18 marzo 2014

A ellas les gustan los pagafantas

¿Diría usted que el futbolista Cristiano Ronaldo es un hombre gracioso? A primera vista, ni siquiera sus seguidores más incondicionales lo calificarían de ello , pero en algún recóndito lugar de su persona debe esconderse una faceta divertida que es la que le ha permitido conquistar a la guapísima modelo Irina Shayk. O, al menos, eso es lo que ella dice: "Mi hombre ideal tiene que tener sentido del humor y ser inteligente y elegante". Y, como su relación con el futbolista parece ir viento en popa, debe de ser verdad eso de que Cristiano consigue alegrarle el día a la belleza rusa.

Otra supermodelo, Cindy Crawford, también se deja seducir por medio del humor, pues como ha reconocido recientemente se sintió atraída por su marido, Rande Gerber, debido a su carácter divertido: "No es el típico payaso de la clase, pero de vez en cuando dice algo que realmente me hace reír", asegura.

Por su parte, Selena Gómez, la novia de Justin Bieber, también confiesa rendirse ante un hombre gracioso: "Justin siempre me cuenta cosas muy divertidas. Es genial y hace que se me caiga la baba". Si seguimos buscando podemos encontrar numerosas declaraciones de féminas guapas y famosas enamoradas de hombres graciosos. 

Claro que siempre nos podría quedar la duda de si el atractivo reside realmente en el humor o en factores como el dinero o el aspecto físico. El escritor y consultor de comunicación José Hermida, autor de Confucio y la máquina de café asegura que "estas mujeres famosas que dicen que lo que le piden a un hombre es sentido del humor están diciendo la verdad, sin duda alguna. 

Y no son solo ellas; no hay más que echar una ojeada a los sitios web dedicados a la búsqueda de pareja para comprobar que las mujeres, cuando buscan una relación seria, señalan que el posible compañero debe tener sentido del humor".

Pero, ¿es lo mismo ser un hombre gracioso que tener sentido del humor o que ser divertido? El psicoterapeuta Raúl Padilla, del gabinete psicológico Psicantropía, de Madrid, opina que "hay que diferenciar claramente entre estos conceptos. Gracioso es alguien que hace gracia y puede rozar el ridículo; quizá haga reír a las mujeres en situaciones puntuales, pero ellas no lo ven como un hombre válido para el papel de padre de sus futuros hijos, y debemos recordar que lo que está buscando la mujer es la mejor carga genética para la procreación".

Entonces ¿qué es lo que quieren las mujeres? Según Raúl Padilla, "buscan a un hombre divertido y ameno, pero que pueda dominar una situación. Y el humor puede lograr esto, pero no el humor absurdo, sino el humor inteligente. Divertido sería alguien capaz de seducir, y gracioso sería alguien que provoca la risa. El gracioso puede caer en el ridículo, es el pagafantas, el mejor amigo de las chicas, el más querido por ellas, y el que no liga con ninguna".

No hay comentarios:

Publicar un comentario