04 junio 2013

Eastwood es ya un pistolero viejo

Dos películas alejadas de los estereotipos de la América triunfalista, el atípico western Sin Perdón, de Clint Eastwood, y el delicado drama británico Howard's End, de James Ivory, han acaparado este año la mayor parte de las nominaciones para los Oscar (nueve cada una), dadas a conocer ayer en Beverly Hills por los miembros de la Academia de Hollywood. Ambas se perfilan como las grandes triunfadoras en la ceremonia de entrega de premios que se celebrará el próximo 29 de marzo, seguidas de otras películas de poco presupuesto o de corte inusual, como la política The Crying Game, o la satírica El juego de Hollywood. 

La selección de películas que este año concurrirán a los Oscar indica que el cine independiente y de denuncia, cuando es buen cine, puede imponerse a las grandes superproducciones y a las campañas multimillonarias de los grandes estudios de Hollywood. Clint Eastwood ha conseguido nueve nominaciones, entre ellas a la mejor película, mejor director y mejor actor, con su Sin perdón, un alegato contra la violencia ambientado en el Oeste de finales del siglo XIX. La película, dirigida, producida y protagonizada por el propio Eastwood, supone un giro radical en la trayectoria del actor y puede convertirse en el gran triunfo de su carrera cinematográfica. 

Conocido por películas de corte puramente tradicional como El Bueno, el Feo y el Malo o Harry el Sucio, Eastwood ha llevado al cine, a sus 62 años, la historia de un pistolero viejo que no puede escapar a su pasado. Un guión hecho a su medida que, al parecer, también responde a los gustos del momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario