26 abril 2012

Ana Torroja paga impuestos en Inglaterra

Una supuesta exclusiva de José Antonio Abellán en las ondas dio el pistoletazo de salida, hace cuatro meses, a una oleada de especulaciones sobre la vuelta del legendario trío, capaz de haber vendido más de 25 millones de discos en sus 11 años de trayectoria, entre 1981 y 1992 (con ocho meses adicionales en 1998 a cuenta de un grandes éxitos). La infalible factoría de canciones como Hoy no me puedo levantar, Perdido en mi habitación, Maquillaje, o Cruz de navajas, podría dar pie al negocio de la década si Nacho y José María Cano se avinieran a flanquear otra vez a Ana Torroja. 

Pero no es ésta la única cuenta pendiente que tiene esta gran amiga de Miguel Bosé. Aún debe resolverse el oscuro asunto de la acusación de fraude a Hacienda que la tiene en el punto de mira de la Fiscalía Anticorrupción de Palma de Mallorca, ciudad donde se ubica su bufete de abogados. Le reclaman entre 600.000 y un millón de euros de los beneficios de sus giras de 2006 y 2007. Una cantidad que la investigación en curso sitúa en el paraíso fiscal de las Antillas holandesas a través de una compleja trama de empresas urdida, al parecer, para desviar los fondos. Su defensa se basa en que «residía en Reino Unido entre 1998 y 2008, así que no tenía que pagar impuestos en España», confiesa la cantante. En cualquier caso, la expectación crece ante sus inminentes conciertos: el día 4 de mayo en Madrid (Teatro Circo Price), el 6 en Bilbao (Arriaga), el 10 en Barcelona (Palau de la Música) y el 26 en Zaragoza (Auditorio), además de otras fechas en junio. 
Pregunta.- Menudo pelotazo podrían dar si se concreta la resurrección de Mecano... 

Respuesta.- Sé que sería, sin duda, un gran negocio. Pero si no ocurre, tampoco me va a crear un trauma. Después de haber estado tantos años en la cumbre del éxito, me siento más cómoda en un punto medio, sin tanta presión.

P.- Hablando de dinero, usted declaró en los juzgados de Palma por el agujero en sus cuentas con el fisco. Y todavía no hay un dictamen en firme. 
R.- No quiero hablar de eso, cariño. 
P.- En todo caso, ¿cuándo se dictará sentencia? 

R.- No sé cuándo se resolverá todo esto. 
P.- Hay quien dice que ahí está la clave de que a usted le interese tanto una segunda juventud de Mecano. 
R.- No es por eso en absoluto. Yo creo en mi inocencia. 

P.- ¿Es uno de los episodios más duros por los que ha tenido que pasar en su vida? 

R.- Sí, pero tengo una gran capacidad para separar las cosas, para quitarme de encima las que me hacen daño. 
P.- Mientras salían a la luz sus problemas con Hacienda, usted fue tachada de hipócrita al arremeter contra los «ladrones» que descargan archivos sin pagar en internet. 
R.- Es que yo tuve mi residencia en Reino Unido durante una década y pagaba allí mis impuestos, no tenía que pagarlos en España. Yo creo que hay que pagar impuestos, pero te da rabia ver lo que hacen con tu dinero. Si estuviera mejor gestionado... 

P.- Usted tenía pensada una gira muy ambiciosa, pero decidió cambiar a un formato más acústico. ¿Por qué? 
R.- Por pura inercia, había planeado un tour a lo grande, pero me di cuenta de que no está el horno para bollos, de que tenía que adaptarme a los tiempos de austeridad para que no se disparase mi caché y para reducir los costes. Pero siempre me ha gustado actuar en teatros: puedes sentir mucho más la comunicación de la gente. 
P.- Y va a interpretar bastantes canciones de Mecano. 

R.- Sí, por ejemplo Ay, qué pesado, Aire y otras muchas. Esta vez he tratado de equilibrar mi repertorio en solitario y presentar nuevas versiones, más sencillas, de los temas de Mecano. Los conciertos arrancarán muy íntimos e irán creciendo en color e intensidad. 

P.- ¿Le molestó que Abellán anunciara que iba a volver Mecano y desatara una bola de nieve mediática? [no han faltado incluso voces que apuntan a la propia Ana Torroja como autora de esa filtración] 

R.- Si él escuchó algo al respecto, entiendo que lo dijera. Todos quieren tener una exclusiva sobre algo tan gordo como esto, de modo que puedo entender el fallo. Pero parece que la culpa la tenemos nosotros. Es cierto que hablamos entre nosotros de regresar a los escenarios [coincidiendo con el 20º aniversario de la disolución de la banda], pero de momento está claro que no se produciría antes de 2013. Si eso ocurre, lo anunciaremos los tres. 

P.- Sería hacer realidad el sueño de miles de personas. 
R.- Sí, somos conscientes. Desde que nos separamos en el 92, no hay ni un solo día en que la gente no me diga que, por favor, regresemos. Ya me da hasta pena. Es muy bonito, y sorprendente, que la gente nos recuerde tanto. 

P.- ¿Tal vez porque el pop español de hoy no resiste la comparación con los himnos pop de Mecano? 
R.- Hoy es todo muy plano. La industria musical no puede crecer porque no la dejan. Me cuesta entender cómo la gente no se conciencia de que el acceso a los discos hay que pagarlo, sobre todo cuando cuesta tanto producirlos. La crisis hace que las compañías no apuesten por nada, van a lo seguro. Pero no hay que dar todo por perdido. Yo tengo confianza en que todo volverá a colocarse en su sitio. 

P.- ¿Y no puede resultar anacrónico ver a Mecano cantar ahora sus temas tan juveniles, ligados a la explosión de la España que despertaba? 
R.- No, no. Esos temas están tan vivos como el primer día. A mi hija, con seis años y medio, le encantan. Y le da igual que hayan sido compuestos hace 30 años. 
P.- Parece que ya no le queda ninguna secuela por el terrible accidente que sufrió en 2008, cuando el automóvil en el que viajaba junto a otras cuatro personas chocó contra una furgoneta. 

R.- Fui la que más suerte tuve. Ese accidente marca un antes y un después en mi vida. Te cambia completamente la percepción de las cosas, te das cuenta de que igual le dabas importancia a cosas que, en realidad no la tienen. Y aprendes a vivir el presente porque, al segundo siguiente, puedes no estar aquí. Lo pasé muy mal porque tardamos mucho en vernos todos otra vez. Necesité una terapia y la música me ha ayudado mucho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada