26 enero 2014

Las camas más cómodas que existen

Hasta hace relativamente poco las camas de hotel tenían una función sobre todo decorativa, que marginaba casi por completo las características del colchón, la calidad de las sábanas o la altura de las almohadas. Hace 10 años se produjo la revolución cuando Westin presentó su Heavenly Bed, una cama enteramente blanca, ni muy dura, ni muy mullida, con un colchón con revestimiento acolchado diseñado a medida, tres sábanas de lujoso algodón, una manta de plumón, un edredón con funda blanca y cinco almohadas distintas. El éxito fue tan grande -ya se han vendido más de 30.000 camas y 100.000 almohadas- que la mayoría de grandes cadenas ha desarrollado su propio modelo.

La francesa Accor utiliza MyBed, un producto flexible que se puede disfrutar en cualquiera de los establecimientos Sofitel; más tarde, Sol Meliá lanzó su cama DreaMax que ya tiene seguidores incondicionales. Otras cadenas como Four Seasons u Orient Express prefieren mantenerse oficialmente al margen de este movimiento, insistiendo en que no necesitan de una cama propia, al utilizar las mejores del mercado. ¿Y qué vida tienen? "Los datos sobre la renovación de este tipo de mobiliario hablan de un cambio de colchón a partir de las 1.500 o 2.000 room nights (noches ocupadas). En tiempo esto se traduce entre cinco y siete años", explica Carlos Díaz, vicepresidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos y director general de Expansión de AC Hotels.

Recientemente inaugurado, los clientes que han estrenado sus camas han dormido sobre colchones Simmons, cuyas dimensiones varían según la habitación (King Size, 2x2 m; Queen Size, 1,8x2 m; Twin, 1,20x2 m). Para que la experiencia sea de lo más agradable, la ropa de cama la firma Quivera y es de algodón egipcio con un gramaje de 450 gramos y un acabado extremadamente suave. No dispone de carta de almohadas porque su filosofía no pasa tanto por la variedad, sino por una selección de calidad, que en este caso aporta la casa Ploh.

No hay comentarios:

Publicar un comentario