20 febrero 2012

Madrid ya esta en Rusia

Mourinho le tiene un enorme respeto al CSKA, equipo con jugadores desconocidos del que no se fía, sobre todo, en este partido de ida de los octavos de final, que se jugará en un campo con unas condiciones muy diferentes a las que están acostumbrados sus jugadores. Les ha puesto en alerta. 

El portugués considera que el enfrentamiento de mañana es un partido trampa, en el que resulta crucial blindar al equipo para convertirlo en lo más sólido posible. Hay que resistir a las bajas temperaturas, la superficie sintética del campo, los ataques de un adversario que tiene buenos recursos en el juego aéreo y saca provecho a las segundas jugadas o rechaces. 

El Real Madrid reanuda su camino en la Champions ante un equipo que acaba de completar una pretemporada de invierno, que tiene menos ritmo de competición, pero que no le hace menos peligroso porque, además de estar fresco, jugará con la ambición y el hambre de hacer de este duelo un infierno a los madridistas. La adaptación es clave. 

El Real Madrid no va a tener un partido cómodo por todos estos aspectos, con lo que resulta fundamental armar bien todas las líneas, juntándolas, siendo más solidarios que nunca en el esfuerzo, la presión por robar el balón y manteniendo una buena concentración en defensa. En la Champions, sobre todo en los partidos fuera de casa, puede ser igual o más importante no encajar un gol. 

Los jugadores están avisados. Mourinho les ha dado a lo largo de la temporada varios toque de atención por entrar mal en el inicio de los partidos, por verse con el marcador en contra en esos primeros minutos y encajar más goles que los que se le suponen a un conjunto de la talla del Madrid. El último aviso fue ante el Levante, equipo que también se adelantó en el Bernabeú. 

Para ello, el técnico portugués va a diseñar un once más físico y acostumbrado a este tipo de escenarios hostiles. Sergio Ramos sustituirá a Varane en la posición de defensa central, Arbeloa ocupará el lateral derecho, Coentrao puede ser el izquierdo, Khedira entrará por Granero e Higuaín podría jugar por Benzema. Son jugadores más aguerridos. 

El CSKA se le da bien al técnico portugués. En la temporada 2009/10, cuando Mourinho ganó la Champions con el Inter, eliminó al CSKA en cuartos de final con dos resultados similares (1-0 y 0-1). También les dejó K.O. cuando era entrenador del Chelsea en la 2004/05. Entonces tampoco encajó un gol el equipo inglés. Su estrategia estuvo enfocada a ser sólidos y blindarse. 

En la fase de grupos de la Champions el equipo madridista ha dado muestras de no tener fisuras. Ganó los seis partidos, con 19 goles a favor y sólo dos en contra. Y, lo más importante, Iker Casillas no recibió ningún gol en los tres desplazamientos (Zagreb, Ámsterdam y Lyon). Esto es lo que pide y en lo que incide para los cruces Mourinho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario