27 diciembre 2012

El chaleco de Felipe

La decisión del Ayuntamiento de Madrid de entregar un árbol por cada niño que nazca en la capital, parece que se ha puesto de moda. El Ayuntamiento de Tossa de Mar (Gerona) aprobó en su último pleno una propuesta presentada ' por el alcalde, Telm Zaragoza, de plantar cada año, como mínimo, tantos árboles como niños hayan nacido durante el año anterior. Telm Zaragoza explicó que, según la normativa recientemente aprobada, durante 1990 se tendrán que plantar en la localidad de la Costa Brava un total de 52 árboles, ya que ésta es la cifra de niños nacidos durante 1989. La iniciativa, que partió del propio alcalde, obtuvo el apoyo de todos los grupos políticos con representación en el consistorio y su finalidad es, según Telm Zaragoza, «estimular a los alcaldes que vengan detrás para que sigan con esta política»

El presidente del Gobierno, Felipe González, se viste sólo un par de veces al año con frac. Pero su hijo Pablo se encarga de sacar mayor partido al imprescindible chaleco que forma parte de esta prenda de gala, que vuelve a estar de moda entre los jóvenes. El viernes pasado, cuando el presidente fue a buscar el frac, que debía vestir al día siguiente en la recepción de la Pascua Militar, descubrió que faltaba el chaleco. Al parecer, lo tenía su hijo mayor en su armario.

Los Reyes Magos visitaron en la madrugada de ayer, sábado, el domicilio de Adolfo Villoslada, que hoy hace un mes y medio que fue secuestrado por ETA. El gesto de los Magos de Oriente, que habían participado en una cabalgata organizada por la Caja de Ahorros Municipal de Pamplona, emocionó a la familia, especialmente a los tres hijos del industrial. Los Reyes regalaron a los niños una bicicleta, unos patines y un cassette. Fue Baltasar el rey «que encandiló más a los niños», según el' portavoz de la familia, Angel Ruiz de Erenchun.

Martín Apaolaza Azcalgorta, miembro de ETA que cumple condena en la cárcel de Badajoz, fue el padrino de la boda del también etarra José María Aracama, celebrada el pasado día 4 en el juzgado de la capital pacense. Apaolaza, condenado a trece años por un atentado contra miembros de las Fuerzas de Seguridad, se pret. sentó esta vez ante el juez no para ser juzgado o escuchar una sentencia sino para ver cómo su compañero Aracama se unía en matrimonio con María Goicoetxea Ortiz de Zarate.

La contestación que padece el director general de Cinematografía, Miguel Marías, entre las gentes del cine va en aumento. En los últimos días corrió el rumor por los mentideros de la villa y corte de que una carta firmada por profesionales del sector ha empezado a circular, para pedir la cabeza de Marías, ante la caótica situación de nuestra cinematografía. El director general es hombre de absoluta confianza del ministro de Cultura, Jorge Semprún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario