24 noviembre 2012

Hipotecando los bienes a un millonario

La subasta celebrada en el Juzgado número 32 de Madrid en el juicio ejecutivo hipotecario que se sigue contra el millonario saudí Adnan Kashogui, se declaró anteayer desierta, al no presentarse ninguna oferta por la finca El Coscojal S.A., objeto de la misma. 

El juez titular de ese juzgado, de acuerdo con las partes, acordó conceder a los representantes de Kashogui un nuevo plazo de dos meses para el levantamiento de la hipoteca. La subasta se seguía a instancias del banco saudí. National Commercial Bank of Jedah, a quien el millonario árabe adeuda una suma cercana a los 31 millones de dólares, unos 3.600 millones de pesetas.

El plazo de la prórroga concedida a Kashogui, superior al normal en estos casos, revela la buena voluntad del banco acreedor, muy ligado a la familia real saudí. Fuentes cercanas al millonario han sugerido la existencia de una gestión personal del rey Fahd de Arabia Saudí para lograr este aplazamiento, venciendo la resistencia del banco, deseoso de saldar la deuda cuanto antes. Fuentes del bufete Fabregat, que lleva el caso por parte de Kashogui, se congratularon ayer del resultado del juicio y de la prórroga lograda (que permitirá vender la finca a un precio justo y, por tanto, pagar al banco la cantidad adeudada».

La misma fuente señaló que en caso de haberse presentado algún postor, «la subasta hubiera sido impugnada por nuestra parte». Los representantes de Adnan Kashogui han venido en las últimas semanas trabajando en una doble dirección: por un lado, conseguir un crédito puente de una entidad financiera, que permitiera levantar la hipoteca, y por otro, lograr un comprador para la finca donde el millonario tiene instalada su mansión La Baraka. La finca El Coscojal objeto de la demanda, está enclavada íntegramente en el término municipal de Benahavis, cerca de Marbella, provincia de Málaga, en la carretera de San Pedro de Alcántara a Ronda, que la sirve de frontera a lo largo de casi cinco kilómetros y está compuesta por 13 fincas registrales inscritas a nombres de diferentes compañías españolas y extranjeras.

Cuenta con una superficie de 8.597.000 metros cuadrados, un tercio de los cuales está afectado por el plan especial de ordenación del medio ambiente de la provincia de Málaga, mientras que aproximadamente otro tercio está clasificado como suelo rústico, es decir, no permite edificación alguna. Otra parte de los terrenos están incluidos en un plan parcial del Ayuntamiento de Benahavis de 1975. La finca El Coscojal, montañosa en su mayor parte y con abundante bosque de coníferas (encina y alcornoque) cuenta como principal elemento construido la mansión La Baraka, donde el millonario solía pasar sus vacaciones marbellís, además de casas para invitados, guardeses, etc.

El embargo se había realizado sobre las sociedades que el magnate árabe posee en la Costa del sol: Investimar, Valor Securities, Marvilla (integrada por varias empresas), y la de El Coscojal. En conjunto, eran más de una docena los procedimientos incoados por los tribunales, a consecuencia de los impagos. Para Kashogui, las vacas gordas habían empezado a perder peso desde que hace tres años, concretamente en el verano de 1986, un banco francés, el Crédit Commercial de France, había levantado la bula económica de la que parecía gozar el multimillonario, y procedió a hipotecar parte de las proiedades que éste tenía en España. La razón no era otra que el impago de los casi 3.600 millones de pesetas de un crédito vencido y no abonado del que era deudor el conocido comerciante árabe. El National Commercial Banj of Jedah, que sustituyó como acreedor al banco francés, se erigió después en acreedor-ejecutor del rico Adnan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario