31 octubre 2011

José Carrillo ajusta cuentas.

Es hijo de Santiago Carrillo, se considera de izquierdas y tiene su despacho de rector en el que fue Colegio Mayor José Antonio, que en su portada lució el yugo y las flechas. Ya ha comenzado el primero de los cuatro cursos en los que será rector este matemático. Muchos problemas sobre su mesa. Uno, sobre todos.

«Un problema de cuentas. ¡Qué menos para un matemático! De cuentas económicas en este caso, con una deuda en torno a 150 millones de euros, la cuarta parte del presupuesto. Preparamos un plan de eficiencia que llevaremos al Consejo de Gobierno a mediados de noviembre, sin que perjudique a la docencia y la investigación. Y sin despidos. La cuadratura del círculo...

«Después de ser decano de Matemáticas, fui cuatro años vicerrector de Innovación, responsable del Plan Bolonia, con el equipo de Berzosa, del 2003 al 2007. En ese momento no se veía la deuda...

«Aunque seamos una buena universidad, diez años es el tiempo para convertir la Complutense en universidad de referencia. Para ello hay que reducir los alumnos de grado y aumentar los de posgrado. Eso requiere llegar a acuerdos con la Comunidad de Madrid...

«Para rector, me votó la izquierda y una parte de la derecha. Con la universidad pública estamos la inmensa mayoría, incluso buena parte de los que no me han votado. En diciembre o enero, convocaremos un claustro y presentaremos lo que queremos ser. La Complutense tendrá un norte, que no ha tenido desde que soy profesor. Hace 34 años...

«Para desarrollar Bolonia se necesita optimizar los recursos. Hacen falta menos alumnos y más profesores. Bolonia parte de una buena idea, que es tener un sistema de títulos reconocibles en toda Europa. Pero se tenían que haber planteado acciones más contundentes por parte de los gobiernos autonómicos...

«Esperanza Aguirre tendría que ser más audaz en la política de financiación de la Universidad, como la canciller Merkel o el presidente Sarkozy, que no son peligrosos izquierdistas, que se sepa, y sin embargo sí se atreven a hacer esa política para mejorar, porque eso va a impulsar la economía...

«¿La Enseñanza Secundaria? Va mal. Lo que pasa es que igual va a peor porque el problema no es tanto que se proteste contra las dos horas de más, sino que los recortes que se han hecho no permiten cubrir las funciones que desarrollaban los profesores que han sido despedidos. En el instituto de mi hija han despedido a 13 profesores de 73...

«Hablando de mí... Yo, como todos los niños, vine de París, pero crecidito, porque la cigüeña me olvidó. Llegué el 21 de octubre de 1976, hace treinta y cinco años...

«Cuando yo nací, en 1952, en Francia éramos la familia Giscard. Mi padre no tenía permiso de residencia. Después de la Guerra Mundial, la actividad del PCE en Francia estaba tolerada. Pero con la Guerra Fría, mi padre pasó a la clandestinidad. El apellido Giscard era muy conocido en el centro de Francia, donde vivió mi madre. Un día a ella, que tenía que llevar un traje de mi padre a la tintorería, le preguntaron el apellido y dijo Giscard. A partir de ahí, tuvimos que escolarizarnos con Giscard....

«Para mí, mi padre fue durante un tiempo un contable, aunque más me parecía viajante de comercio. Yo le he dicho que nos tenía que haber engañado más por esa vía, pues tenía viajes muy largos...

«Un día vi a mi padre con la peluca y no le reconocí. Fue en enero del 76, en París. Había muerto Franco. Optó por volver a España. El peluquero de Picasso le hizo una peluca. Bajaba yo las escaleras y me encuentro con un señor con una peluca grande. Y lo primero que me pregunté fue: «¿Quién es este señor?». Hasta que se puso a hablar, no le reconocí...

«Carmen, mi madre, jugó un papel importante en nuestro encarrilamiento. Santiago fue el modelo. Mi madre fue la que cargó con la educación. Carmen, que es del 23, fue a la escuela aquí, hasta casi los 16 años. Conoce bien la lengua española. Y consiguió adquirir un dominio del francés tremendo. En francés, cuando éramos pequeños, ella tutelaba los deberes...

«Carmen domina la gramática. Yo nunca he estudiado formalmente gramática, ahora un poco más con mi niña. Mi hija, Ana... A los pocos días de ganar las elecciones a rector le compré una bicicleta. El 19 de abril cumplía 12 años, y las elecciones fueron el 13. Se lo tenía prometido, no porque ganase, sino porque ya la anterior bicicleta era un poco pequeña. Y ahora tiene una bicicleta de mayor, como la mía...

«Mi hija y mi padre. El hoy y el ayer... La memoria histórica es un tema importante. El otro día, antes de la inauguración del monumento de la Asociación de Amigos de los Brigadistas Internacionales, en el 75 aniversario de la creación de la primera brigada, aquí donde combatieron, una profesora me habló de la bandera republicana: 'Mira, yo voy a llevar la bandera...'. Aunque fuese desde la perspectiva histórica, esa bandera fue la bandera de un Gobierno legal...

«La memoria no se puede perder. Una cosa es el perdón y otra cosa es cambiar la Historia. Aquí pasó lo que pasó. Y la verdad es que barbaridades hubo en ambos campos. Pero no las mismas. Que la Transición haya discurrido por determinados derroteros, bien; eran los posibles entonces. No quiere decir que lo de antes se tenga que borrar...

«De lo que pasó en España entre 1931 y 1975, mi hija y yo hemos hablado algunas veces. Me pregunta: 'Papá, ¿por qué tú eres francés?'. Para cabrearme me dice que soy francés... '¿Por qué vivíamos en Francia?'. Porque gobernaba un señor que si vivíamos aquí a tu yayo lo meten en la cárcel... Ahora está adquiriendo un poco de conciencia reivindicativa con el tema de la huelga de los profesores, porque casi todos sus profesores están de huelga... Ha habido un encierro en su colegio y lleva una chapa verde, como las camiseras... '¿Y eso, Ana?'. 'Es que yo estoy con mis profesores'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario