31 marzo 2013

Saber negociar una Indemnización

Si te acaban de comunicar que estás despedido no te amilanes ni te dejes guiar por tus sentimientos, sobre todo si no te lo esperabas. Mantén la cabeza fría, porque a partir de este momento conseguir que la indemnización y la liquidación sean lo más satisfactorias para ti y se ajusten a lo que marca la ley es cuestión de actitud y serenidad.

Antonio V. Sempere, socio de Gómez-Acebo & Pombo y catedrático de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, y José Ignacio Echegaray, socio de Ars Outplacement, explican en EmpleaTV -sección semanal dedicada a vídeos sobre el mercado laboral y gestión- cuáles son las claves para negociar una indemnización favorable:

Concreta a partir de qué fecha es efectivo el despido. Existen elementos como el cobro de la retribución variable que se pueden ver afectados por una variación de días, más cuando coincide con un cambio de año.

Si no entiendes algún concepto de la carta de despido fírmala como no conforme.

El paquete indemnizatorio está sometido a normas fiscales, laborales y de Seguridad Social. Cada una de ellas influye a la hora de establecer la cuantía. La reforma laboral ha variado la contabilización, por ejemplo, del pago por días trabajados: desde febrero de 2012 son veinte días por año, quince menos que antes. Vigila el cómputo que ha de aplicarse.

La indemnización no tributa. La liquidación sí. Negocia bien los conceptos que se incluyen en uno y otro paquete.

Si tienes coche de empresa o un seguro de salud, trata de pactar una prórroga de estos u otros beneficios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario