18 junio 2013

En la Cartuja reinó la longitud

El Gran Premio Diputación de Sevilla, el más importante que se celebra en España al aire libre, ofreció un puñado de magníficas marcas. La prueba de salto de longitud se convirtió en la reina de la tarde-noche. Dominada por el estadounidense Eric Walder (8,26), hizo ingresar de golpe a dos jóvenes españoles en «el club de los ocho metros». Y, por añadidura, holgadamente. Yago Lamela alcanzó los 8,18 con un viento excesivamente favorable. El registro, que le valió el segundo puesto, no será homologado. En condiciones legales llegó a los 8,14. Raúl Fernández logró 8,17.

El sevillano Fernández, de 20 años y subcampeón mundial junior en 1996, realizó la tercera mejor marca española de todos los tiempos. Yago Lamela, también de 20 años, la cuarta. Nunca al aire libre habían saltado ocho metros dos españoles en la misma competición. Ambos abren unas extraordinarias expectativas para el Campeonato de Europa de agosto y, sobre todo, para el futuro.

Otro joven español, José Redolat (22 años), se apuntó los 1.500 con 3:36.90.

Fermín Cacho fue sexto en un 3.000 ganado por el marroquí Salah Hissou (7:36.97). Era el duelo más esperado de la reunión por el palmarés de ambos y el africano se impuso con claridad con una marca de 7.36.97, la mejor de la temporada que ahora arranca a nivel mundial. La carrera se rompió a dos vueltas para el final.

La sueca Ludmila Enquist se impuso en los 100 vallas (12.72) y el húngaro Balasz Kiss lanzó el martillo a 81,67.

Algo más de tres mil personas asistieron a esta decimoquinta edición del Gran Premio Diputación de Sevilla, que contó con un presupuesto de unos 73 millones de pesetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario