Ir al contenido principal

Mirando a Dios.-

Era una mariposa,
que era muy hermosa
y era tan linda
como una guinda.

Era pequeña,
como una hoja
y tan graciosa
como una osa.

Un día se encontró
una gran flor
y le preguntó:
¿Eres el buen Dios?

Sí, contestó
el alma se le abrió
cuídame
porque soy el gran Dios.

Comentarios

Entradas populares:

La maestra de yoga más joven del mundo

La madre de Brooke Shields prostituía a su hija

Salen a la venta los coches sin conductor

Código promocional Coinc

Volver a la naturaleza mejorará tu salud mental

El honor es lo primero

Ya no quedan pobres decentes

Cupón descuento Fnac

El movimiento y la atención combaten el estrés

A Michael Jackson lo mataron los illuminati