25 mayo 2013

Casamiento de travestis

El transexual brasileño Luis Enrique Da Silva, de 34 años de edad, conocido artísticamente como «Walkiria», contrajo matrimonio civil ayer en Gijón con Mercedes Estrada Sardina, de 25 años, informa Efe. Este es el primer matrimonio entre un travesti y una mujer que se produce en España. La boda, que despertó gran curiosidad en la región asturiana, atrajo hasta el Palacio de Justicia gijonés a varios centenares de personas que vitorearon a los novios tanto a su entrada al juzgado como a su salida, ya convertidos en marido y mujer. Mercedes Estrada, que lucía un vestido blanco adornado con una gran cola, rompió la tradición y llegó a las dependencias judiciales antes que el novio, que se retrasó media hora.



Este retraso y la orden de busca y captura que al parecer pesa sobre Luis Enrique al haber caducado su permiso de residencia en España, desataron los nervios de la novia que mientras aguardaba la llegada del novio repetía sin cesar: «Aquí he venido a casarme y no me voy hasta que lo haga». La pareja afirmó desconocer la supuesta situación de ilegalidad en la que al parecer se encuentra Luis Enrique, y negaron haber recibido notificación oficial en ese sentido. La llegada al Palacio de Justicia gijonés de Luis Enrique Da Silva, natural de Sao Paulo, cuyo aspecto físico es el de una mujer, fue acogida con aplaudos por los familiares y amigos de la pareja, así como por los curiosos que llenaban los pasillos de la primera planta de los juzgados. Momentos antes de celebrarse la boda, los novios afirmaron que «nos casamos por amor. Llevamos un año viviendo juntos y nos va muy bien, por lo que queremos formalizar nuestra situación». 

Tanto Luis Enrique, que se mostraba extremadamente nervioso y no podía articular casi palabra, como Mercedes, negaron que con esta boda intenten buscar publicidad para adquirir una mayor cotización en el mundo artístico, al que ambos se dedican. Asimismo, indicaron que con la boda no persiguen el permiso indefinido de residencia para el novio, como se ha rumoreado desde algunos sectores, y que ahora obtendrá al estar casado con una española. A pesar de lo insólito de este nuevo matrimonio, Mercedes reconoció ilusionada su intención de tener hijos, ya que Luis Enrique, pese a su exhuberante aspecto, no se ha sometido a ninguna operación de cambio de sexo.

Actuaron como testigos en la ceremonia la madre de la novia, María Luisa Sardina, quien afirmó que se encontraba encantada con la boda de su hija y que no veía nada anormal en ella, y un amigo de la pareja, Ignacio Ribeiro, compañero de trabajo en la sala gijonesa donde actuan cada noche Luis Enrique y Mercedes. La boda estuvo a punto de ser suspendida ante el gran revuelo que existía en el interior del Palacio de Justicia, que retrasó y dificultó la celebración de las otras ceremonias que tuvieron lugar ayer. Pero la gestión del abogado de la pareja ante la titular del juzgado número 1 de Gijón, Concepción Escudero, consigió que finalmente se realizara. La salida de los novios de las dependencias judiciales estuvo acompañada del tradicional lanzamiento de arroz. La pareja pasará su luna de miel en Brasil, donde Mercedes conocerá a la familia de su marido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada