25 octubre 2012

Esther no puede recibirle

La señora Esther no es otra que Esther Alonso Valenciano, amante de Francisco Paesa durante varios años, que reside en un piso de Aravaca registrado a nombre de Spicatto Ag (sociedad por acciones). Esta compañía fue creada por Paesa en Liechtenstein, la dirige Jack Pierre Aberlé desde Suiza y tiene como administrador único en España a un ciudadano llamado Simon Hilty. Jack Pierre Aberlé se ocupa también de Selwin Finance, constituida por Paesa en Panamá. Selwin Finance compró en 1987 tres pisos de Somosaguas a Vallehermoso S.A.

En esta operación, según fuentes policiales, intervino el comisario Heraclio López Sevillano, quien se ofreció a adelantar el dinero de la fianza. El pasado mes de junio, Selwin Finance vendió uno de los pisos, situado en la calle Solano. La venta la dirigieron el abogado Agustín Guardia y el gestor Belarmino Conde. Según explicaron personas que participaron en la operación «en un principio, a los compradores se les ofrecía que adquirieran la sociedad Selwin, a lo que se negaron. Aún hoy no han podido solventar todos los problemas relativos a la cédula de habitabilidad del piso y a los contratos de gas, luz, y demás.

Todo ha sido muy raro». Resulta extraño que cuando el juez Baltasar Garzón pidió al Ministerio de Hacienda datos sobre Francisco Paesa Sánchez, la respuesta fuera que jamás ha efectuado ninguna declaración. El nombre de Paesa debe aparecer en. Hacienda en el registro de inversiones extranjeras. Francisco Paesa, como ya informó la pasada semana este periódico, colabora con los servicios de información del Gobierno desde la década de los 60. Sus actuaciones más sonadas se produjeron con el PSOE en el Gobierno, pero cuando su amigo Francisco Laína ocupó la Dirección de la Seguridad del Estado también actuó con eficacia. 

Las fuentes policiales consultadas señalan que Paesa estuvo relacionado con una oscura operación de compra de un vehículo efectuada por Francisco Laína con un documento de identidad falso, aunque este extremo no ha podido ser confirmado documentalmente.

Lo cierto es que Francisco Laína fue denunciado el 13 de diciembre de 1982 ante el ministro de Defensa, Narciso Serra, por un sargento del grupo de Operaciones Especiales de la Guardia Civil. El escrito de denuncia señalaba que Laína había adquirido un vehículo Ford Capri matrícula M-8631-EM empleando la identidad falsa de Fernando Larios Garzón, DNI número 33.910.021, expedido en Madrid el 13 de marzo de 1979 por el equipo 1B, con domicilio en Paseo de la Habana 143. Casualmente, las iniciales F.L.G coincidían con el verdadero nombre, Francisco Laína García. La fecha de nacimiento era la misma que la de Laína (18 de mayo de 1936), así como la profesión de abogado.

Las señas de Paseo de la Habana correspondían a la Clínica San Ramón. El supuesto Fernando Larios Garzón mantenía relaciones con una ciudadana peruana llamada Isabel Anquero Manrique, pasaporte 50.224 y autorización de residente extranjera número 009961, con domicilio en Alberto Alcocer 41, piso 6 puerta 9. Curiosamente, ese domicilio pertenece a Francisco Laína, que en estos momentos ya no reside en él. 

Las fuentes policiales que informaron aseguraron que Francisco Paesa empleó el apartamento de Laína en Alberto Alcocer en alguno de los viajes que efectuó a Madrid antes de huir de la Justicia. Desde que el juzgado ha reclamado la captura de Paesa, Interior no ha aportado un sólo dato sobre él a la Audiencia Nacional, pese a ser un colaborador de los servicios de información.

No hay comentarios:

Publicar un comentario