04 julio 2012

El porno de J. K. Rowling

En un lugar de la campiña inglesa llamado Pagford se produce una repentina muerte. Barry Fairweather parte sin previo aviso hacia el otro mundo y deja un insondable vacío en el consejo de la parroquia. Su marcha provocará una insospechada guerra de poder que sacará a flote bajo la persistente lluvia todas las miserias humanas.

Así se pone en marcha, en tres pinceladas, el primer libro para adultos de J.K. Rowling, The Casual Vacancy, que no llega a las librerías hasta el 27 de septiembre, pero que ya tiene elegida su portada en el Reino Unido.

Nada del otro mundo, todo hay que decirlo: tapa roja, con borde amarillo y cuadrado en el centro, tachado por una equis, como las que se ponen en las papeletas electorales para elegir a los candidatos. Por encima, el reconocido nombre de la autora con trazo tembloroso. Por abajo, en caja alta, La vacante casual (título literal y provisional en castellano). 

La poco original portada es obra de Mario J. Pulice, y las ilustraciones son de Joel Holland. Habrá versión instantánea en e-book y CD con descarga en audio, leída por el actor Tom Hollander. Pero todo esto no son al fin y al cabo más que argucias publicitarias para mantener la tensión escénica hasta la fecha de la publicación, que se está haciendo larga como la travesía en uno de esos trenes renqueantes que atraviesan la campiña inglesa. 
Desde el pasado mes de febrero, cuando J.K. Rowling reveló que estaba trabajando en un nuevo libro, «muy diferente» a todo lo que había escrito hasta la fecha, poco se ha vuelto a saber de la obra en ciernes, más allá de las sucintas declaraciones de la autora a la BBC: «La libertad de explorar un territorio hasta ahora desconocido para mí es un regalo que me ha dado el éxito de Harry». 

Más de 450 millones de libros vendidos hasta la fecha de los siete tomos de Harry Potter son sin duda la mejor garantía. Pero la propia Rowling ha reconocido que se siente hasta cierto punto como una novata y que hay un comprensible grado de incertidumbre en su salto sin red a la literatura para adultos, al cabo de 10 años lidiando con la varita mágica. 

Rowling se enfrenta además al inesperado reto del nuevo récord de venta en tapas blandas fijado por 50 grados de Grey, la novela erótica de E.L. James, su paisana afincada en Los Ángeles, con un dominio más prosaico del lenguaje, pero con una capacidad para calar en las lectoras femeninas que ya quisieran emular los editores de J.K. Rowling. 

Pero no cabe esperar sorpresas eróticas en el salto de J.K. Rowling a la literatura adulta. Esencialmente, la autora de The Casual Vacancy, no ha necesitado apenas cambiar de registro, dado la fascinación que sigue despertando Harry Potter en los no tan niños. 

Por gentileza de los editores, eso sí, sabemos que la autora de la saga de Harry Potter se ha extendido incluso más de lo usual (480 páginas) y que disfruta como una niña sacándole punta a su veta de humor negro. Su nuevo libro, según los créditos, será «oscuramente cómico, estimulante y constantemente sorprendente».

No hay comentarios:

Publicar un comentario