29 abril 2013

Olivia Wilde no ve el momento de parar

Neoyorquina con doble nacionalidad (la otra, irlandesa), acaba de saltar a la gran pantalla tras su paso (emocionante) por la serie House. A sus 26 años, es la protagonista femenina de Tron Legacy, la continuación chez siglo XXI del título de culto Disney de los años 80. En el filme, la actriz se codea con la estrella de entonces, Jeff Bridges, como más adelante lo hará con Harrison Ford (en Cowboys & Aliens) o Hugh Jackman (en Butter). Dice que no, pero es posible que este papel cibernético y fluorescente la saque de las sombras para millones de espectadores en todo el mundo.

Periodista. Confiese: ¿sabía algo de 'Tron' antes de lograr el papel?

OLIVIA WILDE. La película se estrenó dos años antes de que yo naciera, así que me era un tanto ajena... En realidad, no la había visto entera hasta conocer a Joe [Kosinski, el director]. Pero entonces me di cuenta de que las imágenes, el concepto, me sonaban. Sientes que ya la has visto porque pertenece a un espectro cultural muy amplio y relevante.

La cinta se perfila como uno de los taquillazos navideños. ¿Qué cree que significará para su futuro?

Estoy intentando no tener demasiadas expectativas, ¡porque igual puede ser un gran éxito o todo un desastre! No lo sé, y para mí, ahora mismo, la experiencia es lo único que cuenta. Me ha transformado en muchos sentidos.

¿No le parece que su carrera está en plena ascensión, con cuatro grandes proyectos más por venir?

(Esboza una gran sonrisa antes de contestar). Ha habido un gran acelerón, sin duda, y al participar en cintas de géneros completamente diferentes podré probar también distintos registros. Tengo la sensación de que las cosas se están empezando a mover.

¿Significa que se está asentando más en el cine?

Bueno, la televisión es un lugar divertido, donde puedes conocer el personaje muy bien y desarrollarlo. Además, no importa lo que te pongan por delante, aprendes a reaccionar. Pero hay algo especial en el cine, esa exigencia de poner el corazón en un personaje durante dos meses. Estoy teniendo emociones como nunca en mi vida.

¿Le preocupa la inmediatez de Hollywood, pasar de moda con los años?

Creo que el truco estriba en ser única y diferente, para no ser reemplazable. Es interesante algo que dijo Gwyneth Paltrow, sobre cómo trabajó sin parar a los 20 años y el descenso a partir de ahí hasta rozar los 40. Basada en esa experiencia, sé que no puedo parar ahora, porque algún día echaré de menos esta clase de velocidad. Ser nueva en Hollywood es algo que sólo pasa una vez en la vida. Este es mi momento, y no puedo parar. Aún así, no tengo problema en envejecer, por la sabiduría que conlleva.

¿Si le quedara una sola historia más por rodar, a quién elegiría de director?

Uf, ¡vaya pregunta complicada! A Martin Scorsese... No, no, rectifico: a Pedro Almodóvar. Hay pocos directores que ofrezcan papeles femeninos atrevidos y divertidos como él. Sería un honor. _por «Ser la cara nueva de Hollywood es algo que sólo pasa una vez en la vida. Este es mi momento.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario