19 mayo 2009

Mirando a Dios.-

Era una mariposa,
que era muy hermosa
y era tan linda
como una guinda.

Era pequeña,
como una hoja
y tan graciosa
como una osa.

Un día se encontró
una gran flor
y le preguntó:
¿Eres el buen Dios?

Sí, contestó
el alma se le abrió
cuídame
porque soy el gran Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario