04 enero 2012

La morosidad aumenta.

La sequía de la financiación al sector privado, tanto a empresas como a familias, se agravó con fuerza durante el pasado año, debido a las tensiones de liquidez en la banca y las perspectivas de que España entre en recesión en 2012, según La Caixa. La entidad catalana estima que el crédito intensificó su contracción en la segunda mitad del pasado año y cerró 2011 con una caída del 4%.

En su informe mensual correspondiente a diciembre de 2011, el servicio de Estudios y Análisis Económico de la entidad advierte, además, que la contracción del crédito puede agudizarse en el año que acaba de comenzar. «Si el pulso económico y financiero no mejora en 2012, el crédito también seguirá cayendo de forma notable», sentencian los expertos de La Caixa.

Afortunadamente, en las últimas semanas se han reducido las tensiones de liquidez en la zona euro. Ayer, el Banco Central Europeo (BCE) adjudicó 130.622 millones de euros a un tipo fijo del 1% en su primera subasta semanal de liquidez de 2012 a la que acudieron 138 bancos, lo que supone la cifra más baja inyectada a través de este mecanismo desde el pasado 6 de septiembre, informó la institución presidida por Mario Draghi. Sin embargo, las entidades siguen requiriendo el socorro de la autoridad monetaria.

En el actual contexto de deterioro del mercado laboral, la entidad presidida por Isidro Fainé avisa, además, de «nuevos incrementos» de la tasa de morosidad en los próximos meses en España, después de alcanzar el pasado octubre el nivel más elevado desde noviembre de 1994 (7,4%).

Pese a estas negativas perspectivas, La Caixa considera que el sistema financiero español, gracias a un «importante» proceso de transformación, encara 2012 «más saneado» y con mayor nivel de capital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario