01 mayo 2009

Melancolía.


Esta tarde he ido con los niños a visitar la sepultura de Platero, que está en el huerto de la Piña, al pie del pino redondo y paternal. En torno, abril había adornado la tierra húmeda de grandes lirios amarillos. Cantaban los chamarices allá arriba, en la cúpula verde, toda pintada de cenit azul, y su trino menudo, florido y reidor, se iba en el aire de oro de la tarde tibia, como un claro sueño de amor nuevo. Los niños, así que iban llegando, dejaban de gritar. Quietos y serios, sus ojos brillantes en mis ojos me llenaban de preguntas ansiosas. —¡Platero, amigo!—le dije yo a la tierra—; si, como pienso, estás ahora en un prado del cielo y llevas sobre tu lomo peludo a los ángeles adolescentes, ¿me habrás, quizá, olvidado? Platero, dime: ¿te acuerdas aún de mí? , Y, cual contestando a mi pregunta, una leve mariposa blanca, que antes no había visto, revolaba insistentemente, igual que un alma, de lirio en lirio...

5 comentarios:

  1. desde el corazón de las personas

    ResponderEliminar
  2. LS SNTIMIENTOS SINCROS NUNK DSAPARCEN X MUXO KE PUEDAN STAR ADORMCI2

    SIG ASI, MUXO MJOR!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja ese es Emaí!!

    ResponderEliminar
  4. EMAILFALSO@JOTMAIL.COM CAIEFALSA Nº7 10000 CIUDADFLASA - PAISFALOS

    AKI TO FALSO

    ResponderEliminar
  5. - TUS KUENTOS KE SON LS MJORES. SIGE ASIN KON EL BLOC K BA X BUEN KAMNO

    ResponderEliminar