15 septiembre 2012

La pasarela Gaudí hombre no descansa


En la pasarela de moda Gaudí-Hombre también se presentaron colecciones más comerciales, aunque siempre dentro de las tendencias de futurismo urbano con ligeros toques internacionales. Otro de los diseñadores que participaron fue José Tomás presenta una colección equilibrada y comercial, con el claro objetivo de vender, sin por ello abandonar la observación de las tendencias. Mezclas de tejidos, acortamiento de chaquetas y gabanes, prendes parcheadas y colores naturales, oscuros y profundos: verde, barro, canela, ocre. 

Cuidando mucho los detalles, José Tomás apuesta por el estilo sport, aunado a la silueta idealizada y constructivista de la revolución soviética. Chu Uroz, diseñador de la firma Armand Basi, ha creado una colección para hombres que corren locamente hacia el futuro, encajados en la carrocería de su Harley Davidson. Grabados conceptuales sobre chaquetas de cuero, indicando velocidad; relieves gráficos sobre el punto, recreando estructuras mecánicas; y parches pespunteados en perfectos círculos concéntricos, denunciando el vacío. Algo tiene Armand Basi de la inmaculada y metálica cualidad física de los personajes de Star Trek. 

Sus colores, azules y verdes gélidos, dan la sensación de limpieza obligada para viajar por el espacio. Sus bordados y relieves gráficos son secas llamadas de atención al ornamento excesivo. Contra Mad Max, Armand Basi. La Luada, agrupación de seis diseñadores gallegos, ofrece un desfile colectivo, donde, a través de las colecciones diferenciadas, se plasman las cuatro tendencias generales: romanticismo urbano, militarismo constructivista, futurismo interestelar y ecología. Uno de sus diseñadores, Gene Cabaleiro, presente además un desfile monográfico, el desarrollo de su colección, barroca, fantasiosa, e inspirada en la Rusia zarista. 

Fuera del contexto de la pasarela Gaudí, Pepe Reblet lanza su coleción «Señorío Mestizo». La voz de Camarón de la Isla se alterna con el pop californiano, acompañando los pasos de unos modelos arrogantes, sureños, entre chicanos y gitanos. Su colección, un auténtico alarde, muy bien hecho, de mestizaje de tendencias, tejidos, colores e imágenes. Vivos, ribetes y botones de ante para trenkas y chaquetas; prendas exteriores en tejido de punto combinado con lana, pana, o piel acolchada; camisas con pespuntes, en shantugn de seda, o de punto rayado; todo ello, combinado con esmero para crear una imagen de dandismo chicano y fuera de la ley, perfectamente confeccionado para los bajos fondos de los barrios altos. El Salón Gaudí-Hombre expone en sus stands ochenta y seis firmas nacionales y dieciséis extranjeras, previamente seleccionadas según un criterio alto de calidad y diseño. 

Organizado por la Fira de Barcelona, y patrocinado por la Generalitat de Cataluña y el ICEX, su prestigio ha ido en aumento desde 1984. Su público, que apoyó a la industria de la confección, a través de la exigencia de incorporar calidad al producto nacional, mantiene vivo al sector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario