06 abril 2014

Chicas LOEWE

Este lunes, el empresario hostelero Pedro Trapote posó sonriente con dos bellas jovencitas enhebradas a sus brazos en el photocall del estreno de la obra de su amigo Pedro Ruiz: No estoy muerto, estoy en Callao. El encuadre sorprendió porque la foto no se la hizo, como es habitual en él, con su esposa, Begoña. Sino con una morena y una rubia...

Pero no piensen mal. No se trata de una estampa rollo Jesús Gil en el jacuzzi con dos mamma chicho a su vera; Pedro Trapote se retrató con sus queridas sobrinas Lucía y Micaela González, las hijas veinteañeras de Mar García-Vaquero, hermana de Begoña.

Y ahora no vuelvan a pensar mal. Estas chicas, aunque compartan apellido con su padrastro, Felipe González (70 años), no son hijas del ex presidente del gobierno. Lucía y Micaela, que declinan con amabilidad hablar con este suplemento interesadas en mantener su perfil bajo en los medios, son fruto del primer matrimonio de Mar García-Vaquero (54 años) con el médico Francisco Javier González Polo, tesorero de la Sociedad General de Reumatología, especialidad que ejerce con éxito desde hace años.

Por su físico y estética, ambas jóvenes podrían confundirse con unas Briandas o Mirandas más del panorama de gente guapa de la capital, pero nada más lejos. Tienen carreras muy prometedoras ajenas a los focos, aunque es cierto que son muy trendies en cuanto a indumentaria. Micaela lucía en el estreno del otro día en la Gran Vía un pañuelo de Loewe, posiblemente incautado del armario de su madre, y Lucía se enfundó un jersey oversize y gafas de pasta.

Sin embargo, las hermanas no son dos chicas sin oficio ni beneficio que ficharía, por cierto, Loewe para sus campañas.

Lucía, la más mayor de las dos, tiene 28 años y estudió Publicidad y RRPP. Trabaja en el sector y está muy interesada por la moda. Algunas de sus marcas favoritas son Marchesa, Balenciaga, Tiffany, Chanel, Yanes... Y Nelsy Chelala, peletera amiga de su madre. Porque Mar García-Vaquero no sólo parte peras con diseñadoras de la gauche caviar como Elena Benarroch, cuyos actos en su nueva tienda de la calle Zurbarán no suele perderse.

Nelsy habla con La Otra Crónica sobre Lucía y Micaela, dos chicas muy cariñosas y serias que le han echado más de una mano a cambio de nada en los outlets de prendas de piel de su firma. «Las niñas son increíblemente normales, inteligentes y discretas. Nadie las reconoce. Me extraña mucho que hayan posado en un photocall. Lo habrán hecho para apoyar a un amigo. Son trabajadoras, siempre pasan desapercibidas. Me ayudan a veces en la tienda porque la moda les divierte y distrae».

La peletera canaria es íntima de Mar García-Vaquero desde hace tiempo. «Para mí, es más que una clienta. Es ejemplo de discreción, inteligencia y bondad. No es ninguna fantoche. Nada que ver con otros parásitos encumbrados que hay ahora (...). Conozco a toda la familia. Las niñas se llevan fenomenal con su padre, el médico, le quieren muchísimo. También quieren mucho a Felipe González».

Amiga del nadador David Meca, la hija de Ramón Calderón (ex presidente del Real Madrid) y Dani Arigita, novio actual de Elena Tablada, Lucía González García-Vaquero es una chica muy activa en las redes sociales. En Facebook, por ejemplo, ha manifestado su gusto por películas como Sex and the city y Love Actually. También se ha pronunciado en contra de ETA y ha pulsado al me gusta de páginas de grupos musicales como La Quinta Estación. Asimismo, se ha adscrito a divertidos grupos como Siempre que voy de rebajas acabo en nueva colección, Taxistas que te suben el volumen cuando saben que te gusta una canción o El efecto orgásmico de quitarte los tacones tras una noche de fiesta.

Micaela, por su parte, es más reservada en las redes y tiene su perfil de Facebook blindado al público. A sus 24 años, ha estudiado Periodismo y consiguió una beca para hacer prácticas como redactora en la agencia Colpisa. Fan de Steve Jobs, durante cinco meses rotó por las secciones de sociedad e internet de la agencia del Grupo Vocento. «Es una chica de carácter, le echaba muchas horas. Lo hizo tan bien que, después de tres meses, le ampliaron el contrato de becaria dos meses más». En la redacción de Colpisa pudo escribir buenos reportajes, teniendo en cuenta su escasa experiencia dada su juventud, acerca de, por ejemplo, Alfred Hitchcock, Jennifer López e incluso Toya, la madre classy del programa ¿Quién quiere casarse con mi hijo?

Bastante más pequeñas que sus hermanastros, los hijos de Felipe González (Pablo, David y María), Lucía y Micaela hacen una vida normal en Madrid, la misma que cualquier chica de su edad. María González, hija del ex presidente, también ha rechazado con elegancia hablar sobre las hijas de Mar García-Vaquero. «Apenas las conozco, y además, me parece una frivolidad pronunciarme sobre esto. Nunca he salido en los medios por voluntad propia».

Con Pablo González, otro de los hijos del socialista, le ocurre a La Otra Crónica tres cuartos de lo mismo. «Si alguien posa en un photocall no significa que quiera salir en los medios. No entiendo vuestro interés».

Reacción parecida con este suplemento tiene la también educadísima Begoña García-Vaquero, esposa de Pedro Trapote, el causante, con la mejor intención de apoyar a su amigo Pedro Ruiz, de que la prensa se interese por sus sobrinas. «Gracias a Dios, pasan desapercibidas ante la prensa. Además, ellas son muy poco dadas a eso. No les interesa salir en las revistas. Mi hermana le tiene mucha tirria a los medios», comenta Begoña al otro lado del teléfono, preocupada por el contenido de este reportaje y con intención de evitar la popularidad de Lucía y Micaela.

Una pena la superdiscrección de la flamante esposa de Felipe González, porque es de una belleza comparable a la de Alicia Koplowitz y varios redactores de La Otra Crónica dan fe de ello, ya que es frecuente verla acudir a varias citas de la jet con su melena rubia bien peinada al viento.

¿Han nacido, pues, dos nuevas estrellas en el firmamento mediático? Pues no. Otra pena para LOC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario