Sitges, si bien ha de apostar fuerte por el fantástico, también deberá ser aparador de la producción catalana: en esta edición destacan, cómo no, The machinist, de Filmax, pero también Febrer, de Sílvia Quer, Sévigné, de Marta Balletbó-Coll, y la nueva cinta de Albacete y Menkes, Entre vivir y soñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario