28 diciembre 2011

Una figura en Italia.

Giorgio Bocca era uno de los grandes del periodismo italiano. Fundador de La Repubblica, su vida profesional se movió siempre entre la pluma y el compromiso político. Con tan solo 23 años se enroló en las filas de los partisanos y fundó la formación Justicia y Libertad.

Nacido en 1920, su pasión por la escritura comenzó muy pronto. Sus primeros artículos en la prensa local le abrieron las puertas de una profesión que ejerció hasta sus últimos días. Trabajó para la Gazzetta del Popolo, L'Europeo e Il Giorno, entre otros, donde destacó por su especial interés por el periodismo de investigación. En 1976 fundó junto con otros compañeros el diario La Repubblica, actualmente uno de los más prestigiosos y leídos del país transalpino. «La lucha partisana ha sido su brújula y le ha enseñado a distinguir entre el bien y el mal», ha dicho de él Ezio Mauro, actual director del diario romano con el que Bocca colaboró durante años.

Más allá del periodismo, también la literatura ha ocupado buena parte de su trayectoria profesional. Bocca escribió obras sobre todo de análisis político, histórico y socioeconómico, como por ejemplo Historia de Italia partisana (1966), Historia de la Italia en la guerra fascista (1969), Setenta años de vida italiana (1992), Metrópolis (1994) o Pequeño César, publicada en el año 2002 y que retrata el fenómeno Berlusconi en la vida política italiana actual. La publicación de este libro supuso su paso a la editorial Feltrinelli, ya que hasta entonces había publicado todas sus obras con Mondadori, perteneciente al imperio mediático del Cavaliere.

Su relación con Silvio Berlusconi fue de amor-odio. A finales de los años 80 participó como firma invitada de prestigio en uno de los programas de la recién nacida Canale 5. De Berlusconi, explicó en una entrevista, «me gustaba su capacidad de hacer televisión en el plano técnico y organizativo, pero cuando se puso a hacer política, cambié de idea».

Bocca nunca estuvo afiliado a ningún partido político. «No he querido tener nada que ver con nadie que decidiese por mí», dijo en cierta ocasión, y se confesaba «cansado» de la política italiana, por lo que reconocía no haber ni siquiera votado en las últimas elecciones generales de 2008.

Crítico con el poder, tampoco se mordió la lengua cuando se trataba de hacer autocrítica. «Los periodistas de mi generación se movían por un motivo ético: habíamos sido testigos de tragedias. Por eso nuestro periodismo era bastante serio. Hoy la verdad no interesa a nadie y el mundo editorial está al servicio de la publicidad», denunció en una de sus últimas entrevistas en televisión.

En enero saldrá a la venta su último libro, No grazie. Siete ideas que no debes aceptar, un crudo análisis de la realidad política y un testamento impagable para las nuevas generaciones de periodistas. «La gente hoy es más rica pero ha empeorado cultural e intelectualmente. Ésta es una crisis de la que nadie sabe nada, nadie sabe cuándo ha comenzado ni cuándo acabará. Nunca en la historia de la humanidad se había llegado a una oscuridad de este tipo», escribe Bocca en su obra póstuma. Un manual a favor de la indignación y contra el pensamiento único.

El presidente de la República, Giorgio Napolitano, ha lamentado profundamente la desaparición de este maestro de periodistas por su «dedicación al periodismo de investigación y a la batalla civil», y le ha definido como una «figura destacada del movimiento partisano que ha sido siempre coherente con su idea de libertad y democracia».

No hay comentarios:

Publicar un comentario